San Juan 8 > A un click

Hacer ejercicio solo los fines de semana también es muy bueno

Hoy en día, entre el trabajo, la familia y los múltiples compromisos que surgen a lo largo de la jornada, muchas personas no tiene demasiado tiempo como para realizar un entrenamiento diariamente, por lo cual deciden salir a correr o van al gimnasio solo los fines de semana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los adultos de entre 18 y 64 años: realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos a la semana, o actividades físicas aeróbicas intensas durante al menos 75 a 150 minutos semanales.

Te puede interesar...

Aunque es sabido que llevar a cabo una actividad física todos los días es beneficioso para la salud, concentrar las horas de entrenamiento en el fin de semana por conveniencia o falta de tiempo favorece la longevidad en la misma medida que si se entrena dos o tres veces por semana, según un estudio publicado en JAMA Internal Medicine, y liderado por Mauricio dos Santos de la Universidad Federal de San Pablo, Brasil.

Cómo fue la investigación

Para el estudio, el profesor Dos Santos y sus colegas incluyeron a 350.978 adultos sin enfermedades crónicas con una edad media de 41 años y los dividieron en dos grupos en función de si realizaban la cantidad recomendada de actividad física semanal o no.

Los que cumplían las recomendaciones de la OMS en materia de ejercicio físico, se dividieron, a su vez, en otros dos grupos: los que eran activos solo uno o dos días a la semana y los que practicaban deporte tres días o más. Al final hubo tres grupos: los inactivos, los deportistas de fin de semana y los que se entrenaban con regularidad.

Curiosamente, los participantes que hacían ejercicio más de dos días tenían una actividad física media de 420 minutos a la semana, mientras que los del grupo de los que estaban activos solo dos días tenían una media de actividad física semanal de 240 minutos, bastante más que los 150 minutos mínimos que recomienda la OMS.

El estudio halló que, en comparación con los participantes inactivos, tanto los deportistas de fin de semana como los que practicaban ejercicio con regularidad, tenían tasas de mortalidad más bajas por todas las causas y menos riesgo de enfermedad cardiovascular. El estudio sugirió que lo que cuenta es el tipo y la cantidad total de ejercicio, no el número de sesiones que se completen.