A un click
Lunes 13 de Enero de 2020

Derribando mitos: ¿si tomás vino con sandía te morís?

"¡No tomes vino con sandía que te vas a morir!", la advertencia ya se convirtió en un chiste, pero igual, por respeto, son pocos los que se animan a desafiar esta verdad instalada que carece de pruebas científicas. Como esta creencia popular hay muchas otras que se naturalizaron: se trata de creer o reventar. Esoterismo, superstición y mucho de "remedio de la abuela" para solucionar algunos problemas.


Algunos axiomas tienen una explicación lógica, otros vienen de fábulas; también hay hechizos y "magia blanca", pero son conductas que muchas veces se realizan sin cuestionar su origen. Y -casi- siempre, hay alguien que asegura que su efectividad es infalible.


Cómo evitar que llueva, cómo hacer para alejar a alguna persona indeseable, qué hacer para encontrar las llaves perdidas en la casa; ¿se puede nadar después de comer?; o cómo hacer para evitar que un perro defeque. No hay fuentes empíricas donde consultar, la ciencia en este caso no tiene asidero; más que navegar, se trata de bucear en anécdotas y en blogueros especializados para intentar identificar el origen y desentrañar toda la verdad sobre los mitos más populares.


"¿Se puede mezclar vino con sandía?"

Vino y sandía, combinación afrodisíaca.

La leyenda dice que por el año 1800 en un pueblo de algún lugar donde se practicara el catolicismo se cometían muchas violaciones sexuales y desde el monasterio empezaron a investigar. Después de varios días de indagar, no encontraban una explicación a lo que sucedía. En esa región se cultivaban uvas y sandías: había vino y postre para todos y todas.


Esa combinación hacía que la libido de quienes mezclaban el vino con la sandía creciera exponencialmente. ¿Qué hizo la Iglesia? Intentó controlar a la gente, entonces instalaron la idea de quien consumiera ambos productos pasaría una eternidad en el infierno. Con el tiempo, la máxima se deformó hasta esta supuesta muerte súbita por mezclar el vino con la sandía.


Lo cierto es que la sandía contiene un aminoácido llamado L-arginina, que luego de ser metabolizado en el organismo por una enzima produce óxido nítrico, que es un potente vaso dilatador natural. De allí se inspiraron para la creación de la pastilla azul para los hombres. Por su parte, el vino también tiene componentes vaso dilatadores y eleva los niveles de serotonina, que es un neurotransmisor que se encarga de regular de deseo sexual. Al final, el vino con la sandía es un cóctel afrodisíaco.

"¿Se puede nadar después de comer?"

En la pileta, los chicos con protección y bajo la supervisión de un adulto.


La creencia popular es que después de una gran comida, la sangre se desvía de los brazos y las piernas hacia el tracto digestivo. Y si sus miembros no reciben suficiente flujo sanguíneo para funcionar, usted está en riesgo de ahogamiento.


Lo cierto es que nunca nadie se ahogó después de comer. De hecho, según el estudio realizado por la Universidad de Oxford las muertes por ahogamiento disminuyeron alrededor del 45 por ciento de 530,000 en 1990 a 300,000 en 2017. En niños menores de 5 años, incluso, se redujo de 209,000 a poco más de 60,000 en el mismo período. Ninguna tiene que ver con alimentarse antes de nadar.


Es cierto que durante la digestión el cuerpo en el agua puede ser más propenso a sufrir calambres o la clásica "puntada", pero no hay estudios concluyentes sobre el tema. En realidad, se sospecha que el mito nació por la necesidad de los padres de tomarse un descanso después de comer y no tener que estar vigilando a los niños y niñas en el agua.

"Si te ponés bizco y te soplan, te quedás bizco para siempre"

El estrabismo es la mala alineación de los ojos.


Existe la creencia de que si un niño, voluntariamente, mueve sus ojos a esa posición, y lo hace en repetidas ocasiones, se quedará así para siempre. Otras personas mencionan que si al estar con los ojos bizcos se siente una ráfaga de aire (puede ser un soplido), también nos quedaremos así.


Todo esto es falso. El estrabismo es la mala alineación de los ojos y se divide en varios tipos dependiendo si los ojos están desviados hacia adentro, hacia afuera, arriba, abajo, o si la desviación es permanente o sólo una tendencia a desviarse por parte de un ojo. En ese caso es fundamental consultar con un oftalmólogo.


Otra vez, se trata de los padres que buscan que sus niños -por las dudas- no fuercen los músculos oculares. Entonces se instaló el mito, pero sencillamente no es cierto.


"La mayonesa casera se corta si la que la bate está menstruando"

Mayonesa casera, otro de los mitos populares.


