A un click
Miércoles 04 de Septiembre de 2019

Hacer apuestas en pareja aumenta la diversión y la actividad sexual

Disfrutar de los momentos íntimos y de la sexualidad con la pareja es sinónimo de bienestar y salud tanto de uno mismo como de la relación.


No hay mayor placer que el sexo, especialmente cuando nuestra pareja nos llena y nos hace sentir como que somos la persona más afortunada de este mundo por estar a su lado.


El sexo es para disfrutarlo, y existen una serie de juegos que pueden ayudarte a intensificar los sentimientos de confianza y unidad con tu pareja.


El detenido:
El juego del detenido es un juego que provoca una situación muy excitante para muchas personas, pues un miembro de la pareja queda a merced de la otra persona, que le inmoviliza. El juego consiste en que uno de los enamorados esposa al otro para que se convierta en su esclavo.


De esta manera, se practicar el acto sexual sin que uno de los dos miembros pueda controlarlo. En estos casos, el detenido no tiene derecho a un abogado, pero seguramente no le importe que sus derechos sean vulnerados. Sin duda, el juego del detenido provoca una situación muy erótica y provocativa.


El ciego:
El ciego es otro de esos juegos eróticos que estimulan los sentidos. Es ideal si se combina con el anterior, pues puede ser muy estimulante perder el control y además no poder ver, pues da rienda suelta a la imaginación. Eso sí, para llevar a cabo este juego junto con el anterior, es necesario tener confianza con la otra persona. Para jugar a este juego erótico, uno de los dos debe vendarse los ojos y el otro estimularle lentamente.


Temperatura:
Aún es más estimulante si al prisionero y al ciego le unimos el juego de la temperatura, que consiste en coger hielo o una bebida caliente e impregnarse la boca con éstos, que tienen diferentes temperaturas. Por ejemplo, es posible coger el hielo, y cuando la lengua este fría, pasarla por el cuerpo de la pareja. Ahora bien, también es posible pasar el hielo directamente sobre ésta, pero no es recomendable hacer lo mismo con la bebida caliente. Este cambio de temperatura puede causar sensaciones muy eróticas.


Elige una carta:
Un juego muy estimulante y provocativo es el de elegir una carta. Consiste en hacer cartas de papel en las que cada una de ellas tengan un motivo o acción a realizar. Por ejemplo, una puede llevar escrita striptease, otra sexo oral y otra masaje. Cada uno de la pareja debe coger una carta y hacer lo que pone en ésta. Por ejemplo, si la carta dice sexo oral, la persona que ha cogido la carta debe darle placer a su pareja.


Body Painting:
El Body Painting consiste en pintarse el cuerpo el uno al otro, lo que hace que los miembros de la pareja pasen momentos divertidos. El objetivo en este caso no es el de crear obras de arte sobre el cuerpo, sino que el momento de diversión, el estar los dos desnudos y las sensaciones que pueden emerger de pintarse el cuerpo pueden ser realmente provocativas y eróticas.


La explosión:
Este juego os hará explotar de placer a ti y a tu pareja. Su funcionamiento es simple. Se pone una alarma y se decide el tiempo en el que no es posible la penetración (por ejemplo, durante 15 minutos). En este tiempo está permitido todo excepto penetrar a la pareja. Ahora bien, en el momento en el que la alarma suene, se producirá una explosión de placer.


Adivina qué he tomado:
Este juego erótico es divertido y, además, muy delicioso. Uno de los miembros de la pareja debe taparse los ojos y el otro consumir una serie de alimentos o bebidas. Por ejemplo, licores, frutas, chocolate... Luego debe besar con pasión a la pareja, y ésta debe adivinar qué alimentos ha consumido su enamorado o enamorada. Si no lo acierta, le toca dar placer al otro miembro de la relación.


Strip Poker:
Uno de los juegos eróticos más populares que existen es el Strip Poker. Consiste en jugar al poker pero sin dinero. Cuando uno pierde, debe quitarse una prenda de ropa hasta quedar completamente desnudo.


Twister desnudo:
Otro juego clásico es el Twister, que es un juego infantil en el que los participantes muestras su habilidad colocando sus pies y manos sobre los colores. Se logran posturas realmente extrañas. Para añadirle un toque erótico, simplemente hay que desnudarse y jugar.


Disfraces y roles:
¿Quién no ha fantaseado ninguna vez hacer el amor con un bombero o con una colegiala? Pues gracias al los disfraces es posible hacer realidad estas fantasías. Eso sí, lo importante no es solamente el disfraz, sino el rol que va asociado a éste. Con este juego se pueden vivir momentos realmente pasionales y eróticos.


La linterna:
Como su nombre indica, este juego consiste en tener una linterna y saberla usar correctamente. Una vez los dos miembros de la pareja se encuentran en la habitación, se colocan en la cama y apagan las luces. Entonces uno de los dos utiliza la linterna mientras el otro se queda inmóvil en la cama. El de la linterna ilumina las partes específicas del cuerpo y las estimula.


El dulce:
Si te gustan los alimentos dulces como el chocolate y el helado, tienes la excusa perfecta para combinarlos con el sexo. Para llevar a cabo este juego solamente es necesario untar a la pareja con chocolate o helado y, sin usar las manos, debes pasar la lengua por el cuerpo de la de tu enamorado o enamorada para limpiarlo a la vez que le das placer y le pones a mil. Un juego muy dulce, delicioso y erótico.

Comentarios