San Juan 8 > A un click > salud mental

El bullying entre hermanos puede afectar la salud mental

Las relaciones problemáticas afectan la autoestima y el bienestar emocional tanto de la víctima como del agresor, según un estudio de la Universidad de York. Por qué este tipo de acoso a veces se subestima

La infancia y la adolescencia son períodos particularmente vulnerables y, a la vez, constitutivos, de la salud mental. Las relaciones problemáticas entre hermanos son un factor de riesgo modificable clave que puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de la salud mental durante la adolescencia.

La mayoría de las personas que crecieron con hermanos o hermanas saben que las relaciones entre ellos no siempre son perfectas. Un hermano puede ser el mejor amigo en un minuto y el peor enemigo al siguiente. Sin embargo, los investigadores de la Universidad de York detectaron que los niños que acosan constantemente a un hermano a una edad temprana pueden empujarlo hacia un mayor riesgo de problemas de salud mental y bienestar general más adelante en la adolescencia.

Te puede interesar...

El acoso entre hermanos está muy extendido en la población en general. Se define como cualquier comportamiento agresivo no deseado por parte de un hermano que implique un desequilibrio de poder observado o percibido y que se repita varias veces o es muy probable que se repita; el acoso puede infligir daño o angustia al hermano objetivo, incluido daño físico, psicológico o social.

Los autores del estudio analizaron datos de más de 17.000 personas durante este proyecto. El equipo concluyó que a medida que aumenta la frecuencia del acoso entre hermanos durante la adolescencia temprana a media, también lo hace la gravedad de los problemas de salud mental en los últimos años de la adolescencia de ese niño.

La mitad de todos los niños de 11 años informaron haber estado involucrados en el acoso entre hermanos en el pasado reciente. Es decir, que los eligieron o lastimaron al menos una vez por semana, ya sea como perpetrador, víctima o ambos. Esta actitud disminuyó a aproximadamente un tercio cuando los jóvenes alcanzan la edad de 14 años.

A pesar de esto, se subestima la gravedad del problema. El acoso entre hermanos se percibe como menos severo que el acoso entre compañeros y a menudo es normalizado por los miembros de la familia y la sociedad. A diferencia del acoso entre compañeros, el acoso entre hermanos aún no se reconoce como un problema de salud pública, lo cual es problemático dada la evidencia emergente de sus correlatos negativos.

Se han identificado las circunstancias y características personales que hacen que los jóvenes sean más vulnerables al acoso entre hermanos. Otro estudio reciente de los mismos autores investigó el papel de las diferencias individuales a nivel del niño, las características de los padres y de los padres, y los factores familiares estructurales en la participación de los hermanos en el acoso, ya sea como víctima, perpetrador o ambos.

A los niños de 11 años se les pidió que informaran por sí mismos si habían lastimado o molestado a sus hermanos a propósito o si sus hermanos los habían lastimado o molestado en ese sentido. Se encontró que las diferencias individuales a nivel infantil, como el sexo, el temperamento y las habilidades de regulación emocional son los predictores más fuertes del acoso entre hermanos.

También se encontró que las características estructurales de la familia, como el orden de nacimiento y el número de hermanos, eran importantes, pero en menor medida. La crianza y las características de los padres, como la crianza severa, también tuvieron algún efecto en la participación de los hermanos en el acoso, pero menos de estas estaban relacionadas con el acoso entre hermanos.

La importancia de distinguir entre los grupos de acoso (es decir, solo víctima, solo acosador, acosador-víctima) debe ser establecida. Gran parte de la justificación de esto tiene sus raíces en el acoso entre pares.

En particular, la investigación también indicó que el acoso durante la adolescencia temprana, tanto para la víctima como para el perpetrador, tiene un efecto a largo plazo sobre la salud mental positiva y negativa en ambos a medida que crecen. Muchas relaciones de intimidación entre hermanos pueden cambiar de un lado a otro, con un hermano asumiendo el papel de acosador un día y luego siendo el receptor al siguiente.

“Si bien el acoso entre hermanos se ha relacionado anteriormente con malos resultados de salud mental, no se sabía si existía una relación entre la persistencia del acoso entre hermanos y la gravedad del resultado de salud mental a largo plazo”, indicó el autor principal del estudio, Umar Toseeb, especialista del departamento de Educación de la Universidad de York en el Reino Unido.

En el primer estudio de este tipo, investigaron exhaustivamente una amplia gama de resultados de salud mental, que incluían medidas tanto positivas (por ejemplo, bienestar y autoestima) como negativas (como síntomas de angustia psicológica).

“De particular interés fue el hallazgo de que incluso aquellos que intimidaron a sus hermanos, pero no fueron ellos mismos intimidados (es decir, los acosadores) tuvieron peores resultados de salud mental años después”, reveló Toseeb.

El estudio amplió el trabajo anterior al centrarse en dos aspectos separados de la salud mental positiva (bienestar general y autoestima) en una sola investigación. “Esto es importante dado que la salud mental positiva es una construcción multidimensional”, señaló Toseeb.

Esta investigación sugirió que el acoso entre hermanos está igualmente asociado con el bienestar general y la autoestima. Además, evaluó los posibles efectos perjudiciales a largo plazo del acoso entre hermanos durante la adolescencia temprana.

Existe un efecto dosis-respuesta de la victimización por intimidación entre hermanos sobre la salud mental positiva y negativa posterior -detalló el autor-. Lo que significa que a medida que aumenta la persistencia de la victimización por intimidación entre hermanos, también lo hace la fuerza de las asociaciones con varios resultados de salud mental”.

Los adolescentes que están involucrados en el acoso entre hermanos, independientemente de si son víctimas, agresores o ambos, “siguen una trayectoria diferente de problemas de externalización en comparación con aquellos que no están involucrados en el acoso entre hermanos”, concluyeron los especialistas en su investigación.

FUENTE: Infobae