Comscore

A UN CLICK

En Perú, una mujer fue condenada a prisión por WhatsApp por no cumplir la cuarentena

Una ciudadana peruana fue condenada a un año y ocho meses de prisión suspendida por golpear a una policía que la detuvo por conducir sin permiso durante la inmovilización decretada a nivel nacional para contener el avance del coronavirus COVID-19 en Perú, que registra 416 casos y ocho fallecidos.

El juez Valery Romero dictó la sentencia este martes contra Gabriela Verástegui mediante una audiencia transmitida por WhatsApp, debido al estado de emergencia declarado por el gobierno, por el delito de violencia contra la autoridad en agravio de la técnica superior de la Policía, Leydi Silva.

Dado que la agresora no presenta antecedentes y accedió a la condena anticipada, el magistrado decidió suspender la ejecución de la prisión, pero también le impuso el pago como reparación civil de 2.000 soles (571 dólares) en favor del Estado.

Verástegui fue detenida el pasado sábado por la policía cuando circulaba en un automóvil particular y se negó a entregar el permiso de tránsito, que el gobierno entregó para casos excepcionales mientras dure la cuarentena y prohibición de circulación de vehículos.

La mujer se negó a conducir hacia la comisaría del distrito de Los Olivos, en el cono norte de Lima, y en su lugar se dirigió hacia su domicilio, con la agente dentro de su automóvil.

Al llegar a su casa, Verástegui empujó a la policía, que intentó bloquearle el paso, y le gritó, entre insultos, que su padre "es un superior que conoce a todos en la comisaría y con muchos contactos".

Desde que Perú declaró la inmovilización obligatoria nacional, hace nueve días, las autoridades han detenido a más de 16.000 personas a nivel nacional por incumplir la cuarentena, el toque de queda nocturno o la prohibición de transitar en vehículos particulares.

Además, un juez de la región Puno ordenó este martes la prisión preventiva por nueve meses contra el conductor Dennys Tapia que atropelló y causó la muerte del soldado Ronald Mamani, al intentar burlar un control en un peaje de esa ciudad sur andina, en pleno toque de queda.

EFE