San Juan 8 > A un click

Lo que no hay que hacer cuando se tiene sequedad vaginal

La sequedad vaginal es una condición que ocurre por la caída de los estrógenos que normalmente ocurre en esta etapa hace que en la vagina cambie el Ph (grado de acidez o alcalinidad ) se torne mas alcalino, los Lactobacillos desaparezcan y la microbiota o flora vaginal cambie.

Como consecuencia se pierde la elasticidad del tejido, disminuye la vascularización y la capa de tejido conectivo se adelgaza, por ende al disminuir la red de vasos que llegan al epitelio vaginal, el proceso de lubricación se ve afectado, no llega sangre, no se congestiona fácilmente, no llega agua suficiente, no se lubrica. Esto provoca dolor sobre todo con las relaciones sexuales.

Te puede interesar...

¿Influyen los hábitos en estos cambios?

Es posible que si usás jabones inapropiados o hacés una higiene extrema, con duchas o poniendo óvulos para “limpiar” la vagina, desequilibres más el medio.

También si te depilas toda (aunque el vello ya crece con menos fuerza) le estás sacando una barrera de protección a la vulva.

El uso permanente de protectores diarios también es un mal hábito que habría que erradicar ya en etapas tempranas de la vida.

Lo ideal es que uses jabones de Ph neutro y no exageres con los lavados.

Se recomienda comenzar con la humectación vaginal y vulvar ya al comienzo del climaterio.

Así como vas cambiando las cremas que usás en la cara según el paso del tiempo, tenés que empezar a usar humectantes en la vagina.

¿Lubricante o humectante?

Hay una sutil diferencia entre un lubricante y un humectante.

Los lubricantes, como su nombre lo indica, forman una película sobre la piel que facilita el deslizamiento y la fricción, ya sea para usar un juguete, hacerte el pap o usar los dedos o un pene.

En cambio, un humectatnte es una fórmula que además penetra en el tejido y favorece la regeneración, vitalidad y e hidratación. Así el tejido se vuelve mas turgente, mejora la vascularización y el colágeno y por lo tanto estará más elástico e hidratado.

Los mejores lubricantes son los de base acuosa , de venta libre y los aceites dan grandes resultados. El de coco es muy recomendado, pero no se pueden usar aceites si se usan preservativos.

Como humectantes, los más recomendados son los que tienen ácido hialurónico, que es un excelente reparador de tejidos y tiene además la propiedad de retener agua debajo de la piel generando así un mejor resultado hidratante.

Más recomendaciones

Ademas de humectar tu vagina, te recomiendo hacer un masaje vaginal por semana, con tus dedos o con un vibrador intravaginal. También podés pedirle a tu ginecólogo óvulos con promestriene, que es un estrógeno de acción local que no pasa al resto del cuerpo.

Es muy importante que el cuidado y mantenimiento de la humectación vaginal lo empieces a hacer en cuanto comienza la premenopausia, así el impacto de la caída de estrógenos en la vagina no será tan fuerte.

Si la vagina y la vulva no están humectadas, cualquier cosa que entre en la misma durante el sexo te dará dolor y ese es el principal factor que baja el deseo sexual en esta etapa de la vida.

También la sequedad vaginal favorece las infecciones vaginales y la cistitis , es por ello que si tenés picazón, ardor o flujo anormal, hay que consultar con el ginecólogo.

Fuente: docsalud.com