A un click
Viernes 15 de Noviembre de 2019

Diez tips para protegerse de las malas vibras en el trabajo

A veces pasa que en el trabajo hay una atmósfera pesada, densa, que nos afecta negativa e inexplicablemente. Hay algo en la oficina que nos deprime y nos "aplasta" durante la jornada laboral. Queremos salir, queremos escapar, pero debemos cumplir horario.

Las malas vibras, esa energía negativa que nos contamina, se filtra en las paredes y en los objetos como consecuencia de discusiones y las emociones fuertes inevitables en ámbitos con varias personas. Luego, esa negatividad se infiltra en nosotros causando malestar y hasta dolencias y enfermedades.

Esta situación se da en cualquier lugar cerrado (hogares, o comercios, etc.) y como en el trabajo es un ambiente en el que pasamos gran parte de nuestro tiempo, es fundamental que encontremos formas de contrarrestar ese malestar que puede hasta afectar nuestra salud.

Aquí algunos objetos y consejos para combatir las malas vibras en el lugar de trabajo. No hace falta implementar todos, con dos o tres ya se verán los efectos:

  • Sahumerios. Así como religiones milenarias quemaron incienso y diversas hierbas en rituales, nosotros en la vida moderna tenemos acceso a los sencillos sahumerios que sirven para contrarrestar la negatividad del aire. El sándalo, otra opción.

  • Plantas. Algo de verde en la oficina aporta una energía revitalizadora clave para sentirnos mejor. Limpian el aire y entretienen la vista. Funcionan como baterías de energía positiva. La mejor opción: los cactus. Aunque sean chiquitos limpian la energía y contrarrestan las vibraciones de computadoras y máquinas. La ruda, ya sea en maceta o al menos en hojas sueltas, tiene un poder asombroso, casi un talismán.

  • Animales. Sí, es muy difícil que tu jefe te deje llevar a Firulais o a Sultán al box de tu call center, pero si llega a ser posible, ¡intentalo! Un perro o un gato, como es sabido, entran en contacto con nuestras energías profundas y mejoran nuestro ánimo. Además sirven como excusa para establecer relaciones amistosas con colegas con los que hay rispideces.

  • Ambiente limpio. Las malas vibras se acumulan en lo que tocan, incluso en el polvo y los residuos que puedan andar dando vuelta. Como si fuera una radiación de mala onda. Por eso lo mejor es tener el lugar de trabajo lo más limpio posible, despejado, con pocos objetos y súper ordenado.

  • Ajo. No por nada aparece en los rituales contra los vampiros. Diversas culturas le han dado al ajo un tremendo poder contra el mal de ojo y los pensamientos negativos a distancia. Alcanza con llevar un diente en un bolsillo o guardarlo en un cajón para tener su protección milenaria.

  • Turmalina negra. Esta piedra negra es una óptima transmutadora de energías, así que será perfecta para transformar un lugar depresivo lleno de gente irritable en un paraíso de buenas intenciones. ¡Cuidado! Ponela en un lugar donde todos la puedan ver, pero no tocar. Lavala con agua y sal y secala al sol periódicamente para que funcione a pleno.

  • Frutas. Un cítrico como limón o naranja, o mejor aún, una manzana roja, sobre tu escritorio son útiles para desviar la atención y la mala onda. Vas a ver que si la energía de tu lugar de trabajo es muy negativa, las frutas se pudrirán rápido. Ahí hay que cambiarlas por una nueva. ¡No las comas!

  • Flores. Con la misma dinámica que la fruta y las plantas, unas flores bonitas pueden alegrar tu oficina y aportar esa señal de bienestar que limpia el ambiente. Cuanto más vivos sean los colores de las flores, mejor. Las rosas tienen una fuerza neutralizadora de la negatividad superior.

  • Azúcar y canela. Mezclar una cucharadita de ambos y guardarla en un sobrecito de tela roja ha demostrado ser un fabuloso amuleto contra energías dañinas. Combate especialmente la envidia.

  • Un objeto poderoso. La energía positiva es la más fuerte alternativa para combatir la negativa. Esta energía hay que cultivarla dentro nuestro como escudo contra el mundo exterior. Pero a veces no alcanza. El uso de un objeto que nos remita a momentos felices, como una foto de las vacaciones, de nuestros hijos, o un regalo valioso funcionará como un campo de fuerza dentro del cual seremos inmunes a la energía negativa.

Comentarios