San Juan 8 > A un click > hábitos saludables

Evitá peleas y discusiones de pareja con estas 3 estrategias

Escuchar bien significa mucho más que mantener la boca cerrada. Cómo mejorar la comunicación en las conversaciones cotidianas.

Escuchar bien significa mucho más que mantener cerrada la boca. Es una capacidad especialmente valiosa durante la cuarentena, que ha puesto a prueba incluso las relaciones más duraderas.

"Puf, mis consultas se duplicaron", afirma James Sexton, abogado de divorcios en Manhattan y el condado de Rockland, Nueva York, y autor del libro Si estás en mi oficina, ya es demasiado tarde. Sexton sostiene que ha visto desde las trincheras lo que considera la causa principal del divorcio.

Te puede interesar...

"La comunicación lo es todo", señala.La buena comunicación es fundamental no sólo en las relaciones personales sino también en las profesionales. La escucha activa no sólo es utilizada por psicoterapeutas, sino también en profesiones en las que una frase mal escuchada puede tener consecuencias nefastas, desde los controladores de tráfico aéreo hasta los médicos.

"En la escuela de medicina nos enseñan desde los primeros días que el paciente te va a decir el diagnóstico. Todo lo que hay que hacer es escuchar", comenta la doctora Rana Awdish, médica de cuidados críticos y pulmonares del Hospital Henry Ford de Detroit. "La medicina es un tipo de conocimiento fisiológico definitivo, así que trato de practicar la escucha activa no sólo de lo que se ha dicho, sino de lo que se está diciendo."

Ejercitando la escucha activa

Con cierta variación entre los expertos, hay por lo menos tres componentes de la escucha activa:

expresar interés verbal y no verbal en lo que la otra persona está diciendo, parafrasear y pedirle a la persona que lo amplíe.

El aislamiento por la cuarentena puede ser un momento perfecto para aguzar tu capacidad de escucha, que posiblemente sea más importante para tu relación que perfeccionar la preparación de un pan de masa fermentada o aprender a dibujar el retrato de tu mascota.

Para la mayoría de nosotros, la escucha activa no es una capacidad innata.

1. Demostrá interés

Empezá por permitir que tu pareja hable sin interrupciones. Y mientras escuchás, poné tu juicio a un lado, indica Christopher Gearhart, profesor asociado de estudios de comunicación en la Universidad Estatal A&M de Tarleton, Texas, en Stephenville. "Nos encontramos pensando '¿Por qué le molesta tanto este tema si es muy poca cosa?', o algo por el estilo", ejemplifica.

"El objetivo de la escucha activa es prestar atención a esos sentimientos sin que importen nuestras percepciones ni nuestra evaluación de ellos." Nada de elaborar refutaciones mientras la otra parte está hablando, tampoco. "Cuando el foco se desplaza de lo que está diciendo la otra persona a cómo le vas a responder, la escucha ha terminado", señala Gearhart.

"La mayoría de las veces la gente solamente quiere desahogarse o que se validen sus sentimientos y contar con alguien que diga, 'Yo me sentiría igual. Entiendo lo que te pasa’." Mientras la otra parte habla, recurrí a "pistas por canal secundario" para transmitirle que estás escuchando: pequeños estímulos como "ya veo", "sí" u "OK".

Otra forma de mostrar interés es el comportamiento espejo, la mera repetición de las últimas palabras que dijo la otra persona ("... y eso te enferma y te harta").

2. Hacete eco

Cuando la otra parte termine de decir lo suyo, parafraseá lo que dijo. Una forma alternativa de hacerse eco es "identificar emociones", mediante lo cual se describe cómo puede estar sintiéndose la otra persona, agrega Gary Noesner, ex jefe de negociación de crisis del FBI, que fue coautor de un método de escucha activa de siete pasos para situaciones de vida o muerte como secuestros y tomas de rehenes.

Empezá con una frase exploratoria como "parecería que vos" o "siento como si..." "En cada conversación que uno tiene con alguien, la cuestión que importa es el centro de chocolate", opina. "¿Qué es lo que tratan de decirle en definitiva?"

​ Resistí el impulso de llenar cualquier silencio. Unas pocas pausas hechas con criterio, dice Noesner, pueden ayudar a apaciguar un "tema sobrecargado emocionalmente. Cuando la otra persona no logra suscitar una respuesta, a menudo se calma para verificar si los negociadores siguen escuchando. Con el paso del tiempo le resulta difícil sostener un argumento unilateral."

3. Pedile a la otra parte que se explique

Noesner recomienda hacer preguntas abiertas como "¿Podés decirme más acerca de eso?" o "No entendí lo que me dijisterecién. ¿Me podés ayudar a entenderlo explicándomelo un poco más?" en lugar de las que empiezan con "¿Por qué?", que a su modo de ver pueden parecer un poco críticas.

Y cuando sea el momento de hablar, advierte Melissa Robinson-Brown, "para la otra persona será mucho más fácil ser un oyente activo si vos usás frases con 'yo' en lugar con 'usted o vos'". En el momento en que empezamos a acusar, dice, el otro entra en modo defensa. Las frases con "yo", añade, mantienen el foco en el propio comportamiento y aclaran los sentimientos en momentos de agitación.

Por supuesto, no todas las conversaciones requieren que escuches con la intensidad de un maniático del sonido evaluando parlantes. Tampoco tenés que hacerlo perfectamente. Como escribió en un estudio de 2014 sobre escucha activa el profesor de comunicaciones de la Universidad de Florida Central Harry Weger, algunos intentos torpes pero bien intencionados "podrían provocar sentimientos positivos de la otra parte, independientemente de lo bien que esa persona se maneje". No te excedas, advierte. "Si te hacés eco de tu interlocutor seis o siete veces seguidas, en una situación normal, es demasiado", señala.

Por Jancee Dunn, para The New York Times. Traducción: Román García Azcárate.

¿Sabés qué charlas deberías tener con tu pareja para fortalecer el amor?​ Seguí leyendo las 8 conversaciones más importantes en una relación.