A un click
Miércoles 25 de Diciembre de 2019

Las seis series de Navidad que no podes dejar de ver

A continuación, las series navideñas que hoy no hay que perderse.

NAVIDAD EN CASA

"¿A quién nos vas a presentar en Nochebuena?". En plena cena, a dos semanas del 24 de diciembre, eso le demandan sus padres a Johanna (Ida Elise Broch), una generosa y bella enfermera de Oslo, Noruega, que tiene 30 años y sigue soltera. Su familia sabe que su novio la dejó hace tres años y que se casó y tuvo una hija. Pero aún así le repiten: "Lo extrañamos" o "¿cuándo vas a formar pareja otra vez?".

Johanna sabe que hablan desde su propio temor a la soledad, cerca o lejos de la Navidad, pero piensa rápidamente y contesta: "Tengo novio. El 24 va a venir a cenar". Aquí surge el nudo de conflicto de esta efectiva comedia nórdica (de seis episodios de no más de 25 minutos), que toma tópicos de las norteamericanas (y de filmes como Love Actually) y los reinventa a su estilo. Eso sí, con actuaciones de primer nivel.

La serie fue creada por Per-OlavSørensen. Con humor, sexo y tristeza en justo equilibrio, Navidad en casa (Hjemtil jul, o Home for Christmas) funciona al lograr que los espectadores se pongan en la piel de Johanna. ¿Conseguirá un novio para conformar a sus padres o para no sentirse más sola? ¿Les pondrá límites, les dirá la verdad y sabrá que la vida no sólo pasa por las burbujas de la Navidad?

Las críticas en su país fueron medianas, pero tuvo éxito por millones. Si bien repite esquemas, su magia (aquí, sí, con mucha nieve y una excelente producción de interiores) está en su toque. Es veloz, tiene personajes magnéticos, no escatima humor, y pone luz sobre un tema universal: cómo las mujeres se empoderan y dejan una lección a sus propios padres. Ese es el mejor balance que puede traer la Navidad.

FELIZ LO QUE QUIERAS

¿Cuál es el peor pecado de una sitcom sobre las reuniones familiares frente al arbolito? Que atrase, con evidentes muestras de machismo y falta de gracia, envueltas con un moño de sensibilidad paternal.

Dennis Quaid imposta su rol de Don Quinn, un padre policía viudo que esconde sus preconceptos y su inflexibilidad en un afán sobreprotector. En vísperas de Navidad, su exitosa hija menor, Emmy (Bridgit Mendler) llega de California para presentarle a su novio músico Matt (Brent Morin). Papá Quinn no deja de mirarlo de reojo, un poco en chiste y otro poco en serio. Es más: intenta convencer a su hija (con manipulaciones psicológicas y frases del tipo "siempre vas a ser mi bebé") de que se consiga un trabajo allí y deje California. Que vuelva al nido. La Navidad para él es el rescate de la moral más tradicional del interior de Estados Unidos. "Esto no es Los Ángeles", se jacta Don Quinn.

Es una sitcom, sí, pero luego de cada remate, las risas grabadas repican en soledad. No hay nada más triste que ver a Dennis Quaid fuera de tono: en una composición exagerada. ¿Cuál es entonces el logro de esta comedia, titulada originalmente Merry Happy Whatever, en ocho episodios de 25 a 30 minutos? Mostrar todo lo que hay que esquivar para que la igualdad, el respeto y la ternura, sin imposiciones, brillen de verdad en Navidad. Lejos de la lágrima fácil y del humor negro. A no imitar en casa.

DÍAS DE NAVIDAD

Como en toda Navidad, un secreto va a descubrir la tensión acumulada por años en todo enjambre familiar. Es lo que rodea o une a las cuatro hermanas en los tres episodios de una hora de Días de Navidad. Como hijas, como madres y como abuelas: Valentina, Esther, María y Adela. La emoción puede tener muchos colores (dolor, rencores, risas, pañuelos empapados y traiciones veladas). ¿En qué rostros respiran estos densos silencios?

En el primer episodio son cuatro niñas en una trama cursi y naíf. En el segundo, el mejor, despliega las destrezas actorales de Elena Anaya, Nora Barrios, Anna Molinner y Verónica Echegui. Ellas hacen desfilar toda la tensión contenida y liberada. Pero también vale la pena el cambio de registro del tercero, más cercano al humor negro y a lo melodramático (en su sentido más explícito), por sus actrices más maduras: las icónicas Victoria Abril, Charo López, Ángela Molina y Verónica Forqué.

