San Juan 8 > A un click > ciudad del futuro

Cómo es la ciudad del futuro que no tendrá autos ni rutas

Se trata de un proyecto de "smart city" en Arabia Saudita. Propone una ciudad de un millón de habitantes y 170 kilómetros de longitud, con comunidades hiperconectadas, espacios naturales y energía renovable.

En el siglo XXI todo es posible. La pandemia por el COVID-19 ha forzado al ser humano a conectarse aún más con la tecnología. Los valores también han mutado con el paso del tiempo. La idea de sustentabilidad, energía renovable y cuidado del medio ambiente, son temas que realmente preocupan a las nuevas generaciones. No obstante, la mayoría de las ciudades del mundo no están diseñadas para la conservación del planeta. Muy por el contrario, generan basura y contaminan los recursos naturales, indispensables para la vida.

Arabia Saudita es uno de los países que ya piensa en la ciudad del futuro que, lejos de todos los efectos negativos que provoca la vida urbana en el mundo, propone una ciudad ecológica , accesible e inteligente. Se trata de “The Line”, una smart city de un millón de habitantes y 170 km de longitud, libre de autos y rutas, con múltiples comunidades hiperconectadas, espacios naturales y transitables, y energía 100% renovable.

Te puede interesar...

Ese país acaba de presentar, dentro del proyecto NEOM, una smart city sostenible, interconectada, accesible, eficiente, interactiva y tecnológica, “una revolución en la vida urbana nunca vista hasta ahora”. La misma está ubicada en el terreno bautizado como NEOM, uniendo la costa del Mar Rojo con las montañas y los valles superiores del noroeste de Arabia Saudí. Allí, no habrá autos, rutas ni ninguna emisión de carbono.

Se trata de una región en el noroeste de Arabia Saudita, próxima al Mar Rojo, que se está construyendo desde cero para una ciudad del futuro. (Foto: Archivo)

Esta ciudad preserva el 95% de los recursos naturales. El propio príncipe heredero y presidente de la junta directiva de NEOM, Mohammed Bin Salman, presentó a esta ciudad como una evolución en la forma de vida humana: “Se trata de la primera vez en 150 años en la que se diseña un importante desarrollo urbano en torno a las personas, no en torno a las carreteras”, explicó en un comunicado.

Sin dudas, el mundo se está preparando para las nuevas necesidades. Los problemas ambientales han sido en las últimas décadas temas muy importantes de agenda en la política mundial. La idea de restructurar las grandes ciudades del mundo y generar nuevos espacios habitables libres de polución, es un desafío global para el cual los gobernantes deberán estar preparados.

En ese sentido, Arabia Saudita ya analiza estos cambios que marcarán un antes y un después en la historia de la humanidad. La ecuación de una forma de vivir hiperconectada y simple con el cuidado y preservación del ambiente, será el gran desafío de la política mundial.

De acuerdo a lo comunicado por Mohammed Bin Salman, esta ciudad futurista ofrecerá todos los servicios cotidianos esenciales como escuelas, clínicas médicas, instalaciones de ocio, así como espacios verdes, entre otros. Su principal beneficio será la cercanía. Eso permitirá que no sean necesarios los automóviles, sino que sus habitantes podrán movilizarse a pie en poco tiempo. “Se trata de un cinturón de 170 kilómetros de desarrollo urbano construido alrededor de la naturaleza y no sobre ella”, lanzó el príncipe heredero.

En este sentido, “The Line” abordará algunos de los desafíos más urgentes a los que se enfrenta el planeta, como el cambio climático, la expansión urbana, la congestión del tráfico y la desconexión social. Como objetivo tiene crear 380 mil puestos de trabajo, estimular la diversificación económica y contribuir con 180 mil millones de SAR (unos 39.800 millones de euros) al PIB nacional para 2030.

“A lo largo de la historia, las ciudades se construyeron para proteger a sus ciudadanos. Después de la Revolución Industrial, las ciudades priorizaron a las máquinas, los automóviles y las fábricas por encima de las personas”, sostuvo Mohammed Bin Salman.

En las ciudades que se consideran las más avanzadas del mundo, la gente pasa años de su vida desplazándose: “Para 2050, la duración de los viajes diarios se duplicará. Para 2050, mil millones de personas tendrán que reubicarse debido al aumento de las emisiones de CO2 y del nivel del mar. El 90% de las personas respiran aire contaminado”, continúo el príncipe heredero quien además se planteó: “¿Por qué deberíamos sacrificar la naturaleza en aras del desarrollo? ¿Por qué deben morir siete millones de personas cada año a causa de la contaminación? ¿Por qué deberíamos perder un millón de personas cada año debido a accidentes de tráfico? ¿Y por qué deberíamos aceptar perder años de nuestras vidas viajando?”.

