San Juan 8 > A un click > Harvard

Encontraron a un agujero negro supermasivo que se mueve de forma extraña

Los investigadores de la universidad de Harvard tienen dos hipótesis: puede deberse a una fusión reciente o apuntar a un sistema binario. Está ubicado a unos 230 millones de años luz de la Tierra.

Un equipo de astrónomos detectó un agujero negro supermasivo que se está moviendo de forma inusual en el espacio profundo, aunque todavía no están seguros de las razones de su extraño comportamiento.

Los autores del nuevo estudio, publicado en Astrophysical Journal, observaban agujeros negros supermasivos en el corazón de las galaxias, en busca de señales de que pudieran estar moviéndose de manera inusual.

Te puede interesar...

Dominic Pesce, astrónomo del centro de astrofísica Harvard-Smithsonian y autor principal de la investigación, explicó en declaraciones a The Harvard Gazette que la mayoría de los agujeros de ese tipo no suelen moverse, pues "son tan pesados que es difícil ponerlos en marcha".

"Considere cuánto más difícil es patear una bola de boliche en movimiento que patear una pelota de fútbol, dándose cuenta de que en este caso, la ‘bola de boliche’ es varios millones de veces la masa de nuestro Sol. Eso requerirá una patada bastante poderosa”, agregó.

El equipo inicialmente examinó 10 galaxias distantes y los agujeros negros supermasivos presentes en sus núcleos. Estudiaron específicamente aquellos que contenían agua dentro de sus discos de acreción (estructuras espirales que giran hacia el interior del agujero ). A medida que el agua orbita alrededor de este último, produce un rayo de luz similar a un láser, conocido como 'máser', que puede ayudar a medir con mucha precisión la velocidad de un agujero negro.

De esa forma, los investigadores determinaron que nueve de los 10 agujeros negros supermasivos estaban en reposo, mientras que uno, situado en el centro de la galaxia J0437+2456, parecía estar en movimiento. El agujero negro en cuestión, es aproximadamente tres millones de veces más masivo que el sol y ubicado a unos 230 millones de años luz de la Tierra, no se movía a la misma velocidad que su galaxia de origen.

Observaciones posteriores desde los observatorios de Arecibo y Gemini confirmaron que ese agujero se mueve dentro de la galaxia a una velocidad de aproximadamente 177.000 kilómetros por hora.

No obstante, se desconoce por ahora qué está causando el movimiento. El equipo sospecha que hay dos posibilidades: que se trate de las consecuencias de la fusión de dos agujeros negros supermasivos o que este sea parte de un sistema binario. Aunque aclararon que se necesitarán más observaciones para precisar la verdadera causa del movimiento.