A un click
Domingo 14 de Abril de 2019

Llegó a Chile un hongo inmune a los medicamentos que se esparce en el mundo

El Candida auris se fija a las paredes y objetos de los hospitales y sus víctimas son en general pacientes internados. En EEUU mató a más de 200.

La Sociedad Chilena de Infectología confirmó el primer caso de un paciente contagiado con el peligroso hongo Candida auris, que mantiene en alerta a autoridades sanitarias nacionales e internacionales porque es resistente a los tratamientos médicos.

Se trata de un paciente indio asentado en Chile desde hace 30 años, que padece diabetes tipo II y que por presentar signos de isquemia y necrosis fue trasladado a India el año pasado donde sufrió la amputación de un dedo de pie izquierdo.


Al regresar a Santiago la necrosis se le trasladó a otros dedos del mismo pie. Los exámenes demostraron que en una de sus heridas estaba alojado el hongo.


Descubierto hace una década en Corea del Sur, el Candida auris se ha propagado rápidamente por diversos países del mundo, teniendo en todos los casos un denominador común: es inmune a los medicamentos.


Los Centros para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (la autoridad sanitaria de EE.UU.) indicaron que "es difícil identificarlo con los métodos de laboratorio estándar" y que es "resistente a múltiples medicamentos antimicóticos comúnmente utilizados".


La BBC publicó esta semana un informe donde narró un antecedente del hongo en 2015 en Inglaterra cuando Johanna Rhodes, una especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College London, recibió una llamada de emergencia de un hospital a las afueras de Londres.


¿La razón? Una infección que parecía resistente a los medicamentos se estaba extendiendo por el hospital sin que nadie supiera por qué.


"En aquel entonces la comunidad científica prácticamente no había oído hablar del Candida auris", contó la especialista a la BBC.


"En el hospital había un par de pacientes infectados con este germen pero no había parecido algo muy serio, hasta que se dieron cuenta de que se había extendido por las paredes, por los muebles, por toda la superficie del hospital", recordó.


"Nadie sabía realmente lo que estaban buscando. Me llamaron para que les ayudase a averiguar cómo y por qué se estaba expandiendo", explicó Rhodes.


Y el hongo no solo se estaba expandiendo por el hospital de Londres, sino a nivel mundial.


El Candida auris, que se esparce como levadura, fue identificado por primera vez hace una década.


"No sabemos cuál es su origen pero fue descrito por primera vez en 2009 tras ser aislado del canal auditivo de un paciente de Corea del Sur", explicó Rhodes. "Unos años más tarde apareció en Japón y comienzan a surgir brotes en países como India, Sudáfrica, Venezuela, Estados Unidos, Reino Unido y España", agregó.


El hongo que apareció en el hospital de Londres fue erradicado eventualmente, pero no fue fácil. Muchos de los desinfectantes que utilizan los servicios de salud no resultan efectivos contra este germen.


"Varias salas tuvieron que permanecer cerradas durante meses y ser descontaminadas con brío", explicó Rhodes.


Para algunos científicos, el uso cada vez mayor de herbicidas y fungicidas está contribuyendo a la aparición de hongos resistentes a los medicamentos entre las personas que consumen estos cultivos.


En Estados Unidos ya ha habido un total de 537 casos de Candida Auris, la mayoría en hospitales.


Según los Centros para la Prevención de Enfermedades, casi la mitad de los pacientes que contraen el Candida auris fallecen en noventa días.


Pero aunque en el hospital de Londres también fallecieron varios de los pacientes infectados, Rhodes afirmó que las personas sanas no deberían preocuparse en exceso.


Y sobre todo, que no deberían dejar de ir al hospital por miedo a contraer la infección.


"Los pacientes ya estaban hospitalizados cuando desarrollaron el Candida auris y su sistema inmunológico se encontraba debilitado", explicó Rhodes.


"Es importante recordar que aunque murieron con la infección, eso no significa necesariamente que fallecieran debido a ella", aseguró.


La investigadora Rhodes afirmó que los profesionales de la salud en casi todos los países del mundo ya saben cómo identificar las infecciones causadas por Candida auris.


"Los médicos están mejor preparados, saben qué medicamentos funcionan y cuáles no", afirmó.


Para ella, otra buena noticia es que muchas compañías están empezando a desarrollar drogas y desinfectantes para combatir las nuevas infecciones.


Sin embargo, estas drogas tendrán que pasar por ensayos clínicos y ser aprobadas.


"Somos optimistas de que habrá nuevos antimicóticos que pueden ser efectivos contra el Candida auris", dijo la profesora Janiel Nett.


"Pero siempre existe la posibilidad de que el Candida auris se desarrolle para combatir a este nuevo medicamento o que aparezca otro hongo más resistente", advirtió.


(Fuente: La Capital)

Comentarios