Instagram
Martes 19 de Diciembre de 2017

Si te sacás demasiadas selfies eso puede derivar en un "desorden mental"

Además de agotar la paciencia de todo aquel que está en un radio próximo, los que publican selfies todo el tiempo, y de manera compulsiva, podrían padecer lo que se conoce desde hace tres años como "selfitis": una obsesión por tomarse fotos del rostro con el celular y publicarlas.

Un equipo de psicólogos diseñó una prueba de comportamiento para certificar este fenómeno e intentó tipificar a quiénes podrían padecerlo. Y la conclusión fue que se trata, nada menos, que de un "desorden mental".

La afirmación corresponde a un equipo de investigación proveniente de la Nottingham Trent University de Gran Bretaña y la Thiagarajar School of Management en la India, que decidió aventurarse en el mundo de las autofotos para determinar si realmente estaban ante un problema de salud mental.

Los investigadores detectaron no sólo la existencia de la "selfitis" sino que quienes la padecen suelen tener poca confianza en sí mismos, con una clara una tendencia a buscar atención y mejorar su autoestima publicando fotos propias en las redes.

Según expertos argentinos, sin embargo, hay otros factores que escapan al acto de tomar una foto. "Antes las selfies las tomaban los amigos y eso da un retorno de la propia imagen. En la sociedad actual, el contacto personal con los semejantes se sustituye por una foto. A su vez, el hecho de reconocerse en la foto funciona como un espejo. Esta función, que antes la cumplía el ojo humano, es sustituida por el ojo mecánico de la cámara", indica el doctor Harry Campos Cervera, médico especialista en Psiquiatría en APA Magíster.

Los investigadores, cuyo estudio fue publicado en la revista científica International Journal of Mental Health and Addiction, no sólo determinaron que el fenómeno existe. Establecieron tres categorías: la selfitis "crónica", la "aguda" y la "límite".

El desorden más leve sería el "límite": lo padece quien se saca selfies al menos tres veces al día, sin necesariamente publicarlas en las redes sociales.

La versión "aguda", mientras, consiste en realizar numerosas autofotos y publicar todas online.

Y el caso más preocupante es el "crónico" porque implica una necesidad incontrolable de sacarse selfies continuamente que lleva a subir al menos seis por día a las redes sociales.

Para llegar a esta clasificación se realizó un sondeo sobre 400 personas en la India, un país que tiene muchos usuarios en Facebook y que tiene el más elevado número de muertes ligadas a selfies "peligrosas".

"Este estudio podría decirse que valida el concepto de autoestima y proporciona datos de referencia para que otros investigadores indaguen en el concepto más a fondo y en diferentes contextos", plantea en el texto el doctor Mark Griffiths, de la Universidad de Nottingham Trent.

Los expertos detallaron que los portadores de selfitis son en general buscadores de atención y que, a menudo, carecen de confianza en sí mismos. Constantemente, publican imágenes de su rostro con la esperanza de aumentar sus credenciales sociales y sentirse parte de un grupo.

El problema de fondo, explican, es siempre la falta de comunicación. "La comunicación digital es un intento de reparar la falta de un contacto social. Por eso algunos publican fotos de comida o selfies en Instagram, para que alguien del otro lado los felicite. El problema de recibir una respuesta en tiempo real es que se produce una fantasía del contacto con el otro. No es lo mismo decirle al otro 'te quiero' a través de un mensaje que en forma presencial. Al estar encerrados en su casa, se termina perdiendo el aprendizaje emocional del contacto", resume Campos Cervera.

La cultura selfie es la que manda en este tiempo. La Argentina es el segundo país con más usuarios de Facebook en América del Sur y el que más celulares por habitante tiene en todo el continente. Instagram es un territorio fértil para la exposición del yo. Tinder y Happn (las redes sociales de la búsqueda del sexo instantáneo) suman usuarios.

Según una encuesta en redes sociales, el 30% de las personas se saca una o más de una selfie por día, y el 70% restante se saca una selfie por semana. Mientras, según un estudio que realizó la revista Time, de acuerdo a la geolocalización de las selfies subidas a Instagram, en Morón está el promedio más alto de autofotos de toda la Argentina.

Fuente: clarin

Comentarios