A un click
Martes 27 de Febrero de 2018

Estos son los riesgos de compartir fotos de tus hijos en redes sociales

Lo primero que ve un recién nacido nada más salir del vientre materno es un teléfono móvil. En pocos minutos, las fotos del bebé ya inundan las redes sociales y los medios de mensajería instantánea de los progenitores provocando centenares de comentarios entusiastas de amigos y seguidores, reseñó La Vanguardia.

Existe mucha preocupación sobre el uso que hacen de su propia imagen los niños y adolescentes en las redes sociales. Tanto es así, que esa cuestión ha sido materia de cientos de estudios y campañas educativas. Y sin embargo, poco se habla de los padres y madres que retransmiten casi en directo la vida de sus hijos y que parecen guiados por aquel viejo eslogan de la CNN: "está pasando, lo estás viendo".

La práctica del sharenting está tan extendida que ya tiene un lugar en el diccionario británico Collins
Lo cierto es que se trata de un fenómeno de lo más común e incluso tiene nombre: sharenting (de share, compartir, y parenting, crianza). La práctica está tan extendida que incluso el palabro se ha hecho lugar en el diccionario británico Collins.

¡Ojo con las fotos de menores!

Las redes sociales nos ofrecen una plataforma donde recoger y compartir los momentos que son importantes con aquellas personas que también lo son. El problema viene cuando no sabemos exactamente con quién lo estamos haciendo. Especialmente, si lo que publicamos son imágenes de menores que no han podido aún elegir qué quieren mostrar de ellos. Por ello, iniciativas como #porunusolovedelatecnologia de Orange, tienen como objetivo concienciar a los adultos sobre el uso responsable de las fotografías e Internet.

Según el estudio Share With Care (Comparte con cuidado) encargado por Nominet a Parent Zone -empresa social dedicada a la educación de familias sobre el uso y presencia de menores en Internet- los padres del Reino Unido publican una media de 1.500 fotos en las redes sociales antes de que sus hijos cumplan los 5 años. Lo que se traduce en unas 300 fotos al año de los menores.

Hijos de Facebook e Instagram

Las plataformas más habituales donde los padres comparten imágenes son Facebook, seguido de Twitter y después Instagram. De los usuarios de Facebook, el 45% permite que sus amigos de la red social vean todas sus publicaciones, un 20% también permite que las vean amigos de amigos y un 8% las tiene completamente abiertas.

El viaje que haga una determinada foto dependerá completamente de las configuraciones de seguridad que hayamos activado en nuestras redes sociales
Con estos datos, imaginemos la siguiente situación hipotética: se ha celebrado el carnaval en el colegio de tu hija. Has hecho decenas de fotos donde aparece ella con su disfraz, sus compañeros de clase, otros padres y madres, profesores...

Desde el mismo patio del colegio subes una imagen a Facebook en la que etiquetas al padre de la mejor amiga de tu hija, que no ha podido ir. Él ve la foto, le da un me gusta, la comparte en su red y etiqueta a su mujer que, a su vez, decide compartirla. En menos de dos horas la foto de tu hija ha llegado a cientos de completos desconocidos.

El 79% de los padres, si continuamos con nuestro ejemplo, no sabrían que al etiquetar a alguien su foto llega a muchos desconocidos y menos aún, que puede llegar a usuarios que están fuera de Facebook. Tampoco conocen la posibilidad de configurar la privacidad de cada una de las fotos que subes de manera diferente. Realmente son datos preocupantes cuando estamos hablando de la seguridad e intimidad de nuestros hijos y muestran un desconocimiento generalizado sobre el funcionamiento de las redes sociales.

Cuando compartes una foto de tu hijo en Internet, a los pocos segundos, podría estar viéndola alguien de otro continente. La famosa teoría de los seis grados de separación, propuesta por el escritor Frigyes Karinthy en 1.929, afirma que podemos estar conectados con una persona de las antígonas a través de otras cinco personas. Si estas cinco personas hicieran clic para compartir la foto de tu hijo, imagina a quién podría llegarle...

El 79% de los padres desconoce las opciones que da la configuración de privacidad de las principales redes sociales
Los padres, madres o tutores, siempre tienen la potestad de decidir, en última instancia, qué imágenes se pueden ver de sus hijos y dónde. Por eso, un tercio de los entrevistados espera que se le pida permiso antes de compartir una foto donde aparezcan sus hijos.

El estudio también nos descubre que más de un tercio comparte fotografías sin consultarlo con otros padres (la mayoría de las veces de manera inocente). Esa es la razón por la que muchas madres y padres han descargado fotos donde aparecen los hijos de otros una media de 30 veces en el último año.

Los usuarios de redes sociales pueden llegar a descargar hasta 30 fotos donde aparecen niños con los que están vinculados
Debemos, como responsables de nuestros menores, reflexionar y mostrar a los pequeños que respetamos su intimidad. Y, sobre todo, aprender cómo funcionan nuestras redes sociales favoritas para adelantarnos a los posibles riesgos que podemos correr en este mundo cada vez más digitalizado en el que crecen nuestros hijos. A la hora de compartir imágenes de los niños, como todo en la vida, la moderación y la prevención son claves.
Embed

Comentarios