San Juan 8 > A un click > Crimen

Una madre mató a su hijo de cinco años y el crimen conmueve a Estados Unidos

JoAnn Cunningham, de 37 años, enfrenta hasta 60 años de prisión por el asesinato en abril de 2019 de su hijo, Andrew "AJ" Freund, en Illinois.

El jueves 16 de julio se inició una audiencia de sentencia para una madre de Illinois, en Estados Unidos, que se declaró culpable de golpear a muerte a su hijo de cinco años, enterrarlo en una tumba poco profunda y luego denunciarlo como desaparecido.

Los fiscales del condado de McHenry reprodujeron un audio de una discusión entre JoAnn Cunningham, quien enfrenta 60 años de prisión, y el pequeño Andrew "AJ"Freund dos semanas antes de su muerte en abril de 2019.

Te puede interesar...

El niño, que los fiscales dijeron que Cunningham golpeó mucho antes de su muerte, se puede escuchar en el audio diciéndole a su madre que le gustaría que "personas realmente malas"le hicieran cosas malas para que ella lo dejara con su padre.

'¿Por qué quieres que esas personas malas me hagan daño?' Se puede escuchar a Cunningham preguntando. "Así que no volveré a verte", respondió AJ, según el diario Northwest Herald .

Dos semanas más tarde, los fiscales dicen que el niño murió solo en la oscuridad, golpeado con una ducha.Cunningham lo golpeó después de obligarlo a permanecer bajo el agua helada, en un castigo por haberse ensuciado.

Cunningham, que durante el juicio llevaba una mascarilla y tenía el pelo perfectamente trenzado, y los miembros de la familia sentados detrás de ella en la sala del tribunal lloraron mientras se reproducía el audio. "Tuve el privilegio de tener a AJ como mi hijo", dijo JoAnn mientras rogaba piedad al juez. "Lo amaba, lo extraño", le dijo al juez del condado de McHenry, Robert Wilbrandt.

Cunningham se declaró culpable de asesinato en primer grado de la paliza que terminó conla muerte de su hijo.

Mostrándose como una madre arrepentida como si su hijo hubiera sido asesinado por otra persona, la asesina describió durante el juicio el "amor" que tenía por "AJ". Cunningham habló sólo en términosvagos del asesinato de su hijo, y eligió describir su propia vida difícil. "Soy una prueba viviente de lo que el abuso físico y mental puede crear", sollozó.

Sus comentarios llorosos contrastaron con el testimonio escuchado el jueves, cuando el fiscal presentó evidencia del abuso físico y emocional casi inimaginable que Cunningham infligió a AJ durante años, hasta el año pasado cuando el niño se ahogó en su propia sangre producto del golpe que le pegó su madre con una ducha.

"Había golpeado a este niño hasta el borde de la muerte ... encerrado en su habitación (donde) tuvo que soportar el sombrío proceso de la muerte por sí mismo", dijo el fiscal del estado de McHenry, Patrick Kenneally.

El fiscal estatal del condado de McHenry, Patrick Kenneally, dijo que Cunningham debería recibir la sentencia máxima de 60 años, lo que significa que probablemente moriría en la prisión estatal. Por lo que él dice,fueron años de abuso físico que terminó con el asesinato de AJ.

El cuerpo maltratado del niño fue encontrado en una tumba poco profunda, no lejos de su casa en Crystal Lake, solo unos días después de que sus padres lo denunciaron como desaparecido. La historia comenzó con la esperanza de que el niño desaparecido, sonriente y conuna gorra de béisbolsobre su cabeza, fuera encontrado vivo.

Después de que una intensa búsqueda de bosques cerca de la casa de la familia, la esperanza se convirtió en miedo y la preocupación por los padres rápidamente se convirtió en sospecha cuando dejaron de cooperar con los investigadores.

Unos días después, Cunningham y el padre del niño, Andrew Freund Sr, de 61 años, fueron arrestados y acusados ​​de asesinato en primer grado por la muerte de su hijo. La audiencia comenzó el jueves con un fiscal que leía declaraciones de vecinos que notaron al niño con cortes y contusiones años antes de su muerte.

Los primeros testigos incluyeron a un oficial de policía de Crystal Lake que vio un hematoma en la cadera de AJ cuatro meses antes de que lo mataran. Quizás la evidencia más extraña y escalofriante se produjo cuando los fiscales le presentaron al juez mensajes de texto que los padres del niño intercambiaron después de que ella lo mató pero antes de que se encontrara su cuerpo.

Los textos sugieren que la pareja se estaba esforzando por cubrir sus huellas escribiendo mensajes que creían que la policía finalmente vería. Simulaban discutir planes para AJ y su hermano, incluida la decoración de huevos de Pascua y lo que podrían hacer para mejorar el comportamiento de AJ.

"Dale un beso y un abrazo a los chicos de mi parte", le dijo Freund a Cunningham en un mensaje simulado. En otro mensaje de texto, le preguntó a Freund acerca de comprar un televisor para que ella y los niños "puedan ver películas en la cama".

Freund, quien atribuyó gran parte del abuso físico a largo plazo a Cunningham, también fue acusado de asesinato en primer grado. Se declaró inocente y espera juicio.

Los documentos judiciales hablan de un niño que estuvo en peligro toda su vida. Las pruebas al nacer revelaron que él y su madre tenían opiáceos en sus sistemas, lo que llevó al Departamento de Servicios para Niños y Familias del estado a dar al bebé en guarda y entregarlo a sus padres 20 meses después.

Luego vinieron las repetidas visitas de trabajadores de bienestar infantil a la casa en ruinas que apestaba a heces de perro. Esas visitas generalmente terminaban cuando los trabajadores de bienestar infantil determinaban que las acusaciones de negligencia eran infundadas y se iban sin el niño.

La muerte de AJ desencadenó investigaciones sobre el sistema de bienestar infantil y el despido de un trabajador estatal de bienestar infantil y un supervisor. Cunningham enfrenta entre 20 y 60 años en prisión.

Temas