San Juan 8 > A un click > Salud

Sufría un fuerte dolor en el brazo y su médico descubrió algo inesperado

El hombre contó su historia y mostró las fotos en su cuenta de Facebook. "Nunca imaginé lo que estaba pasando en mi cuerpo", señaló.

Fanático de la vida al aire libre y los deportes extremos, Alex se subió a su bicicleta en un día soleado en la ciudad de Tampa (Estados Unidos), pensando en pasar un rato divertido con su perra Maggie. Ella también es amante de la velocidad y se divierte corriendo detrás de su dueños por los bosques y colinas cercanos a su casa.

Un día, al regresar de su paseo aventura decidió cumplir con una vieja tarea que su esposa le había pedido: cortar las ramas de una de las palmeras de su casa. Mientras trabajaba en la planta, sintió un pequeño pinchazo, pero no le prestó atención y un rato más tarde terminó con la jardinería.

Te puede interesar...

No advirtió que una pequeña espina, muy afilada, se había clavado en su brazo y, como si se tratara de un alfiler se había instalado dentro de su cuerpo. Por la noche comenzó a sentir molestias en su brazo y con el correr de los días, al ver que el dolor no aflojaba, empezó a sospechar que tenía un tendón roto en su antebrazo izquierdo.

Creyó que había sido un golpe que había sufrido en su recorrida en bicicleta lo que había causado la lesión, pero la realidad era completamente distinta a lo que imaginaba.

La verdad es que le dolía el brazo, pero como la molestia era en un lugar donde no solía tener demasiados golpes, dejó que el tiempo pasara y evitó ir al médico a consultar. Pasaron cuatro años, hasta que hace algunos días el dolor se incrementó notablemente, él no lo sabía pero en el interior de su brazo la lesión se estaba infectando desde hace unos meses. Así que cuando la situación fue insostenible se resignó y fue a ver a un especialista.

Alex se sorprendió cuando escuchó al médico hablar de una espina clavada en su brazo y pensó que era mucho mejor que la rotura de tendón que él imaginaba. Pero el enorme pedazo que tenía en su brazose había acercado a una arteria vital y era necesario una intervención quirúrgica para retirarla ya que estaba a milímetros de convertirse en una infección grave.

"Durante los últimos cuatro años, pensé que me había roto un tendón en mi antebrazo izquierdo. Había pospuesto ver al médico porque el dolor había comenzado a ser tolerable y había tenido lesiones antes", dijo Alex en declaraciones a la agencia Carters.

Allí habló de su pasión por los paseos en bicicleta y de la gran cantidad de golpes que sufrió a lo largo de los años que lo hicieron acostumbrarse a ciertos dolores. "En mi tiempo libre, siempre estoy ocupado con mi perra Maggie, yendo en aventuras en las que practicamos motos de agua, nadamos, hacemos kayak y montamos mi bicicleta de montaña".

Aunque aclaró que jamás imaginó que si su vida en algún momento estaba en riesgo sería por un trabajo de jardinería:"Nunca pensé que mi herida más dolorosa sería gracias a un árbol".

Sin embargo, una de las últimas veces que salió con la bicicleta, el dolor "era peor que nunca, realmente horrible". Así que decidió que ya era hora de ir al médico. Los estudios mostraron claramente la causa del dolor: "Cuando vi la espina, supe inmediatamente dónde las había visto por última vez y cuándo había estado cerca de ellos. Mi ex esposa solía pedirme que cuidara los árboles en la parte delantera de nuestra casa, y tenían exactamente esasespinas, pero habían pasado cuatro años desde la última vez que estuve cerca de una de ellas''.

La ecografía confirmó que la espina estaba alojada dentro del brazo de Alex, y así el pasado viernes 30 de octubre se sometió a una cirugía para retirarla. La herida se había infectado, con el potencial de desarrollar sepsis, así que la intervención debió ser muy cuidadosa. Los cirujanos mantuvieron la piel abierta con unas pinzas mientrasretiraban la espina con delicadeza para evitar que se rompiera yque no quedaran astillas que pudieran causar problemas.

Con seis puntos de sutura, el brazo de Alex finalmente quedó listo y está en camino a la recuperación. "Me sorprendió el tamaño de la cosa", confesó Alex. Debe haberse clavado en el brazo como una aguja. "El Dr. John D. Hand fue increíble, el mejor cirujano que he tenido. No podía creer que la espinahubiera estado allí tanto tiempo sin causar más daño".

Finalmente cuando todo terminó Alex mostró las fotos en su cuenta de Facebook y relató: "Durante los últimos 4 años pensé que me había roto un tendón del antebrazo izquierdo. Finalmente vi al doctor y me operaron el viernes pasado. Se quitó la espina de 2 pulgadas, muchas gracias a mis padres por toda la ayuda!".

Luego, ante las preguntas de sus amigos, aclaró: "No había ningún punto de entrada, ninguna intrusión en la piel que indicara que se trataba de una herida punzante. Simplemente había sido doloroso, y el dolor empeoró gradualmente con los años". "Se había vuelto horrible, el peor dolor que había sentido en mi vida, así que cuando el médico tuvo que hacer una incisión, no me dolió, fue como un rasguño".

Temas