San Juan 8 > A un click > constipación

La regla de las 4 A para terminar con la constipación

En la mayoría de los casos, el miedo a defecar con dolor es lo que perpetúa la situación. Te contamos cómo ir disipando de a poco esos temores.

Con frecuencia, los pediatras gastroenterólogos recibimos en la consulta a niños con dificultades en la evacuación intestinal, por lo duro de las deposiciones, por la cantidad de días que transcurren entre una y otra, o por una combinación de ambos factores. Además, en muchos casos este cuadro se acompaña con dolor abdominal y ensuciamiento de la ropa interior, generando no pocos inconvenientes en el plano individual y social.

Si creemos que es algo propio de nuestra cultura y época industrializada, acertamos solo parcialmente, ya que Aristóteles hace mas de 2000 años usaba la metáfora de la necesidad de usar purgantes “del alma” para favorecer la catarsis de afecciones internas.

Te puede interesar...

Siempre se les explica a los padres que de un grupo de 100 niños estreñidos, menos de cinco tendrán un problema de causa orgánica o patológico. Es decir que la gran mayoría de niños estreñidos ¡no tiene ninguna enfermedad que los constipe! Con esto, quiero decir que si ese “trámite” defecatorio se hace muy largo, las deposiciones son a veces tan grandes que pueden llegan a tapar el retrete o cuando ocurren en intervalos que superan las 48 horas, podemos y tenemos que hacer algo.

¿Qué debemos hacer para tratar la constipación?

Podemos simplificarlo con 4 A:

Alimentación: Llevar una dieta rica en fibras es fundamental y prioritario, ya que la materia fecal se construye en la verdulería. Siempre tratá de que comer sea un juego compartido, donde el niño arme sus ensaladas y tartas de “colores”, donde no falte lo verde (acelga, lechuga, espinaca) ni lo anaranjado (zapallo y zanahoria). ¡Frutas!, frutas de estación, ensaladas y jugos de frutas, también compota de ciruelas. El calcio debe formar parte de una dieta equilibrada, pero no hay que excederse en su consumo. He visto muchos niños constipados por un consumo desmedido de leche y/o yogures. Agreguemos salvado molido fino, una o dos cucharaditas mezcladas con los alimentos o con el pan rallado al rebozar las milanesas, si son de berenjenas mucho mejor.

Agua: Si la ingesta de líquidos es insuficiente no habrá forma de construir una materia fecal blanda. Desde el año y hasta los 10 años, conviene beber de 4 a 6 vasos de agua por día, y de 6 a 8 vasos en los mayores de 11 años. No automedique a su niño con laxantes, aunque muchas veces pueden ser muy útiles y son necesarios, el tipo de laxante y su frecuencia debe estar indicado por el médico especialista.

Actividad física: Durante esta pandemia, se repitió lo mismo que los médicos ya habíamos observado con anterioridad en pacientes internados, que la inactividad favorece la constipación. Tratemos de movernos, de salir a caminar, andar en bicicleta “juntos”. ¿Qué deporte es mejor? El que prefiera el hijo: si es algo que disfruta, será más sencillo su cumplimiento.

Acompañamiento: Sabemos que es más probable que se cumpla algo cuando también el padre es el ejemplo. Hay que tener presente que repetirán nuestro modelo y acompañarlo, no solo en la alimentación sino también en la actividad física. Animar y premiar ese esfuerzo, con un abrazo, un paseo, una rica comida, algo que sea gratificante para él y lo aliente a seguir adelante. Esto se llama refuerzo positivo, las conductas que son premiadas tienden a repetirse.

// Los síntomas más comunes post vacuna contra el coronavirus

Hay que recordar que en gran parte de los casos, el miedo es lo que perpetúa la constipación. Es el miedo a defecar con dolor y por eso retiene la materia fecal. Es fundamental cumplir con las 4 A para ir disipando de a poco y con el tiempo estos temores para que se anime a defecar con mayor frecuencia y poder olvidar juntos esa experiencia dolorosa.

FUENTE: TN