Los mensajes navideños no son triviales: son pasajeros. Al final del día 25 ya todo está olvidado (no la resaca de los desaforados, las peleas de los resentidos, la ternura de los evolucionados), pero Días de Navidad vale por lo que deja: cómo el paso del tiempo transforma las vidas y las formas de recordar años pasados, de estas cuatro mujeres cada vez menos solemnes. Menos confiadas en los milagros, y más cercanas a mirarse a los ojos unas a otras.

MILAGROS DE NAVIDAD

Un melodrama de diversas tonalidades que se estrenó el año pasado en la Argentina y ahora volvió para no hacer olvidar su mensaje social y político: las tensiones, ilusiones y penas de los mexicanos migrados a los Estados Unidos. Una de las comunidades que sigue sufriendo por los controles y capturas en la frontera; por la discriminación y por la falta de documentación.

De eso habla esta serie de 20 episodios unitarios, ilustrando el choque cultural entre el poder de compra de los norteamericanos, sus rituales y su idiosincrasia, y las tradiciones del pesebre que no desean perder los latinos, lejos de casa. Aún con sus contradicciones y sus propias tensiones.

¿Un ejemplo? En el episodio "Fervor de Nochebuena" una tal Margarita se llevará a su hija Rocío a EE.UU. para alejarla de un novio criminal. Entre peleas y una dura enfermedad, brindarán sin nostalgia por la vida que dejaron atrás. Sin idealizar a Santa Claus y al American Way of Life. Siempre con actores selectos, otras historias son la de un hombre que no puede volver a su hogar porque está indocumentado; una abuela que visita a su nieto en la cárcel con un mensaje de esperanza navideña; cómo hacen para entenderse un patrón norteamericano y su empleado mexicano. Y muchos de los títulos de episodios son categóricos: Jesús nació en California, In-Feliz Navidad, No lo deporten y Perra Navidad.

CALL THE MIDWIFE

Ellas son las parteras de la Historia. Trabajan en los nacimientos, ayudan a enfrentar enfermedades y al machismo de la Inglaterra de mitad del siglo XX. Esta serie ya legendaria- de la BBC siempre inicia cada temporada con especiales navideños. Así como el año pasado, el 24 se emitieron en maratón los especiales de la 5ª, 6ª y 7ª, el 23 llegará el correspondiente a la 8ª.

"Hace falta más que una nevada para detener a las parteras. Los grandes regalos llegan en paquetes pequeños", fue la promoción del especial de la temporada previa. No trató un tema fácil: el 24 de diciembre de 1962 se paralizaron los aeropuertos, pero la nieve no tapó los secretos: los abusos sexuales en una familia y lo que otra atravesó, con un bebé prematuro que se salvó. Las enfermeras no logran descansar ni en Navidad.

En esta octava temporada, Call The Midwife ofrecerá otras vicisitudes de las monjas y parteras en su lugar de trabajo: la Nonnatus House. Corre 1964, se asoma el debate por la píldora anticonceptiva y por un hecho adelantado que ocurrirá en 1967: la aprobación de la Ley del Aborto. También se discutirán la adopción interracial, nuevos casos médicos y enfermedades, y, por qué no, algo de romance para una de las parteras.

¿De tanto puede hablar una serie sin recargar? Su creadora, Heidi Tomas, combina llantos, penas y alegrías en una épica de la vida cotidiana con un exitoso puntapié ideal: la Navidad.

A CHRISTMAS CAROL

Cuento de Navidad, la famosa novela de 1843 de Charles Dickens sobre el anciano avaro y odioso llamado Ebenezer Scrooge y los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras generó

Una cruda historia de egoísmo y soledad; de amigos y familiares alejados por temor, pena y crueldad, y de cómo, si existe algo así como la magia de la Navidad, siempre hay tiempo, en esta tierra y en este plano material, para recomenzar. Un buen pasar siempre va a ayudar, desde ya. Pero el conflicto de clases también circula, sin clichés, en Un cuento de Navidad. Esta nueva adaptación (que retoma su nombre original) es una ambiciosa coproducción con la BBC y la protagonizan tres actores infalibles: GuyPearce, Andy Serkis y Joe Alwyn. Se estrenó el 10 de diciembre y tendrá su reposición un día antes de Nochebuena.

Comentarios