A un click
Sábado 02 de Noviembre de 2019

Día de los Muertos: beber la vida en honor de la muerte

En bares y restaurantes, cada vez gana más peso la tradición mexicana para celebrar el 2 de noviembre.

¿Un par de tragos en bares y barras, disfraces alegóricos, un desfile que combina música y show para recordar la muerte, para alejarse o acercarse a ella despojados de miedos? En la sucesión de las efemérides de Halloween, el Día de Todos los Santos y el Día de los Muertos​, entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre, todo es posible. Pero conviene tener a mano el conjuro para los hechizos y misterios que esta trilogía simboliza.



La globalización no es sólo un proceso de integración política o de concentración económica: también es un rasgo característico de la cultura de este tiempo. Por eso, a veces, los países toman "prestadas" ciertas costumbres. Por ejemplo, ¿por qué comemos cosas tan calóricas en Navidad si nuestro termómetro pasa los 30 grados? ¿Será porque Papá Noel con su traje de pleno invierno y sus renos nevados nos invita a imitarlos?

dia de los muertos.jpg


En México, cada pueblo, cada región, tiene sus propias tradiciones, sus propios usos y costumbres. Pero si hay una tradición que encontramos en cada uno de ellos, respetada en todos con un extendido consenso es la "celebración" del Día de los Muertos. Suena raro, pero "celebrar" la muerte es una forma de construir una profunda vida interior. Un compartir con quienes no están y siguen en nuestros corazones.


Décadas atrás en la Argentina, el Día de los Muertos movilizaba multitudes en los cementerios más visitados de la Ciudad, particularmente los de Chacarita y Flores. Legiones y legiones de familiares de los muertos ponían en marcha, junto a su dolor y su fe, una poderosa actividad económica que llegó a ser conocida como "la industria de la muerte". Una forma de sentir la muerte con el tiempo se fue diluyendo como hábito cultural de los porteños.


En cambio, en el interior del país, sobre todo en el noroeste, en el Litoral y en países vecinos como Paraguay, la muerte sigue presente no sólo como hecho cotidiano en sí mismo, sino como una santidad venerada. Nada menos que San La Muerte, al que se acude en busca de reparación de males de amor, de obtención de trabajo, deseos de venganza y hasta el anhelo de concretar los males ajenos.


Pero es especialmente en México que nace y se desarrolla una forma de relación distinta con la muerte: el Día de Muertos se ha convertido en un ícono, una tradición que traspasa generaciones y rompe fronteras, conquistando nuevas culturas con música, color, arte, alegría y misterio. ​ "Coco", la película que se convirtió en una joya animada de Disney Pixar, fue éxito de taquilla global que recaudó en 2017 más de 800 millones de dólares, mostró el fenómeno desde la ternura de la historia personal de Miguel, un chico mexicano de 12 años que buscar recuperar a su bisabuelo muerto para llevarlo con su familia al mundo de los vivos.


El festejo de Halloween ya está institucionalizado en la escena gastronómica Victoria Barrera, responsable de marketing de la cadena de bares y restó Lupita, con sello gastronómico bien azteca, dice que "nosotros celebramos las dos fechas desde el día en que creamos la marca, y lo que notamos es que cada vez más la gente se copa en el festejo. Tal vez sea influencia de las redes sociales que amplificaron el fenómeno. Siempre ambientamos nuestros locales, nos disfrazamos, pero fuimos sumando cosas. Hacemos Catrinas (dibujos y simbologías de "damas de la muerte"), rondas de shots, fotos en las mesas para quienes lo deseen, algunos shows de DJ y percusionistas... Y desde hace un par de años, con la idea de afianzar esta iniciativa, convocamos maquilladoras que van a nuestros locales en Palermo, Puerto Madero, Quilmes, La Plata. Maquillan a bartenders y mozos, y últimamente también a clientes". Y agrega: "Ahora lo aceptan más, al principio la gente era más reacia, pero ya son muchos los que se entusiasman con este tipo de celebración y hasta hay algunos que vienen ya disfrazados. Intentamos hacer de ambas fechas una fiesta, que los dos días sean lo más divertidos posible".



La chef mexicana del restó "Ronconcón", un espacio de cocina latina en el corazón de Caballito, cuenta que "para el próximo domingo tendremos una cena especial, con elementos importantísimos de la cocina mexicana: una empanadita, un aguachile, un taco, un mole mancha manteles, un tamal, un pan de muerto muy clásico, todo acompañado por una bebida tradicional mexicana". Al detallar los orígenes del menú explica que "está pensado y creado con la comida que según la tradición debe tener todo altar dedicado a nuestros muertos en México. Es una representación total de la gastronomía mexicana, que fusiona gustos, olores, sabores, sentidos y recuerdos. Un homenaje integral a la comida, la cultura y las tradiciones mexicanas", define.



Si bien esta celebración, con sus ceremonias y tradiciones, lleva ya unos 3.000 años de vida de la mano de los pueblos originarios mexicanos, hoy aquellos rituales, si bien son simbólicamente preservados, han sido invadidos por una respetuosa modernidad en la que los restó, bares y barras se bebe en homenaje a quienes han pasado por el tiempo efímero de la vida. Una forma intensa del recuerdo. José Cuervo, la marca de tequila más grande del mundo y la bebida por excelencia de México, está muy emparentada con la gran fiesta nacional mexicana por sus difuntos. En nuestro país, se suma a esta celebración en tres bares seleccionados, 878 Bar, La calle Bar y Club Lucero. En ellos se harán este fin de semana festejos marcados por la mexicanidad y su particular modo de ver la muerte. Por ejemplo, es común que, entre las ofrendas, los rezos y otro tipo de oraciones, no falte la música de los mariachis. Así que en la celebración porteña también habrá DJ's y comida.



La idea de espantar la muerte, o de celebrar el recuerdo de quienes se han ido, va construyendo en el país un simbolismo más cercano a la alegría que a la pena. Las costumbres cambian, los pueblos se integran. ¡Salud!

Comentarios