San Juan 8 > A un click > Mascarillas

Nueva cepa de Covid-19: sólo las mascarillas sanitarias son seguras

Con la aparición de variantes aparentemente más contagiosas del COVID-19, el debate sobre la efectividad de los tapabocas de tela volvió al centro de la escena.

Fue desde el inicio de la pandemia uno de los temas en los que los expertos no se pusieron de acuerdo fácilmente. Mientras algunos desde el comienzo aseguraban que las mascarillas sólo debían ser usadas por el personal de salud y las personas con síntomas, finalmente se impuso la recomendación de que lo más seguro era que sean usadas por toda la población.

Pero para garantizar el stock de las que sí o sí deben usar médicos, enfermeros y demás personas que interactúan con pacientes enfermos, el uso de los tapabocas de tela fue ganando terreno.

Te puede interesar...

Ahora, ante el avance de nuevas variantes del virus que amenazan con ser más contagiosas, el debate vuelve al centro de la escena y algunos países ya exigen los barbijos sanitarios para permanecer en lugares públicos cerrados.

Sin embargo, desde el sector que produce este insumo elemental advirtieron que si las mascarillas teóricamente más eficaces para frenar contagios fueran obligatorias para todos, probablemente no habría capacidad de producción suficiente.

Francia se adelantó y ya actualizó su política sobre la venta de mascarillas ante el avance de la variante británica del coronavirus, más contagiosa, para limitar el uso de las alternativas no sanitarias con una capacidad de filtrado de partículas menor al 90%. La nueva disposición, que se publicó este este jueves en el boletín oficial, regula la comercialización de mascarillas no quirúrgicas y aumenta además la distancia de seguridad recomendada en caso de no llevar protección hasta los dos metros, en lugar del metro recomendado hasta ahora.

En concreto, el Ejecutivo francés considera mascarillas protectoras las de uso quirúrgico o equivalentes y la FFP2 y FFP3 sin válvula.

Las mascarillas reservadas a uso no sanitario, generalmente las artesanales o de tela, solo se aprobarán si la filtración hacia el exterior de partículas de 3 micrómetros emitidas es superior al 90%, la transpirabilidad permite cuatro horas de uso y la permeabilidad del aire es superior a 96 litros por metro cuadrado por segundo.

Según la OMS, las mascarillas de tela siguen siendo eficaces, incluso contra las nuevas variantes del coronavirus, por lo que no prevé cambiar sus recomendaciones (Shutterstock)

En Alemania, donde llevan dos meses y medio de cierre prácticamente total de la vida pública, y aún van a tener que seguir dos semanas más de lo previsto, hasta el 14 de febrero, ya no se puede entrar en espacios cerrados (como supermercados u oficinas) con mascarillas de tela o higiénicas. Tampoco cubrirse con una bufanda o un pañuelo.

A partir de ahora, se exigirá las de tipo FFP2, KN95 -consideradas equipos de protección individual (EPI)- o la mascarilla quirúrgica, más barata que las anteriores pero también homologada y que tiene una capacidad de filtrado superior al 90%. Las mascarillas FFP2 ya son obligatorias en Baviera desde el lunes pasado.

Entre las nuevas medidas adoptadas por el gobierno alemán se destaca la de exigir mascarillas “médicas” en los comercios y el transporte público, donde ya no se podrá entrar con cubrebocas de tela. Los ciudadanos podrán usar mascarillas FFP2, NK95 o quirúrgicas, más baratas que las anteriores pero también con buena protección. “Es necesario reducir los contactos”, señaló Angela Merkel, que también avanzó que el ministro de Trabajo, Hubertus Heil, ya está preparando una nueva norma que regule que sólo los trabajadores cuya presencia física en la empresa sea necesaria se desplacen. Todas las empresas que puedan teletrabajar deberán hacerlo.

En España, la recomendación general de Sanidad es el uso de mascarilla higiénica para la población sana (excepto menores de tres años y personas con dificultad respiratoria) y quirúrgica para infectados y contactos estrechos.

Sin embargo, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de ese país, avaló el uso de mascarillas quirúrgicas o las EPI (FFP2 o FFP3). “A mayor protección, mejor”, dijo en una comparecencia la semana pasada, al tiempo que destacó que la protección se puede conseguir “con diferentes tipos de mascarillas o combinaciones”.

“La FFP3 es la más eficaz cuando una persona quiere protegerse a sí misma y la FFP2, algo menos eficaz, pero altamente eficaz, de sobra si se mantienen todo el resto de medidas de protección”, agregó.

Alemania prepara una nueva norma que regule que sólo los trabajadores cuya presencia física en la empresa sea necesaria se desplacen (Shutterstock)

El epidemiólogo destacó no obstante que “si dos personas se encuentran en la misma estancia y ambas llevan mascarilla, ya sea FFP2 o quirúrgica el efecto se multiplica”.

Así las cosas, LaLiga exigirá desde el 29 el uso de mascarillas FFP2 para todo el personal que acceda a los estadios, así como a las ciudades deportivas de los clubes, dado el aumento de contagios de COVID-19 en todas las provincias de España en las últimas semanas y la expansión de la cepa británica.

“Desde LaLiga pedimos a todas las personas que acceden a los estadios, que no bajéis la guardia y evitéis síntomas de relajación. Os recordamos que, poniéndonos en riesgo a nosotros mismos, también ponemos en riesgo a nuestro entorno”, señalaron las autoridades de la competencia en un comunicado.

La palabra de la OMS

Las mascarillas de tela siguen siendo eficaces, incluso contra las nuevas variantes del coronavirus, porque el modo de transmisión es el mismo, afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no prevé cambiar sus recomendaciones.

“Todas las personas de menos de 60 años que no tengan problemas de salud particulares pueden usar mascarillas de tela, no quirúrgicas”, afirmó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove.

“En las zonas donde el virus circula, hay que llevar puesta la mascarilla cuando las personas están amontonadas y es imposible que se hallen a por lo menos un metro de distancia las unas de las otras, y también en cuartos con poca o mala ventilación”, añadió en rueda de prensa.