San Juan 8 > A un click > Norte

El enigmático cráter del Ártico

Declarada por la UNESCO como Joya del Patrimonio de la Humanidad, Quebec es una amable ciudad canadiense, con implacable seguridad, que invita a ser recorrida a pie. Sus calles adoquinadas rememoran otras épocas y costumbres. Como urbe guarda algunos secretos exclusivos, como el de ser la única ciudad amurallada al norte de México. Pero ese no es la única curiosidad deslumbrante que la define. Un misterio de belleza conmovedora anida en sus cercanías.

Un meteorito de casi 400 pies de diámetro cayó a través de la atmósfera en un fogonazo. Viajando a 32 kilómetros por segundo, se estrelló contra la tierra, enviando rocas tamaño en todas direcciones y tallando un enorme agujero en la corteza del planeta. El cráter Pingualuit, enclavado justo dentro de la tundra de la península de Ungava en el extremo norte de Quebec, es conocido por su cráter circular perfecto formado por la caída de un meteorito que tuvo lugar en la tierra hace más de un millón de años. Un increíble ojo a partir del cual la Tierra mira cuando se la sobrevuela.

Te puede interesar...

Un corresponsal de un periódico de Toronto lo visualizó en una expedición de 1950 y lo difundió por primera. Lo llamó “la octava maravilla del mundo”. Los inuit de Kangiqsujuaq, el pueblo más cercano, que ya lo conocía, describe el cráter como “nunavingmi pikkuminartuq”, es decir, “el lugar donde uno se revitaliza”. Actualmente, es la principal atracción del parque nacional más nuevo de la provincia, Parc national des Pingualuit, que se creó en 2007.

La mayoría de los lagos en la región circumpolar del norte son de origen glacial y permiten predicciones retrospectivas que se remontan solo hasta la última desglaciación hace varios miles de años, debido a la erosión glacial de su relleno de sedimentos.

Los bordes del Pingualuit se elevan 160 metros y en su interior se ha formado un lago, debido a las nevadas y lluvias, que ha alcanzado incluso profundidades de 400 metros. El Pingualuit, con un diámetro de más de 3 kilómetros, no tiene entradas ni salidas aparentes, por lo que el agua que se acumula es exclusivamente agua de lluvia que se pierde únicamente por evaporación. Además de ser uno de los lagos más profundos de América del Norte, también está considerado entre los más transparentes y puros del mundo, con una visibilidad de más de 35 metros.

Esta inmensa cuenca fue identificada por primera vez por la tripulación de un avión de la Fuerza Aérea de EE. UU. en junio de 1943, pero sus imágenes solo se hicieron públicas en 1950. Antes de eso, el cráter solo era conocido por la población inuit local, que le había dado el nombre de Ojo de Cristal de Nunavik, debido a la pureza de sus aguas límpidas y cristalinas.

El lugar ofrece la oportunidad única de estudiar la dinámica del clima terrestre no solo durante el período posglacial, sino también potencialmente durante varios cientos de miles de años, ya que su profundo relleno de sedimentos promete producir un registro ininterrumpido del paleoclima ártico que cubre varios ciclos interglaciares-glaciales.

El nombre del lago ha cambiado a lo largo de los años. Originalmente fue llamado Cráter Chubb por un cazador de diamantes y la primera persona en organizar una expedición allí: Frederick W. Chubb. Chubb esperaba que el cráter fuera de un volcán extinto, en cuyo caso el área podría contener depósitos de diamantes similares a los de Sudáfrica. Por lo tanto, junto al geólogo V. Ben Meen del Museo Real de Ontario, hizo un breve puente aéreo al cráter en 1950. Fue durante este viaje que Meen propuso los nombres Cetter of Chubb y Museum Lake para el inusual cuerpo de agua a unos 3,2 kilómetros al norte del cráter, conocido hoy como lago Laflamme.

A su regreso, Meen organizó una expedición de nicho en colaboración con la National Geographic Society y el Royal Ontario Museum. Llegaron al sitio en un hidroavión PBY Catalina en julio de 1951, aterrizando en el cercano Museum Lake. Los expedicionarios intentaron encontrar fragmentos de níquel-hierro de meteoritos utilizando detectores de minas prestados por el Ejército de los EE. UU. Pero esta búsqueda fue infructuosa porque el granito de la zona contiene mucha magnetita.

Sin embargo, un estudio con magnetómetro encontró una anomalía magnética debajo del borde norte del cráter, lo que sugiere que una gran cantidad de material con contenido de metal estaba enterrado debajo de la superficie.

Meen luego dirigió una segunda expedición al cráter en 1954. Ese mismo año, su nombre fue cambiado a Cratère du Nouveau-Quebec (”Cráter de Nuevo Quebec”) a pedido del Departamento de Geografía con sede en Québec. Recién en 1999 pasó a llamarse Pingualuit, que se puede traducir como “donde se levanta la Tierra”.

El profesor Reinhard Pienitz de la Universidad Laval dirigió una expedición de 2007 al cráter y recuperó núcleos de sedimentos del lecho del lago, que está lleno de polen fósil, algas fosilizadas y larvas de insectos. Se espera que estos hallazgos proporcionen información sobre el cambio climático que se remonta a hace 120.000 años. Los resultados preliminares muestran que el núcleo sedimentario superior de 8,5 metros contiene registros de dos períodos alternos.

FUENTE: Infobae

Temas