San Juan 8 > A un click > Implante Coclear

Día Internacional del Implante Coclear

En esta nota, por qué se celebra este día y cómo el implante coclear ayudó a mejorar la calidad de vida de las personas con pérdidas de audición.

El Día Internacional del Implante Coclear se celebra cada 25 de febrero desde 2009 en conmemoración a la fecha en que se realizó el primer procedimiento con este dispositivo, fundamental para las personas con pérdida auditiva severa o profunda.

Dicho procedimiento fue realizado en 1957 por los doctores franceces André Djourno y Charles Eyries en un paciente con colesteatoma bilateral, un tipo de quiste cutáneo que se encuentra en el oído medio y el hueso mastoideo del cráneo que puede afectar la audición y el equilibrio.

Te puede interesar...

Se trata de un dispositivo de alta tecnología, creado para restituir la audición en pacientes con sordera severa o profunda que no se benefician con audífonos y funciona transformando el sonido en señales eléctricas, para luego llevar las mismas al cerebro mediante el nervio auditivo, que lo reconoce como sonido.

La selección y preparación del paciente candidato a recibir un implante coclear requiere de la asistencia de un equipo multidisciplinario de audiólogos, otorrinolaringólogos, psicólogos, foniatras y neurolingüistas, así como también de estimuladores y rehabilitadores del lenguaje, equipo de imágenes, y otros profesionales si el paciente cuenta con patologías asociadas.

En Argentina, el implante coclear está indicado en pacientes mayores a un año de vida con hipoacusia tanto unilateral como bilateral, de severas a profundas. A excepción de pacientes que sufrieron meningitis, quienes deben implantarse antes de los 12 meses de edad debido a que la enfermedad produce osificación coclear temprana.

En niños, el implante coclear previene el deterioro cognitivo y retraso del lenguaje, a la vez que ayuda a la integración escolar e inclusión social reduciendo el impacto negativo sobre la familia. En adultos brinda seguridad ya que no sólo devuelve audición, sino que también permite una mejor localización y percepción tanto de los sonidos como de las palabras, posibilitando la participación en las conversaciones y en las actividades sociales, evitando el aislamiento y la depresión.

Según la OMS, en el mundo, más del 5% de la población mundial (430 millones de personas) padece una pérdida de audición discapacitante y requiere rehabilitación y se calcula que en 2050 esa cifra superará los 700 millones (una de cada diez personas).

Esta comprobado que la situación de las personas que padecen pérdida de audición mejora gracias a la detección temprana, a la utilización de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda, así como con el empleo de subtítulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y otras medidas de apoyo educativo y social.

FUENTE: Filo.news