San Juan 8 > A un click > perros

Los perros pueden predecir los ataques de epilepsia

El perro, el mejor amigo del hombre no solo puede ahuyentar delincuentes, pastorear animales de granja o detectar bombas y drogas, también puede predecir los ataques de epilepsia, según una investigación de Queen’s University Belfast (QUB).

Un equipo de investigadores de esta casa de estudios en Irlanda del Norte halló que los ataques epilépticos “están asociados a un olor específico detectable por los perros domésticos”. Diversos relatos sobre cambios de conducta de estos animales sugieren que pueden percibir convulsiones inminentes, sostuvo el informe de la QUB, publicado en el MDPI Animals.

Te puede interesar...

La investigación, dirigida por Neil Powell, podría ayudar a desarrollar un “potencial sistema de alerta temprana para salvar vidas”, destinado a los 65 millones de personas que padecen epilepsia en todo el mundo, de las cuales el 30% “no puede controlar sus convulsiones con medicación”.

Powell y su equipo expusieron a 19 perros “sin experiencia con casos de epilepsia” a olores específicos de tres fases de las convulsiones, derivados del sudor de pacientes que padecen la enfermedad. Según explicaron, dependiendo de la raza, el sentido del olfato de un perro puede ser entre 10.000 y 100.000 veces más fuerte que el de los humanos. En ese sentido, el investigador afirmó que “el extraordinario sentido del olfato de los perros ofrece una fuente confiable para detectar una convulsión inminente”.

“Sin ninguna alerta temprana simple ni confiable disponible, las personas afectadas por una epilepsia inestable viven con temor a sufrir accidentes, lesiones o una muerte súbita, como también a un impacto negativo de la estigmatización social”, señalaron los científicos.

Peter Murphy, director ejecutivo de Epilepsia Irlanda, consideró que hallar un método de predicción confiable de posibles convulsiones representa “el Santo Grial para muchas personas que viven con epilepsia”.

Mitos y verdades sobre la epilepsia

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico que afecta tanto a varones como a mujeres, de cualquier edad, país y estrato social. En todo el mundo, unos 60 millones de personas la padecen, lo que convierte a esta enfermedad en la causa neurológica de defunción más común.

La epilepsia se puede tratar fácil y asequiblemente con medicación diaria, y, aproximadamente el 70% de los casos responde al tratamiento. El problema es que alrededor de tres cuartas partes de las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos no recibe la ayuda médica que necesita.

Al tratarse de una enfermedad que se manifiesta a través de convulsiones recurrentes, en muchos lugares del mundo los pacientes y sus familias pueden ser víctimas de la estigmatización y la discriminación frente al desconocimiento social.