A un click
Domingo 23 de Septiembre de 2018

La forma en que te parás: ¿Qué revela sobre tu personalidad?

El crecimiento personal está íntimamente ligado a la forma en que nos comunicamos con otros seres humanos. Es por ello que es esencial aprender y reconocer los tres parámetros básicos que se manifiestan durante el proceso de comunicación, tanto en nosotros como en los demás.

Estos parámetros pueden influir bastante en el mensaje que queremos entregar o el que recibimos y son: el lenguaje, que incluye tanto el diálogo externo como el diálogo interno, el paralenguaje que incluye el tono de voz, el volumen, los alternantes, los prosódicos (forma de pronunciar) y pausas; por último, tenemos el lenguaje corporal que incluye las posturas, los gestos de manos, las microexpresiones y muchas otras más.

Hoy nos centraremos en el menos utilizado de todos: el lenguaje corporal; y específicamente nos enfocaremos en revisar qué dice de nosotros y de nuestros interlocutores la forma en que nos paramos o mantenemos de pie, que se relaciona bastante con aquello que plantea el psicólogo austriaco Paul Watzlawick en el primer axioma de la comunicación: Es imposible no comunicar.

Si somos capaces de identificar pequeños detalles de la forma en que se paran las personas, tendremos una aproximación de las actitudes, pensamientos, emociones y estados de ánimo en que dichas personas habitan y nos transmiten
(algo que se viene estudiando en Coaching hace años).

La postura de pie que usas habitualmente, puede ayudarte a revelar muchos secretos sobre ti mismo y tu personalidad.

Entonces, ¿cuál es tu postura habitual al estar de pie?, ¿cuál es la postura de quienes te rodean?.

Alternativas de postura de pie de las personas

1- La postura paralela: la postura paralela se define por las dos piernas que se encuentran cerca unas de otras, rectas y paralelas entre sí. Es una de las buenas posturas de pie, ya que te hace lucir alto, derecho y también ayuda a mantenerte alineado con tu espalda.

Esta posición usualmente es tomada por personas que están esperando algún tipo de orden. Imagina a un soldado hablando con su superior, un niño de la escuela hablando con su maestro, aquí se proyecta un grado de formalidad y subordinación por parte de la persona que adopta la postura.

Esta posición se considera neutral, pero una postura hacia adelante podría indicar algún grado de agresión y al estar inclinada hacia atrás podría indicar defensa, pero la postura paralela generalmente define a una persona que esta insegura de lo que se supone que debe hacer a continuación. Juntar mucho las piernas también puede ser indicio de timidez y una personalidad vacilante.

2- Piernas separadas: esta posición se define por una postura recta, el pecho apuntando hacia afuera y las piernas separadas a cierta distancia para hacer que el cuerpo parezca más grande al ocupar más espacio. Las manos pueden permanecer bloqueadas en la parte posterior y lejos de la vista. (Postura resolutiva)

Esta postura se observa con mayor frecuencia entre los hombres y generalmente se percibe como la intención de mantenerse firme. Se considera una forma no verbal de reflejar el dominio y es utilizada por las personas cuando sienten la necesidad de mantenerse firmes y resueltos.

Es una de las ya muy conocidas posturas de poder, que realza su intensidad al poner ambas manos sobre la cintura (alto poder) o la disminuye si las manos cubren los genitales (bajo poder). Se puede observar en conversaciones de pie, en reuniones de negocios y en cualquier lugar donde interactúan varias personas.

3- Un pie adelante: esta posición se define por una pierna que soporta el peso del cuerpo, mientras que la otra se mueve un poco hacia adelante. La parte superior del cuerpo puede estar abierta o cruzada, pero el foco de la parte inferior del cuerpo se dirige hacia la cara interna de los muslos, que es una de las zonas erógenas del cuerpo humano.

Las personas que se paran de esta manera suelen ser relajadas, cómodas y seguras de sí mismas. Confían en sus personalidad y conocen su verdadero valor. Se sienten bajo control en muchas situaciones diferentes y son del tipo de personas que se llevan bien con los demás.

La dirección en la que apuntan el pie delantero libre entrega mucha información también. Si este apunta hacia ti, están interesados ??en la conversación. Si apunta hacia la salida más cercana, por ejemplo, es posible que simplemente estén tratando de irse y escapar a la primera oportunidad que tengan. Este tipo de indicadores son muy sutiles, pero revelan mucho sobre la comunicación instantánea.

4- Piernas cruzadas: la postura de las piernas cruzadas se define por una de las piernas que cruzan la siguiente. El peso del cuerpo permanece distribuido de manera desigual y puede revelar una postura de interés en la conversación si la persona se inclina hacia adelante y una postura defensiva si está inclinada hacia atrás.

Por lo general, cuando las personas se paran de esta manera indica que no se van a ir a ninguna parte, pero con cierta actitud de incomodidad donde no se desea que la otra persona se involucre más en su espacio (proxémica). También se puede usar como una forma de descanso cuando la persona está de pie por mucho rato.

Tengo que dejar claro que una definición más acabada de la personalidad de alguien requerirá un análisis más detallado considerando los otros aspectos mencionados, pero sin duda, tener en cuenta la forma en que una persona se pone de pie, podría entregarte información valiosa sobre el estado en que tu interlocutor se encuentra en ese instante. Recuerda ser muy observador y no sacar conclusiones apresuradas.

Fuente: guioteca

Comentarios