San Juan 8 > A un click > Laika

Laika, la triste historia de la perra que fue enviada a morir al espacio

Laika fue capturada en la calle por las fuerzas armadas soviéticas para ser utilizada en sus experimentos espaciales.

Era una perra de la calle. Una más de los tantos que cada día se topan en el camino de las personas, buscando algo para comer o simplemente esperando alguna caricia. Pero quien encontró a Laika vagabundeando por Moscú no fue peatón que se conmovió al verla, sino un miembro de las fuerzas armadas soviéticas que la capturó para convertirla, sin que ella supiera, en una "Perra Espacial".

Este 3 de noviembre se cumplieron 63 años del lanzamiento del primer ser vivo al espacio, en lo que fue una prueba másdel programa espacial soviético. Su nave fue el Sputnik 2 y su sacrificofundamental en el contexto de la investigación, aunque estuvo plagado de críticas, en especial por las organizaciones defensoras de animales.

Te puede interesar...

Los científicosoptaron por utilizar perros callejeros de Moscú ya que se asumía que estos animales ya habían aprendido a soportar las condiciones extremas de frío y hambre. Claro que Laika no era la primera animal que era enviada en una nave espacial apuntada hacia el cielo.

Entre 1948 y 1961, 48 perros, 15 monos y dos conejos abrieron el camino para los descubrimientos en el espacio. Veintisiete de ellos murieron en accidentes debido a circunstancias imprevistas durante la travesía. Pero para esta perra ya se sabía que desde que ingresara a la nave su vida estaría a punto de terminar, pues la nave no estaba preparada para un aterrizaje.

El objetivo de los especialistas era conocer cómo se comportaría un ser vivo en condiciones de ingravidez, con vistas a enviar a un hombre al espacio.No se esperaba que la nave regresara con la perra viva.

El apuro por ganar la carrera espacial llevó a que apenas un mes después del lanzamiento del Sputnik I, el primer satélite ruso desocupado que entró en órbita el 4 de octubre de 1957, se lanzara la aventura perruna para ver qué preparación tendría que tener el astronauta que saliera del planeta. Fue una propuesta del presionado ingeniero responsable del programa espacial Sergey Korolev, que el líder soviético, Nikita Khruschev aceptó sin titubear.

Según consignó la BBC, el investigador Alexander Nikonov sostiene que Khruschev había aceptado la misión kamikaze animal porque nunca había tenido un cachorro.

El Sputnik 2 era una cápsula cónica de 4 metros de alto con una base de 2 metros de diámetro. Contenía varios compartimentos destinados a alojar transmisores de radio, un sistema de telemetría, una unidad programable, un sistema de control de regeneración y temperatura en cabina e instrumental científico. Por lo que el animal que viajara allí debería pesar menos de 7 kilos.

También se estipuló que fuera una hembra ya que las consideraban "más disciplinadas" y debía ser de una raza de pelo corto que no alterara el funcionamiento de los sensores. En total hubo 10 candidatos elegidos para la última etapa de selección. Se los sometió a la prueba de resistencia en la cámara de presión centrífuga y tres de ellos tuvieron destacada performance: Albina, Laika y Mukhu.

En el Congreso Mundial del Espacio, realizado en 2002 en Houston, Estados Unidos, el director del Instituto de Problemas Biológicos de Moscú, Dimitri Malashenkov contó que los expertos de la ex Unión Soviética debieron trabajar mucho para adaptar a un grupo de perros a las condiciones de la estrecha cabina del Sputnik 2. Se los iba metiendo en forma gradual en jaulas cada vez más pequeñas, por períodos superiores a 15 o 20 días.

Albina fue la primera que voló dos veces en un cohete de gran altura y fue descartada esta vez porque estaba embarazada. Mukhu fue utilizada en anteriores vuelos para testear el instrumental y los soportes de vida, en esta ocasión fue rechazada por su pelaje oscuro poco claro para las imágenes que debían ser estudiadas.

Así,Laika se ganó el lugar para morir en el espacio en aquel vuelosin retorno. El diseño del aparato, que contaba con un dispensador de comida y un sistema de regeneración de aire calculado para siete días, no permitía su regreso a la Tierra.

Malashenkov contó que a Laika se le había preparado comida en forma de gelatina, y que se la había atado para evitar que diera vueltas en el aire, a causa de la falta de gravedad. Estaba sujeta con un arnés y también tenía una bolsa que recogía sus excrementos. Por último, unos electrodos monitorizaban sus señales vitales.

"Lo importante era hacer todo para el futuro vuelo del hombre al espacio.Había que ensayar, hacer sacrificios. Pero antes del vuelo de Laika incluso yo lloré. Todos sabíamos que moriría y le pedimos perdón", recordó la doctora Adilia Kotovskaya, en una entrevista con el periódico Rossiskaya Gazeta.

El lanzamiento

A las 2:30 del 3 de noviembre de 1957 la nave partió rumbo al espacio con Laika en su interior.Los sensores, colocados a la perra mediante una intervención quirúrgica, indicaron que durante el lanzamiento, sus pulsaciones aumentaron al triple, y bajaron en el inicio de la ingravidez. El largo tiempo que tardó en volver a su valor normal indicaba el estrés que estaba sufriendo.

El doctor Malashenkov señaló que los aparatos mostraron que la temperatura y la humedad dentro de la cápsula crecían desde el comienzo de la misión. Aparentemente, en la cuarta órbita ya había muerto debido al estrés y al exceso de calor.

En su momento se afirmó que Laika sobrevivió por lo menos cuatro días en el espacio, y quizás hasta una semana, cuando comenzaron a fallar los transmisores del Sputnik. Pero Malashenkov confesó que se había dejado de recibir señales vitales de la perra entre cinco y siete horas después de iniciado el vuelo.

El Sputnik 2 continuó orbitando la Tierra durante seis meses hasta que perdió altura y se desintegró en las capas altas de la atmósfera el 4 de abril de 1958.

El dramático final de la perra espacial sirvió para aportar los primeros datos del comportamiento de un organismo vivo en el medio espacial, pero el costo fue un tortuoso y macabro asesinato de la mascota.

Temas