A un click
Viernes 29 de Noviembre de 2019

¿Por qué deberíamos comer más semillas de girasol?

¿Qué son?

Semillas de girasol, pipas o maravillas (como les dicen en otros países): salen del centro de la flor y tienen la ventaja de aportar tantos beneficios como otras semillas, o frutos secos más "célebres", a un décimo del precio. No te engañes: el girasol tiene tanto para dar como las almendras o las castañas de cajú. Es una planta nativa americana, se da bien en Argentina.

¿Qué tiene de bueno?

Como para tirarles un centro a los desorientados, basta decir que todas las semillas y los frutos secos son fuente de vitaminas y minerales en grandes cantidades. También de grasas de buena calidad, de las que nos hacen bien: por eso, además de saludables son tan ricas. En el caso del girasol, aporta fósforo, potasio, calcio, magnesio y vitamina E.


Versatilidad, beibi

Si son ricas, saludables, baratas y fáciles de conseguir, ¿por qué diantres las comemos únicamente en forma de snack, salidas del paquetito kiosquero? Misterios de la naturaleza humana. Las semillas de girasol pegan bien con salado y dulce; aportan crocante a un salteado o a una ensalada, y pueden transformarse en una crema untable sedosa y potente que deja al quesito blanco llorando en el banco de suplentes.


Remojar o no remojar, that is the question

Quizás hayas escuchado hablar del remojo o activación de semillas y frutos secos (también se aplica a cereales y legumbres). Esto se hace, sobre todo, para que todos esos nutrientes que listamos más arriba puedan ser aprovechados por nuestro cuerpo. Los famosos "antinutrientes" son sustancias que forman parte de estos alimentos y obstaculizan o disminuyen la absorción de sus bondades. Tímida sugerencia: remojar (activar) las semillas de girasol cuando juega a favor de la receta, y despreocuparse cuando juega en contra. El sabor y la textura de una semilla tostada y crocante no tienen reemplazo, y no queremos perdérnosla así, cuando nos da tanto placer. En las recetas van ejemplos de ambas cosas.


Free fat (que no es lo mismo que fat free)

No le tengas miedo al asuntito de las grasas y las calorías. No es lo mismo un alimento graso por naturaleza (como este) que el aceite usado para freír unas papas. Tu cuerpo lo sabe, como cuando llega el viernes. Los ácidos grasos que aporta el girasol te hacen bien.


Recetario Kiako: untable de girasol, aceitunas y remolacha

Las aceitunas pueden reemplazarse por otros sabores como alcaparras, ajo, anchoas.

Ingredientes

  • 200 g de semillas de girasol (1 taza aprox.)
  • 10 aceitunas
  • 1 remolacha cocida (al vapor o al horno)
  • Limón c/n
  • Agua c/n
  • Sal, pimienta, toque de oliva

Procedimiento

  1. Remojar las semillas de girasol en abundante agua, al menos 8 horas. Colar y lavarlas un poco.
  2. Llevar a una licuadora o vaso de mixer junto con los demás ingredientes (la remolacha, pelada y cortada en trozos previamente). Empezar con solo un dedo de agua. Licuar hasta obtener una textura homogénea. Si hace falta, incorporar, de a poco, más agua hasta obtener la crema deseada.
  3. Se puede variar el sabor optando por especias (pimentón ahumado, cayena, nuez moscada, por ejemplo), hierbas (tomillo, orégano fresco, perejil), o reemplazando las aceitunas por otros sabores como alcaparras, ajo, anchoas. lo que les guste.

*Me dedico a comunicar una alimentación natural a través de recetas que sean deliciosas, además de saludables. Escribí los libros Cómo como y A cuatro manos. @natikiako / nataliakiako.com.ar

Comentarios