San Juan 8 > A un click > poder curativo

El poder curativo de la música y su rol contra el coronavirus

“Concéntrate en el sonido del instrumento”, dice Andrew Rossetti, musicoterapeuta certificado e investigador, mientras toca acordes hipnóticos con una guitarra clásica española. “Cierra los ojos. Piensa en un lugar donde te sientas seguro y cómodo”.

La musicoterapia era lo último que esperaba Julia Justo, una artista gráfica que emigró a Nueva York desde Argentina, que le ofrecieran cuando acudió a la clínica Mount Sinai Beth Israel Union Square para recibir tratamiento contra el cáncer en 2016. Sin embargo, rápidamente calmó sus temores sobre la radioterapia a la que debía someterse. Los temores le provocaban una fuerte ansiedad.

Te puede interesar...

“Sentí la diferencia de inmediato, estaba mucho más relajada”, comentó.

Justo, que lleva más de cuatro años libre de cáncer, siguió visitando el hospital de Nueva York cada semana antes del inicio de la pandemia para trabajar con Rossetti, cuyas suaves melodías de guitarra y ejercicios de visualización la ayudaron a enfrentarse a los continuos retos, entre ellos el de dormir bien. Actualmente, ambos se mantienen en contacto principalmente por correo electrónico.

Los hallazgos médicos están validando el poder curativo de la música, ensalzado por todos, desde los filósofos Aristóteles y Pitágoras hasta el cantante folclórico estadounidense Pete Seeger. Se utiliza en tratamientos específicos para el asma, el autismo, la depresión y otros trastornos cerebrales como la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer, la epilepsia y la apoplejía.

La música en vivo se ha abierto paso en algunos lugares sorprendentes, como las salas de espera de oncología para calmar a los pacientes mientras esperan la radiación y la quimioterapia. También da la bienvenida a los recién nacidos en algunas unidades de cuidados intensivos neonatales y reconforta a los moribundos en los hospicios.

Aunque las terapias musicales rara vez son el único tratamiento que se recibe, se utilizan cada vez más como complemento de otras formas de tratamiento médico. Ayudan a las personas a sobrellevar su estrés y a movilizar la capacidad de curación de su propio cuerpo.

A los pacientes de los hospitales siempre les hacen cosas”, dice Rossetti. “Con la musicoterapia, les damos recursos que pueden utilizar para autorregularse, para sentirse con los pies en la tierra y más tranquilos. Les peritimos participar activamente en su propio cuidado”.

Incluso durante la pandemia de coronavirus, Rossetti ha seguido interpretando música en vivo para los pacientes. Dice que ha observado un aumento de la ansiedad aguda desde el inicio de la pandemia, lo que hace que las intervenciones musicales tengan, en todo caso, más impacto que antes de la crisis.

El Mount Sinai también ha ampliado recientemente su programa de musicoterapia para incluir el trabajo con el personal médico, muchos de los cuales padecen el trastorno de estrés postraumático tras meses de lidiar con la COVID, por lo que se ofrecen presentaciones en vivo durante la hora del almuerzo.