Hay mujeres que aseguran que es ley. Pero se trata únicamente de esoterismo. La creencia es que una mujer que está menstruando no puede batir la mezcla para hacer una mayonesa porque se corta. No hay más explicaciones que esa: no se involucra a ningún otro factor y no se entiende por qué algo que sucede adentro del cuerpo repercutiría en la conjunción de un puñado de ingredientes en un bol.


No existe ninguna evidencia científica que asegure este hecho. Simplemente es un mito sin fundamento alguno. La mayonesa es una salsa en la que se deben emulsionar el aceite y el huevo por lo que el secreto no está en otra cosa que en batir ambos elementos juntos.


Hay infinidad de situaciones que pueden provocar que la mayonesa se corte como que el huevo no esté a temperatura ambiente, echar el aceite muy deprisa, que la batidora tenga más revoluciones de las que necesita la mezcla, que el recipiente tenga restos de otro líquido, que no se bata lo suficientemente rápido...

"Si un sapo te hace pis en los ojos, te quedás ciego"

El sapo Cururú de Santa Fe.


Para cazar un sapo con las manos se hace una especie de pinza con los dedos índice y pulgar, y tomar al animal por el lomo. Lo lógico es levantarlo y colocarlo a la altura de la cabeza para mirarlo. Dice la leyenda que el sapo es vengativo y para librarse de su captor puede intentar orinarlo y si el líquido toca los ojos, se pierde la vista.


El sistema de defensa de los sapos consiste en glándulas en la piel que, al ser apretadas o mordidas, segregan una sustancia lechosa que puede ser irritante si entra en contacto con mucosas. Y además, puede ser tóxica en caso de ser ingerida. Pero no es cierto que su orina cause ceguera y no le hacen nada malo a las personas; de hecho los sapos son muy beneficiosos para la salud, ya que son grandes controladores de invertebrados (mosquitos, cucarachas, caracoles, entre otros) nocivos tanto para humanos como para las plantas.

"Tomar al revés para cortar el hipo"

Cómo hacer para tomar al revés.


El hipo se origina por una respiración súbita del aire provocada por la contracción espasmódica, involuntaria y generalmente repetitiva del diafragma y los músculos intercostales. La contracción del diafragma, un músculo fundamental –sin él nos resultaría imposible respirar- es la que genera el extraño ruido y presión que sentimos cuando tenemos hipo.


La contracción y relajación del diafragma está controlada por el llamado nervio frénico. Sin embargo, cuando este órgano envía sus impulsos de forma equivocada, entonces el diafragma se contrae repentinamente y causa una inspiración súbita anormal y también provoca que la glotis se cierre. Así es que como surge el hipo.


Aunque muchos aseguran que "beber agua de un vaso al revés" (es decir, apoyar los labios en el borde más lejano a la boca e inclinarse hacia adelante) es una solución infalible, sería poco efectiva, ¡pero cierta! Es posible que funcione porque al ingerir un líquido se deja de respirar momentáneamente y se reinicia posteriormente el ciclo respiratorio.

"Para evitar la lluvia, clave un cuchillo en la tierra"

El cuchillo clavado en la tierra evitaría la lluvia y con la cruz de sal podría ser más efectivo.


Quizá esta sea el más popular de todos los rituales para evitar que llueva y para que sea efectiva es necesario clavar un cuchillo en la tierra: puede ser en el jardín o en una maceta, aunque según la creencia cada variación puede hacer más o menos falible el ritual.


El mito dice que debe practicarse justo en el momento en que aparezca la primera nube y con el cuchillo clavado se evitará que la nube se acerca a tu casa. Incluso si se hace una cruz de sal, tiene aún mayor precisión.


Esta práctica era muy conocida en diversas partes de México donde los agricultores (muchos de ellos de tribus con rituales chamánicos como los Yaquis, del estado de Sonora) tenían que proteger sus cultivos.


"¿Orzuelo?, con un anillo de oro se cura"

Lo realmente efectivo contra el orzuelo es la aplicación de calor.


Los orzuelos causan una inflamación en el ojo y pueden provocar molestias como picazón, enrojecimientos y dolor. Se afirma que al frotar un anillo de oro sobre la zona afectada -mágicamente- el orzuelo se va. La afirmación es parcialmente cierta.


La creencia que relaciona al uso del anillo de oro para curar los orzuelos se basa en que al frotar el anillo éste se calienta y da calor a la zona afectada, lo cual puede ayudar a resolver el problema rápidamente.


Lo cierto es que lo que realmente ayuda a curar un orzuelo es el calor, pero poco tiene que ver el material del anillo.

"Para evitar que los niños y niñas tengan tos de noche, cortá una cebolla y dejala en la habitación"

¿Ayuda la cebolla para evitar la tos en los niños?


Es muy común que en época invernal los niños y niñas que están escolarizados sufran tos. Por lo general, los ataques de tos se manifiestan con mayor vehemencia por las noches y atenta contra el descanso de los más chicos. Y los padres y madres se ponen muy nerviosos.


