A un click
Jueves 08 de Noviembre de 2018

Fue imputado por llamar 139 veces al 911

Una de esas llamadas derivó en un accidente vial con lesiones de dos efectivos que se dirigían a un robo inexistente.

Un hombre de 29 años fue imputado en Rosario por 139 casos de falsa denuncia mediante llamadas a la central policial 911, una de las cuales derivó en un accidente vial con lesiones de dos efectivos que se dirigían a un robo inexistente, informaron fuentes judiciales.

El juez penal rosarino Juan Dónnola resolvió también que el acusado, que realizaba las falsas denuncias en forma directa o a través de terceros que obraban de buena fe, permanezca detenido por 30 días.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el sospechoso, identificado como Alan Leonel Lambarri, había sido imputado del mismo delito en agosto de 2016, cuando denunció al 911 haber baleado en el techo de su casa a una de las cuatro personas que supuestamente querían entrar a robar.

En aquella ocasión, dos policías respondieron a la denuncia y cuando se dirigían al lugar chocaron el patrullero contra un árbol y resultaron heridos.

Mientras tramitaba esa causa, Lambarri quedó en libertad pero el 1 de este mes fue apresado por la Policía luego de una investigación conjunta de los fiscales César Cabrera de la Unidad de Flagrancia y Nicolás Foppiani de Investigación y Juicio, dijeron los informantes.

Los fiscales le imputaron otros 138 casos de falsas "denuncias telefónicas anónimas, en ocasiones de manera directa y en otras valiéndose de terceros de buena fe a quienes contactaba a través de distintas aplicaciones de redes sociales hacia la línea 911".

En dichas denuncias el acusado anoticiaba "acerca de graves ilícitos que requería la asistencia policial o médica, los cuales al arribar al lugar comprobaban que eran inexistentes", informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Según las grabaciones de la central 911, la llamada que derivó en un siniestro vial en el que resultaron heridos dos policías el acusado dijo: "Lo que pasa es que tiré cuatro tiros y le pegué a uno, está tirado en el techo."

Y agregó ante la operadora: "No te voy a mentir, le pegué y lo dejé tirado."

Luego, cuando se comprobó falsa, la operadora del 911 llamó al denunciante serial y lo increpó: "Usted dijo que era empleado policial cuando llamó".

"Mi papá, pero es retirado. Pero en ningún momento llamó nadie acá", respondió el imputado.

"¿Cómo que no? Fueron los móviles a ver qué pasó en el lugar y no había nada", se quejó la operadora policial.


Entonces, el joven sostuvo que "hubo un tiroteo" y que llegó "una ambulancia" pero que no sabía más nada.

La policía le dijo que su llamado estaba grabado, que conocían el número de la línea telefónica y que "es la misma voz".

"No, yo no llamé, recién llego a mi casa", negó el ahora acusado.