A un click
Lunes 02 de Abril de 2018

Las curiosas maneras de destapar una botella sin abridor

Seguro que creías que era indispensable tener uno para disfrutar de una bebida cerrada con chapa. Conoce estos métodos ingeniosos con los que también puedes abrirla.

¿Qué pasa si no tenemos el abridor a mano? ¿Cómo vamos a disfrutar de nuestra bebida si no podemos quitar la dichosa chapa?


Abrir una botella sin este utensilio es un reto que muchos ansían cumplir sin romperse los dientes (seguro que más de uno lo ha intentado y conseguido, pero no es nada recomendable). No te preocupes, casi cualquier superficie o mueble y muchos utensilios diferentes pueden ayudarte a solucionar este problema. Te contamos cuáles son las soluciones más fáciles y utilizadas.


Modo palanca

Una de las sugerencias que más triunfan en la red. Coge unas tijeras que corten bien, no las de papel que seguramente se acaben rompiendo. Pon una de las hojas bajo la parte arrugada de la chapa y empieza a girar hacia arriba. Repítelo hasta que se desprenda. Hazlo en una superficie que no puedas romper (alguna que sea de granito o cerámica) y ten muchísimo cuidado de no cortarte.


En el caso de que elijas una llave o un quitagrapas, deberás sujetar la chapa y tirar un poco hacia arriba mientras vas girando el utensilio y levantando más partes del tapón. Repite la operación hasta que se quite. También puedes utilizar una lima de uñas, un destornillador o unos alicates.


Nunca utilices tu dentadura para abrir una botella: puedes hacerte un destrozo y romperte un diente

Sujeta el cuello de la botella con la mano y utiliza un mechero, una cuchara, la parte de abajo de un tenedor u otros como palanca: la clave está en aprovechar y no tocar la tapa de ninguna forma, solo con la superficie con la que lo estés abriendo. Deberás apoyarlo en tus nudillos para poder quitar la chapa y abrir tu refresco o cerveza. Además, así estarás aprendiendo también una lección de física aplicada. Además, puedes usar la tapa de otra botella para hacerlo. Simplemente sostén una boca abajo y alinéala con la chapa de la botella que deseas abrir y haz palanca. Ten mucho cuidado, en este caso corres el riesgo de derramarlo todo.


Embed

Superficies planas

Coloca la comisura de la chapa en el borde de un mostrador, encimera o mueble grande. SI lo haces en uno de piedra o hierro, mejor: la madera puede romperse. Después, golpea desde arriba con la mano cerrada. Ten mucho cuidado y mira bien hacia dónde diriges el golpe.


Fuerza bruta

Si tienes poca paciencia o tus habilidades manuales no son muy buenas, siempre hay una alternativa: la fuerza bruta. Sujeta la botella entre tus piernas y tira hacia arriba de la chapa con el borde de una lija metálica, un nivel o un mosquetón. También puedes hacerlo con las tijeras, pero quizá acabe mal.


Que no, ya te hemos dicho que utilizar tu dentadura para esto es un grave error. Pero si sigues creyendo que eres más fuerte que Hulk, puedes utilizar un anillo. Si vas a hacerlo, no cojas el que sea de oro porque los metales blandos se rayan y doblan fácilmente: mejor que sea de acero. Cubre la tapa con tu dedo como si fuera un garfio, de forma que el anillo enganche la chapa, y tira hacia arriba (o hacia abajo). Puede que te duela, pero quizá la recompensa valga la pena. Eso depende de ti.


Fuente: El confidencial

Comentarios