A un click
Lunes 20 de Agosto de 2018

Los mitos sobre la infidelidad

La infidelidad en una relación de pareja es un tema muy delicado que debe ser tratado con un gran respeto.

BERNARDO STAMATEAS.jpg

Cuando tiene lugar entre dos personas que han decidido voluntariamente estar juntas, por lo general, algunos logran convertir ese hecho doloroso en una oportunidad de crecimiento; mientras que otros observan cómo la relación se quiebra y deciden seguir cada uno su propio camino.

Te invito a considerar las siguientes ideas erróneas sobre la infidelidad que muchos tienen:

1. El infiel es el que recibe poco en la pareja.
Falso. El infiel es la persona que menos da en la pareja pero, muchas veces, expresa: "No me siento comprendido". El infiel es, en realidad, el que menos comprensión brinda, el que hace todo en menor medida que el otro. La infidelidad quiebra la confianza entre los miembros de la pareja (en algunos casos destruye la relación) porque está basada en la mentira.

2. Las parejas felices no caen en la infidelidad
Falso. Las parejas felices también pueden caer en infidelidad. No es cierto que, "si nos amamos, no habrá infidelidad entre nosotros", porque esta se trata de cruzar una línea. La infidelidad es un tema de decisión. Ser fiel es una decisión. Uno decide ser fiel o no serlo. Obviamente si dos personas se aman, hay menos posibilidades de que sean infieles.

3. El que es infiel reiteradamente tiene un problema de pareja
Falso. El que permanentemente es infiel no tiene un problema con su pareja; tiene un problema interior, consigo mismo. ¿Qué problema tiene? Puede ser que esté compitiendo con otros varones a nivel inconsciente. A muchos varones, los padres no les dijeron que eran varones sino que, si lograban demostrar su fuerza mediante la conquista de mujeres, se ganarían el título de masculinidad. También puede ocurrir que un varón que es un infiel compulsivo, en el fondo, les tenga miedo a las mujeres. Por eso, tiene una relación de pareja con una mujer pero conquista a otras porque cree que, de ese modo, ninguna mujer lo va a dominar o controlar.

4. La infidelidad siempre sale a la luz.
Falso. No siempre sale a la luz porque hay quienes son expertos mentirosos, o expertas mentirosas, capaces de guardar un secreto para siempre. Cuando la infidelidad sale a la luz, en la mayoría de los casos, se debe a la culpa que siente la persona que fue infiel. Todos los seres humanos tenemos una conciencia y a veces, cuando hacemos algo que percibimos como incorrecto, dejamos evidencias inconscientes para ser descubiertos.

Todas las personas compartimos la misma necesidad: intimidad. Tener intimidad consiste en conectar mi corazón con el corazón del otro. Es sentirme comprendido y comprender al otro. Es generar un espacio de alegría y relajación, donde puedo mostrarme tal cual soy. La pareja y la familia son el espacio adecuado para suplir dicha necesidad en ese contexto.

¿Es posible restaurar la relación después de un acto de engaño?

Sí, pero para que haya restauración tienen que existir varias cosas. A saber:

a. Tiene que haber un pedido de perdón sincero. Si el que engaña no reconoce su error, no puede haber restauración.
b. La persona que engaña no puede exigir confianza absoluta en un corto tiempo. No tiene derecho a exigir confianza porque esta no se demanda, se gana.
c. Hay que buscar por lo general un consejero profesional. Si no, la persona que fue engañada con el tiempo puede pasarle factura al otro.
d. Hay que trabajar en las áreas de vulnerabilidad.

¿Cómo puedo cuidarme?
-No haciendo chistes con doble sentido con nadie.
-No contándole mis intimidades a nadie.
-Analizando qué es lo que me está pasando, cuando me atraiga una persona.

Nada justifica el engaño porque este siempre acaba por herir a todo el mundo, incluidos los hijos, no solamente a quien lo sufre. A pesar de ello si esto sucede, si hay un pedido sincero de perdón, la voluntad de ambas partes de reconstruir la pareja y perseverancia, ambos se encontrarán en un tiempo de volver a confiar y a respetarse mutuamente.

Comentarios