En esa línea, Mohammed resaltó la necesidad de transformar el concepto de ciudad convencional en una futurista mejor para la vida humana y el planeta. Esta nueva ciudad evitaría los problemas del tránsito, facilitaría la movilidad de las personas y le brindarías a los habitantes la oportunidad de recuperar el tiempo perdido para dedicarlo a la salud y el bienestar. Por eso, se espera que en “The Line” ningún viaje dure más de 20 minutos.

De acuerdo a lo expresado por Arabia Saudita, esta smart city tendrá comunidades cognitivas, impulsadas por la Inteligencia Artificial (IA). De esa manera, las personas aprenderán más fácilmente formas predictivas de hacer la vida más fácil y, por ende, tendrán más tiempo libre de ocio, sin perjudicar a las empresas. Su rendimiento y tiempo será más productivo, tanto para ellos como para las compañías.

"The Line" tiene como objetivos cuidar el medio ambiente, generar puesto de trabajo y mayor productividad gracias a la Inteligencia Artificial. Además, busca cercanía, para que sus habitantes se movilicen a pie sin perder tiempo de ocio en sus vidas. (Foto: NEOM)

Se estima que en esta nueva ciudad futurista, el 90% de los datos disponibles se aprovecharán para mejorar las capacidades de infraestructura, mucho más allá del 1% que normalmente se utiliza en las ciudades inteligentes existentes. Los integrantes de los proyectos de NEOM, informaron: “Estas comunidades empoderadas por la IA aprenderán y se desarrollarán continuamente, ofreciendo a los residentes y empresas servicios en constante mejora y productividad”.

Otro de los puntos clave de estas ciudades inteligentes será su compromiso por la ecología y el cuidado del medio ambiente. Según informaron los propulsores de este proyecto, “The Line” comprenderá desarrollos urbanos con carbono positivo impulsados por energía 100% limpia, proporcionando entornos libres de contaminación, más saludables y más sostenibles para los residentes.

En ese sentido, el 95% de la tierra de NEOM se conservará para mejorar la habitabilidad de los residentes y la protección del medio ambiente. La ciudad estará rodeada de espacios abiertos naturales, restaurando la relación de la humanidad con la naturaleza. Asimismo, cada comunidad será autosuficiente: es decir, usará solamente energía renovable, eliminando emisiones y reducción de la huella de carbono.

¿Qué es NEOM?

Es un proyecto que significa “nuevo futuro”. Se trata de una región en el noroeste de Arabia Saudita, próxima al Mar Rojo, que se está construyendo desde cero como un laboratorio viviente. Sus promotores explican que “será el hogar y el lugar de trabajo de más de un millón de residentes de todo el mundo e incluirá pueblos y ciudades, puertos y zonas empresariales, centros de investigación, lugares deportivos y de entretenimiento y destinos turísticos”. El desarrollo de NEOM ya está en marcha y la construcción inicial de “The Line” comenzará el primer trimestre de 2021.

Las smart cities, el cambio que se avecina

TN.com.ar habló sobre estas ciudades del futuro con Marcelo De Vincenzi, vicerrector de Gestión y Evaluación de la Universidad Abierta Interamericana (UAI) y decano de la Facultad de Tecnología Informática de dicha universidad, quien explicó que “las ciudades del futuro son las del presente con los aportes y transformaciones de sus habitantes”. Para el especialista, el confinamiento -producto de la pandemia que afectó al mundo entero- “ha puesto a prueba nuestra creatividad para incorporar la tecnología para virtualizar nuestros procesos cotidianos tantos laborales y productivos como los educativos y la hogareños”.

Al respecto, sostuvo: “Tenemos una oportunidad única de formalizar la incorporación de esta tecnología disruptiva que hemos experimentado transformando los tradicionales procesos y así crear una nueva realidad híbrida, inclusiva y responsable en el cuidado del medio ambiente. Estos proyectos de transformación son producto de necesidades coyunturales como el caso de algunas ciudades de Arabia Saudita y otros, por convencimiento de que es el mejor camino a seguir, aunque sus comienzos sean graduales”.

En lo que refiere a la Ciudad de Buenos Aires, afirmó: “En CABA y muchas ciudades importantes de la Argentina como Rosario y Córdoba vemos un periódico avance hacia la incorporación de tecnologías disruptivas en los procesos administrativos, mesas de ayuda a ciudadanos, seguridad, trasporte, control de tránsito, recolección de basura, entre otros. Entiendo que vamos en el buen camino de hacer nuestras ciudades más inteligentes y solo faltaría fortalecer la intencionalidad política y asignación de partidas presupuestarias para acelerar la concreción de nuevos proyectos, ya que las universidades - tanto públicas como privadas- cuentan con recursos intelectuales capaces de relevar, analizar, crear, implementar y auditar tecnologías emergentes y disruptivas. Además, los profesionales del área, están dispuestos a colaborar en la construcción de las smart cities”.

Sin embargo, De Vincenzi aclaró que Arabia Saudita es un país que comienza una ciudad inteligente con un lienzo limpio, ya que tienen desiertos. “Nosotros tenemos ciudades con educaciones y urbanizaciones históricas que debemos preservar”, concluyó.

FUENTE: TN