A un click
Viernes 23 de Marzo de 2018

Ni misionero, ni cucharita, estas son las 3 posiciones sexuales para un "rapidito"

Hay momentos en los que las ganas pueden más que la visita de los suegros o cualquier evento; por eso, cuando el deseo ataca, hay que enfrentarlo y qué mejor que con ese sexo rápido que por lo general es prohibido y, por supuesto, muy excitante.

Es por esto que la mexicana Elsy Reyes, experta en relaciones de pareja y sexualidad, te trae hoy 3 ideas creativas, rápidas y placenteras que además de hacerte explotar te serán de gran utilidad para sorprender a tu pareja:

1. La escalerita

No necesariamente debe ser una escalera, simplemente un desnivel, y no debe haber una falda de por medio; pero si es así, todo se vuelve más sencillo. Esta posición es de gran utilidad cuando estás en medio de una fiesta.

Primero: la mujer se ubica en el escalón superior con sus pantalones abajo y él se ubica en el escalón inferior.

Segundo: ella se sienta sobre sus piernas dobladas mientras es penetrada desde atrás. Aquí los dos pueden jugar con la rapidez de sus movimientos.

Nota: para no terminar lastimados, es importante colar tu chaqueta o saco como base.


2. De pie

Cualquier pared que esté cerca será de gran utilidad y más si es un rapidín en un baño.

Primero: con los genitales descubiertos; el hombre alza a la mujer y la penetra mientras ella lo abraza con sus piernas.

Segundo: él la apoya o se apoya contra la pared para tener un soporte y poder penetrarla con mayor facilidad. La magia aquí está en que él tiene el poder y decide a qué velocidad ir, pero la mujer es de gran ayuda si tiene buen equilibrio y fuerza.

Nota: con la pared también se pueden realizar penetraciones sencillas, las cuales se hacen sin tener que alzar a la mujer. Los dos pueden estar de pie, la recomendación es que ella le dé la espalda a él. Rápido, fácil y placentero.


3. La silla

Esta es la más común y sobre todo si ella tiene falda, pero si hay un pantalón, no es un obstáculo.

Primero: él debe estar sentado con su pelvis descubierta, teniendo cuidado de que no haya nada que pueda lastimarla.

Segundo: ella se sienta sobre él, mientras es penetrada, pero aquí va la variación: cuando logre la penetración, debe cruzar sus piernas para lograr una mayor fricción; así aumentará tanto su placer como el de su pareja.

Fuente: pulso

Comentarios