San Juan 8 > A un click > Infidelidad

Estudian correlación entre la edad y la infidelidad

La necesidad de sentirse jóvenes y felices, parece ser la clave.

Para la ciencia existe una correlación entre la edad y la propensión a ser infieles. Dos encuestas realizadas por distintos portales de citas extramatrimoniales confirman que los periodos más críticos para ellos son los 29 y los 49, mientras que las mujeres tienen su primer affaire a los 39 años, en promedio. El deseo de sentirse jóvenes, de no perder oportunidades que no volverán o de escapar de la rutina luego de tantos años juntos nos impulsan a buscar sexo o cariño fuera del vínculo formalizado, convencidos de que un tercero llenará esos vacíos. El asunto es que, a diferencia de la flamante viuda reina de Inglaterra – que pertenece a una generación de esposas que del marido no esperaba fidelidad sino lealtad - hoy la traición amorosa tiene otras connotaciones, pues se supone que la sociedad está lista para superar ciertos estereotipos conyugales. “Cuando dos personas deciden compartir su vida e intimidad, lo hacen esperando cierta correspondencia. Jugar a tener una doble vida sin haberlo consensuado previamente es jugar sin que todos los participantes del juego tengan acceso a las mismas reglas”, explicaba en un artículo la psicóloga y sexóloga española María Ramos. “Cuando no todos saben lo que puede suceder, hablamos de hacer trampas y de no ser honestos con la pareja ni con la persona amante. A la pareja se le oculta, y a la persona amante se le niega cualquier otra opción de relación”.

Fieles o leales

Te puede interesar...

En ese punto cobraría sentido el argumento de Latorre: de ser cierto, ir de frente y admitir el error es una forma de lealtad que nos debemos en las relaciones importantes. El resto es sentarse a conversar pues sabemos que del cuerno se vuelve o no se vuelve, pero todos aprendemos algo positivo. Quizá la experiencia es el push que viene a colocarnos en vínculos más sanos o nos pone a revisar si la pareja que tenemos es la que realmente queremos. “Una vez que aprendes que no puedes controlar la infidelidad del otro descubres, también, que tampoco eres responsable de lo ocurrido. Dejas de poner el foco en la pareja para ponerlo en tu persona” afirmaba con razón Inmaculada Cabo Fernández, sexóloga.

Lo único cierto del caso expuesto en estos días es que los asuntos privados no se dirimen frente a los medios, como bien argumenta el incriminado en cuestión. Aunque quien elige vivir del público, siempre termina debiéndose a él...

Fuente: La Nación

Temas