San Juan 8 > A un click

Mirá estas recetas para cocinar por $300 para ¡cuatro personas!

Pensar en el menú familiar no siempre es una tarea sencilla. Ni antes ni ahora, en plena pandemia. Son tiempos para cocinar haciendo cuentas de precios y buscando un balance entre el gasto y la calidad de la comida, para que sea rica, saludable y, a la vez, económica.

A no desesperar. Resolver una comida para cuatro personas gastando poca plata es un desafío a veces titánico. Sin embargo, en Clarín Recetas tenemos muchas opciones para que una familia tipo pueda preparar platos por $ 300. Hicimos un cálculo en base a la lista oficial de Precios Cuidados para ayudarte a planificar tus comidas con el menor impacto posible en el bolsillo.

Te puede interesar...

Pero ,atención: hay que mirar bien los precios, buscar productos de estación y estar atentos a las ofertas de la verdulería. Caminar, comparar, pensar y decidir. Así se pone en marcha un menú bueno y accesible.

Los productos de estación tienen muchas ventajas, no sólo están a buen precio, sino que pasan por su mejor momento de sabor y color. Es por eso que en la primavera hay que consumir mucha espinaca y acelga, con buenas ofertas en los comercios de barrio o los súper. Un dato importante: si cualquiera de estas verduras de hoja se hierve o blanquea (corta cocción en agua hirviendo), el gran volumen de hojas se reducirá a un pequeño puñado. De manera tal que conviene usarlas crudas o con una mínima cocción.

Para aprovechar y ahorrar: verduras de estación

Las hojas de temporada invitan a probarlas de muchas maneras. Por ejemplo, una buena forma de usar acelga o espinaca es hacer una tortilla. La de espinaca resulta más suave al paladar y la de acelga, más potente. Como son platos económicos podemos darnos el lujo de cubrirlos con queso cremoso y convertirlos en una especie de pizza con base vegetal.

Los buñuelos de acelga son un clásico, rendidores y deliciosos. El cocinero Juan Braceli propone usar las pencas para hacerlos, pero este centro fibroso no siempre es bienvenido en el paladar familiar. Si se prefiere no usarlas en el momento, no las tiren: se pueden guardar y transformar en “milanesas” encubiertas, previo empanado tradicional. ¡Quedan ricos, y hasta sirven como snacks saludables! Para cualquiera de estos platos les proponemos acompañarlos con arroz blanco o integral.

Y si de arroz y espinaca o acelga se trata, no podemos olvidar al risotto. Si bien el arroz doble carolina, de grano gordo y almidonoso, es más caro que su versión larga y fina, con esta última también se puede cocinar un buen plato de cereal con verdura. Se prepara el arroz como siempre, con tres partes de agua por una parte de arroz y un minuto antes de que esté listo, sumarle las hojas verdes lavadas. Ultra rápido y económico.

Pizzas caseras

Pedir una pizza al delivery no baja de los $ 400 o $ 500. Si la hacemos en casa se gasta menos de la mitad. ¡A ponernos entonces el delantal de pizzeros! La harina de trigo 000 es la más económica de las góndolas y es la indicada para esta preparación. Un secretito: en general se usa un pancito de levadura por kilo de harina, pero, si preparamos la masa con tiempo y respetamos el reposo que necesita, la cantidad de levadura es mucho menor. El resto se puede freezar y la semana siguiente, cuando vuelva el antojo de una “redonda”, ya no habrá que comprar levadura.

El precio del tomate está por las nubes, pero no es impedimento para la elaboración de este plato. En Italia, es muy famosa la "pizza bianca", igual de rica aunque no tenga salsa. Es el momento ideal para probarla, ¿no?

Su fiel acompañante, el fainá, también es un plato barato para cocinar. Sólo se mezcla harina de garbanzos y agua y se hornea en una placa aceitada.

Con toda la polenta

Una de las virtudes de la polenta es que genera sensación de saciedad. Y se prepara muy rápido y fácil. Para salir del clásico plato de polenta con salsa, les sugerimos otras versiones que entran en el presupuesto pautado. Aprovechando que comenzó la primavera y los días soleados se aproximan, las bruschettas son una gran opción. En lugar de pan, se puede usar polenta grillada como base y encima colocar rodajas de tomate y queso. Si acompañamos con una ensalada verde de guarnición se consigue un plato económico, rico y novedoso. Onda gourmet caserito. Otra opción para crear un plato polentoso es hacer ¡pizza! Forramos la base de una tartera con la polenta y completamos con queso y vegetales grillados.

Insuperables pastas caseras

La diferencia de precio de la pasta artesanal comprada y la casera es abismal. Por eso, manos a la obra y ¡a amasar se ha dicho! Lleva tiempo, pero el bolsillo lo agradecerá. En cuanto a los ñoquis, la versión de papa es la más clásica y económica, pero también se pueden hacer de batata o zanahoria, según las ofertas del día. Más barata aún es la receta de tallarines. Harina, huevo y agua son los ingredientes básicos de la fórmula.

Para evitar el uso (y abuso) del queso rallado, cuyo valor es tan o más picante que el producto, se le pueden añadir especias o hierbas a la pasta. Incluso, cocinarlas en caldo, para que absorban el gustito.

Papas rendidoras

Una buena tortilla de papa es un plato principal en sí misma. Se puede acompañar con ensalada o con unas fetas de jamón, si el bolsillo no cruje demasiado.

¿Probaron alguna vez milanesas de papa? Una mezcla de papa frita y milanesa que propone el cocinero Juan Braceli. Son re fáciles de hacer. También, utilizando este noble ingrediente se puede hacer un budín de papa que queda como el milhojas, pero con una receta económica. Junto con una buena ensalada, un platazo de veranito.

Organicen las compras, cuiden el presupuesto, cocinen en familia. Es posible disfrutar de platos novedosos o tradicionales… ¡y baratos! Repasen las recetas y déjense tentar por cualquiera de ellas. Todas son accesibles y admiten variantes.

(Clarín)