San Juan 8 > A un click

Crearon un sistema para detectar alimentos en mal estado con el celular

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, presentaron en sociedad su nuevo invento: una nariz electrónica diseñada para reconocer alimentos en mal estado, un proceso que se realiza desde el smartphone. Según explican los especialistas, el sistema se basa en el mismo principio que el olfato humano.

Sin embargo, este mecanismo se apoya más en la información visual que en la olfativa. Los alimentos perecederos usualmente ofrecen pistas visuales cuando comienzan a pudrirse, aunque esos indicios no siempre son identificables a primera vista. En ese sentido, la idea es que el dispositivo lea un código de colores en la comida que cambia según su estado. ¿Qué ocurre que el olor? En muchas ocasiones es disimulado por los envases.

Te puede interesar...

 Embed      

Por eso, la propuesta es incluir sensores en dichos envases que reaccionan a los compuestos que se producen durante la descomposición. Esos implementos interactúan con una app que modifica el color en un código de barras y de esa forma indica el estado de los productos. En la pantalla del celular aparecerá entonces una suerte de indicador de frescura, que se muestra luego de un escaneo de 30 segundos.

En la práctica, proponen que el usuario emplee su teléfono para apuntar a productos (por ejemplo en un supermercado) para de esa forma conocer su estado. Obviamente, también serviría para los alimentos que tenemos en la heladera de casa. El principal escollo reside en el siguiente punto: todos los fabricantes deberían sumarse a una suerte de estándar, incluyendo los mencionados sensores en los envases.

Sin embargo, los científicos muestran optimismo: “El código de barras colorimétrico se puede producir en masa fácilmente; además los componentes son biodegradables y no tóxicos. Esperamos que este sistema sea ampliamente utilizado en la industria alimentaria y por el público. Ofrece a los consumidores y a todos los interesados en la cadena de suministro de alimentos una forma de monitorear y evaluar la frescura de los alimentos y establecer la confianza del público”, señalan.

En un paper (podés leerlo completo en este enlace, en inglés) notan que su nariz artificial consiguió un 100% de efectividad al evaluar alimentos putrefactos, y que el porcentaje se ubicó en el rango del 96% al 99% al identificar productos aún frescos aunque no completamente.

Fuente: tn