San Juan 8 > A un click > fiesta

Policías allanaron una fiesta swinger y los confundieron con strippers

Había 40 personas en una finca y creyeron que los agentes eran parte del evento. Ocurrió en Mar del Plata.

Se produjo una increíble situación en un procedimiento en una fiesta swinger en Mar del Plata, ya que mientras se desarrollaba el operativo para desactivar la celebración clandestina los asistentes pensaron que eran strippers. El lugar donde se hizo el evento violó las medidas para prevenir contagios de coronavirus y no estaba autorizado para realizar este tipo de eventos.

A partir de una denuncia y del seguimiento del anuncio de la fiesta el viernes se presentaron en el lugar efectivos comunales del municipio de General Pueyrredón y de la Bonaerense. La celebración ilegal se hizo en un galpón en una finca en el kilómetro 21 de la ruta 226, que estaba decorado y en el que había música.

Te puede interesar...

El subsecretario de Seguridad de General Pueyrredón Gustavo Jara señaló que en la fiesta había “toda gente grande de Buenos Aires, parejas de entre 40 y 60 años, que estaban cenando en una mesa larga”. Fuentes del operativo afirmaron que cuando vieron a los policías pensaron que eran “parte del show”.

Agentes municipales detectaron que no cumplieron con las restricciones para prevenir casos de COVID-19 y que el establecimiento no contaba con habilitación para hacer este tipo de eventos. Entre otras cuestiones carecía de las medidas de seguridad requeridas.

El funcionario comunal sostuvo que por el aviso de la celebración clandestina se dieron cuenta cuál “era la temática de la fiesta” y planteó que “teniendo en cuenta la cantidad de personas, estaban violando” las medidas para combatir la transmisión de coronavirus. Unas 40 personas, todas parejas swinger, habían contratado el servicio para pasar el fin de semana en Mar del Plata.

Jara manifestó en diálogo con La Capitalque clausuraron el establecimiento y que harán supervisiones en el lugar para que no haya una “reincidencia”. Explicó que por orden de la fiscalía federal se los notificó a los organizadores y participantes de la celebración clandestina por violar el artículo 205 del Código Penal de la Nación y que se les abrirá una causa penal. La ley reprime con penas de seis meses a dos años de prisión al que “violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.