A un click
Sábado 16 de Marzo de 2019

Con hijos no se pude dormir bien hasta que cumplan seis años

Una investigación asegura, además, que el descanso de las mujeres se ve más afectado que el de los hombres.

Un famoso sketch de Les Luthiers decía que "los hijos son la alegría de la vida". Si bien no dudamos de esa afirmación, esta vez no tenemos buenas noticias para darte. Es que investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido), el Instituto Alemán de Investigación Económica y la Universidad del Oeste de Virginia (Estados Unidos) averiguaron cómo afecta la llegada de un hijo al sueño de sus papás y cuándo se normaliza la situación.

De acuerdo a los resultados publicados en la revista científica Sleep, tanto la satisfacción como la duración del sueño se ven severamente afectadas luego del nacimiento de un bebé. El mayor declive de estos factores se produce cuando el pequeño retoño tiene 3 meses.

En cuanto al género, el estudio señaló que las mujeres se ven más perjudicadas que los hombres, independientemente de que estén o no amamantando. En este sentido, ellas pierden en promedio una hora de sueño por noche, en comparación con el tiempo que dormían antes del embarazo. Los hombres, solo 15 minutos.

Hasta acá, los resultados resultan conocidos, sobre todo si tuviste hijos. Sin embargo, hay una conclusión más que hasta sorprendió a los científicos. Los patrones del sueño de los padres no regresan a la normalidad hasta que los chicos llegan a los 6 años.

"Nuestros resultados evidencian una realidad: que las mamás aún ocupan con mayor asiduidad el rol de cuidadoras principales, en comparación con los papás", consideró Sakari Lemola, uno de los autores del trabajo, en diálogo con medios extranjeros. Sin embargo, "tanto las mujeres como los hombres se ven privados de sueño por un período de hasta seis años después del nacimiento", añadió.

Claro que el tiempo promedio que se pierde por noche no es constante. A medida que los hijos crecen, la pérdida de sueño disminuye. Cuando los chicos tienen entre 4 y 6 años, los papás siguen con una merma de 15 minutos pero las mamás mejoran su situación: su promedio ya es de 20 minutos menos de descanso que antes del embarazo.

"Los efectos a corto plazo del nacimiento ya eran conocidos y nuestra investigación los confirmó. Lo que no esperábamos era que los problemas de descanso se mantuvieran por seis años", confesó el científico.

Dado que hoy es el Día Mundial del Sueño, no queremos desvelarte con esta información. Un dato alentador del artículo es que el declive en el descanso afecta más a los padres primerizos que a aquellos que ya tienen hijos. Pero si esto no es suficiente, aquí podrás encontrar cinco trucos para que los chicos se duerman y siete reglas de higiene del sueño para aplicar en los adultos.

Acordate que la falta de descanso puede traer problemas de salud, sobre todo en lo que al corazón se refiere. Si después de esto aún tenés inconvenientes para conciliar el sueño, podés probar el método científico que usan los soldados estadounidenses para dormirse en menos de dos minutos.


Fuente: Tn

Comentarios