A un click
Domingo 24 de Noviembre de 2019

Lo que tenés que saber del esmaltado semipermanente antes de tomar la decisión

El esmaltado de uñas semipermanente es una opción muy elegida a la hora de embellecer las manos. El procedimiento es muy simple y sólo requiere un poco más de tiempo que el esmaltado común. ¿El resultado? Se logra que la pintura dure hasta dos semanas en perfecto estado, soportando lavado de platos, trabajos manuales y agua, en diferentes temperaturas.

La desventaja del esmaltado semipermanente es que el servicio es más caro que el esmaltado común, habrá que volver al salón donde se aplicó para poder retirar el producto y no es bueno colocárselo muy seguido.


Cómo se aplica el esmaltado semipermanente
También llamado esmaltado de gel semipermanente, la preparación de las uñas es igual que con el esmalte común: se liman hasta tener la forma deseada, se limpian y se tratan las cutículas. Luego, se seca y desengrasa completamente cada uña para garantizar la buena adhesión de los productos y se comienza con la aplicación de los diferentes materiales: un gel de protección, un gel de base y el color (gel acrílico mezclado con esmalte) o el diseño que quiera hacerse. En diferentes momentos del procedimiento se usa una lámpara de mano con rayos ultravioleta para sellar, endurecer y fijar los productos. Finalmente, se logran uñas con un acabado brillante e impecable que se mantendrá igual por varios días. También se puede realizar en las uñas de los pies, donde el crecimiento es más lento, por lo que la aplicación durará aún más.


La duración del esmalte es una de sus ventajas, sobre todo para aquellas personas que desean tener las manos siempre impecables. Pero también conduce una pregunta: ¿es un procedimiento sano para las uñas?

La Dra. Andrea Santos Muñoz, dermatóloga de adultos y niños, y médica del Hospital Alemán, advierte: "Los dermatólogos estamos alertando acerca de los problemas que el esmaltado semipermanente puede ocasionar en las uñas, como adelgazamiento de la lámina ungueal (uña) y fragilidad o debilidad. Además, tener las uñas siempre cubiertas puede camuflar u ocultar verdaderas enfermedades (de origen renal, hepático, endócrino o cutáneo). Y, a largo plazo, la luz ultravioleta que se suele usar para el secado del gel puede generar otros problemas".

Cómo se elimina el esmaltado semipermanente
Una vez que la uña comience a crecer o cuando simplemente se quiera cambiar de color, habrá que volver al salón donde se aplicó el producto para que lo remuevan. Esto se hace cubriendo las uñas con acetona pura y papel de aluminio, de 10 a 15 minutos (este tipo de esmaltado no se quita con los métodos tradicionales).

"La acetona es un químico que seca mucho la superficie de la uña. Además, puede irritar la piel que rodea y ocasionar dermatitis por contacto", explica la Dra. Santos Muñoz. "En varios estudios que se analizaron en los Estados Unidos se pudo observar que las mujeres que utilizaban este tipo de esmalte presentaban debilidad, fragilidad y adelgazamiento de las uñas. Aunque no es claro si esto se debe al esmalte en gel o la cantidad de acetona necesaria para removerlo".



Teniendo en cuenta estas desventajas que repercuten en la salud, lo mejor será recurrir a esta técnica sólo de forma ocasional o para momentos especiales, siempre espaciando por varias semanas cada aplicación.

Otros consejos para el cuidado de las uñas
. Evitar tener las uñas esmaltadas todo el tiempo. Dejarlas un tiempo limpias, para que crezcan y se recuperen.

. Si se realiza el esmaltado semipermanente, que requiere de luz UV (ultravioleta), aplicar previamente protector solar en la piel de las manos.

. Evitar cortar las cutículas. Esto aumenta el riesgo de contraer infecciones, padecer inflamación o secar las uñas.

. Es preferible utilizar los esmaltes clásicos, sobre todo quienes tengan uñas frágiles o quebradizas. Y no olvidar hidratar las manos y las uñas con crema varias veces al día.

. Si se nota algún cambio de textura o color en las uñas, consultar con el dermatólogo.

Comentarios