San Juan 8 > A un click > Rey Mago

Quién era el cuarto Rey Mago que no llegó a Belén

Todo el mundo da por hecho que los Reyes Magos son tres: Melchor, Gaspar y Baltasar. No obstante, había un cuarto Mago.

La Biblia habla de tres Reyes Magos que fueron a visitar al niño Jesús que era recién nacido y le llevaron distintos regalos. La leyenda dice que los Reyes eran Melchor, Gaspar y Baltasar, pero la historia indica que hubo un cuarto el cual se llamaba Artabán. La historia bíblica indica que los mismos llegaron a Belén el 6 de enero siguiendo la estrella que los llevaba hacia el Mesías.

Actualmente, la tradición del día de Reyes consta en que los más chicos reciben regalos el 6 de enero en honor al encuentro de los Reyes con Jesús. A su vez, se le suele dejar agua y pasto para los camellos sedientos cerca del árbol de navidad. A pesar de que existen varias historias detrás de ellos, se estima que algunas circunstancias fueron adaptadas debido a la ambigüedad del Evangelio según San Mateo. En el mismo, nunca se especificó cuántos Reyes eran y menos sus nombres

Te puede interesar...

La historia de los Reyes Magos, habla acerca de un cuarto Rey que inició el viaje con los otros tres pero no pudo legar a visitar al “Rey de los Judíos”. Según Henry van Dyke, quien era un teólogo presbiteriano estadounidense, el cuarto Rey Mago dirigió sus pasos hacia Nazareth, guiado por la estrella de Belén pero que nunca pudo ver al Mesías, sino hasta el día que murió.

En su libro, Other Wise Man (El otro rey mago), señaló que el punto de encuentro de los cuatro Reyes era en Zigurat de Borsippa en la Mesopotamia y sus regalos eran un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un rubí de las Sirtes. A pesar de ello, en el camino se encontraron con un hombre moribundo debido al ataque de unos ladrones, por lo que Artabán sanó sus heridas y sus compañeros siguieron camino a Belén.

Al llegar a Belén, Artabán nunca encontró a sus compañeros y vio como los ejércitos de soldados de Herodes degollaban a los recién nacidos. Y al querer salvar a uno de los bebés terminó siendo encarcelado en el palacio de Jerusalén durante 33 años.

FUENTE: Radio Mitre