A un click
Sábado 01 de Septiembre de 2018

Ser padre en Argentina vs. ser padre en Islandia

La licencia por paternidad en el país está muy lejos de ser lo recomendado.


No es fácil ser padre en Argentina. Los primeros días de vida del bebé son fundamentales para establecer la conexión. La licencia por paternidad es muy corta. No pueden disfrutar de su bebé, cuidarlo y mucho menos acompañar a la madre.


Pero no es así en todos los países. En 2012, se aprobó una ley en Islandia que establece 90 días intransferibles de licencia por paternidad.

La licencia se divide en tres partes iguales: tres meses para el padre, tres meses para la madre y tres meses transferibles entre ellos. En total, son 270 días para estar junto al recién nacido.

Está comprobado que las licencias por paternidad más extendidas promueven mejores relaciones entre el padre y el hijo. Cuando el padre se vincula con el bebé desde el comienzo, tiene mayores posibilidades de desempeñar un papel más activo en su desarrollo.


En cambio, en Argentina los padres tienen solo dos días corridos para estar con su hijo en el mejor de los casos. El 50% de los papás no dispone de licencias, ya que solo acceden a este derecho los trabajadores formales en relación de dependencia.

De esta forma, el derecho de los niños a estar con sus familias en sus primeros meses de vida se ve condicionado por el tipo de trabajo de sus padres.

En el sector público y en distintos convenios de trabajo han logrado algunos avances. Si bien la licencia por maternidad es de 90 días, está por debajo de las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo.

La Ley de Contrato de Trabajo está en vigencia desde hace 44 años y no tiene en cuenta a todas las configuraciones de familia. Al no estar actualizada, no contempla familias adoptivas o parejas del mismo sexo, ni reconoce todas las necesidades de cuidado.

Esta situación deja en evidencia la desigualdad de género en cuanto a las tareas del hogar y al trabajo.

Comentarios