Una cebolla cortada a la mitad o en cuartos en la habitación de los niños evita que tengan tos, dice la máxima, remedio de la abuela. La cebolla es un alimento que cuando lo cortamos en trozos pequeños y lo colocamos cerca de nosotros ayuda a mantener el aire húmedo, lo cual contribuye con la expectoración y el alivio de los síntomas.


Además, este alimento es bactericida por lo que ayuda a fluidificar el moco. Por ello, siempre y cuando se tolere el olor, se puede colocar un plato de cebolla picada en la habitación. De todas formas, funciona como paliativo durante algunas horas, el niño o la niña pueden conciliar el sueño en ese lapso, pero no se curan: por eso siempre es fundamental consular con el médico pediatra de cabecera.


"El hechizo del congelador"


La denuncia de Luciana Salazar

Uno de los más conocidos "trabajos" es el "hechizo del congelamiento". Se llama así porque lo que hace es congelar y detener una situación generalmente desagradable. Frena a una persona y la mantiene sin avanzar. Se realiza con pocos elementos: un papel, un lápiz, un vaso o recipiente y agua.


En el papel se escribe el nombre de la persona y se coloca dentro del vaso o recipiente con agua. Se lleva al freezer y se lo deja durante el tiempo en que se quiera mantener ese efecto maligno.


Esoterismo puro, magia blanca o una cuestión de fe. El caso más conocido es el de Luciana Salazar que en plena pelea con su ex pareja, el expresidente del Banco Central, Martín Redrado, "denunció" en su cuenta de Twitter que el economista tenía en su congelador un papel con el nombre de Luli.

"Enganchar los pulgares para evitar que un perro haga caca"

Perro


No hay Google, ni veterinario que aguante. Creer o reventar. ¿Por qué alguien va a querer que un perro no haga sus necesidades? Puede que un vecino esté cansado de limpiar los desechos de las mascotas ajenas, pero en realidad se trata de un experimento de los chicos y chicas del barrio, que -aseguran- es infalible.


Hay que ser preciso, cuando un perro se prepara para defecar hay que enganchar los dedos, aunque existen varias teorías: según la zona se usan los pulgares, los índices o se cruzan los dedos de ambas manos. Y mientras se realiza ese movimiento mirar fijo al perro en cuestión.


No hay estadísticas, pero muchas veces funciona. ¿Será porque el perro se inhibe o se trata de un intercambio de energías con el animal? No hay respuestas empíricas -otra vez- pero es uno de los mitos populares barriales que más fronteras trascendió.


"Dar vuelta la tapa de la pava hace aparecer cosas perdidas en la casa"

Hay que dar vuelta la tapa de la pava o el mate.


Extracto del libro "El Mate, Vocabulario y Refranero", de Francisco N. Scutellá: "Mire muchacho, cuando no hay plata en una casa, a la noche, cuando ya no hay más nada que hacer, cuando ya se fue el último a dormir, antes de acostarse ponga agua nueva en la pava, hasta la mitad. Es muy importante que el pico esté en dirección de la puerta principal, la que más se usa en la casa, no importa que haya paredes de por medio, la magia lo puede todo. Haga hervir el agua a borbotones, y cuando está así, sin tocar la pava, apague el fuego; después sin hacer otra cosa, apague la luz y se va a dormir. Al día siguiente ocurrirá algo muy bueno para el que lo haga, pero no se olvide m'hijo, si tiene alguna platita escondida o de verdad no le hace falta, ¡la magia no funciona! (...) Y cuando pierda las tijeras, las llaves o el lápiz, vaya y dé vuelta a la tapa de la pava o ponga boca abajo un mate viejo y salga a buscar otra vez, ¡seguro encuentra!".


El mito de la tapa de la pava viene del campo donde las creencias populares como la "luz mala" o "el chupacabras" son verdades absolutas.


"Se te cae sal, hay que tirar por el hombro izquierdo"

Judas y la sal derramada en "La última cena", de Leonardo da VInci.


Es una de las supersticiones más conocidas: si la sal se derrama, se augura mala suerte. Para remediar la mala fortuna, usualmente se recomienda tirar sal sobre el hombro izquierdo con la mano derecha para cegar al diablo y llamar a la buena suerte.


Una de las explicaciones más difundidas de esta leyenda es que Judas derramó la sal durante La última cena. El cuadro de Leonardo da Vinci muestra a Judas Iscariote derramando un salero. Sin embargo, antiguamente la sal era un bien preciado por su utilidad para conservar alimentos, por lo que derramarla era un símbolo de problemas.


***

Tapar el vaso con una servilleta, poner un billete de un dólar en la billetera para atraer la buena suerte, cuando mirás la hora y coincide el número de la hora y el minuto; cuando te pica la oreja o la nariz; gato negro, la escalera... Hay muchos más mitos y leyendas urbanas: ¿conocés alguna? ¿Es infalible?

Comentarios