Comscore

A UN CLICK

El calentamiento global amenaza a la Bóveda del Fin del Mundo

Es el almacén del mundo. La gran instalación subterránea en la que se guardan más de un millón de semillas debe mantener en su interior unos 18 grados bajo cero, lo que se complica con el aumento de la temperatura exterior.

La temperatura óptima en el interior de las instalaciones del Banco Mundial de Semillas de Svalbard (Svalbard Global Seed Vault) es de unos 18 grados bajo cero.

En condiciones normales, esta temperatura es fácil de mantener porque este gran almacén subterráneo conocido popularmente como la Bóveda del Fin del Mundo (Doomsday Vault) se encuentra en la isla noruega de Spitsbergen, en el archipiélago Svalbard, enNoruega, a unos 1.300 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico.

El interior de la roca enfriada durante miles de años y el permafrost de las capas superficiales sirven de aislante para este depósito en el que se conservan más de un millón de muestras de semillas de todo el planeta, con el objetivo de garantizar su supervivencia ante cualquier eventualidad o catástrofe.

La catástrofe global más inminente -con permiso del coronavirus-es el cambio climático y la Bóveda del Fin del Mundo está notando ya sus efectos: la última semana de julioen esta zona de Svalbard superaron temperaturas de 20ºC y las imágenes difundidas en los últimos días muestran la entrada a estas instalaciones totalmente descubierta de hielo.

El archipiélago Svalbard tenía hasta ahora un récord histórico (desde que se tienen datos de este tipo con aparatos homologados) de 21,3ºC, establecido el verano de 1979.

Entre el 20 y el 24 de julio de este año, los termómetros marcaron en esta isla nórdica niveles de 21,2 ºC y el 25 de julio, el Instituto Meteorológico de Noruega (IMN) informó en su cuenta en Twitter que la pequeña ciudad de Longyearbyen, el único asentamiento humano cercano a la Bóveda del Fin del Mundo, había alcanzado los 21,7ºC.

Consecuencias de un termómetro que sube

El nuevo récord de Svalbard todavía está lejos de los 38 ºC que se registraron en junio en Verjoiánsk, una ciudad rusa ubicada al norte del Círculo Polar -considerada una de las poblaciones más frías del mundo- pero es una clara muestra del especial impacto que está teniendo el cambio climático en esta zona especialmente sensible del planeta.

El estudio científico Climate in Svalbard 2100 publicado en 2019 por el propio IMN recordaba que entre 1971 y 2017 la temperatura media de este archipiélago ha aumentado casi 5 grados. En el horizonte del 2100 marcado en este estudio, la previsión es que -si la tendencia actual se mantiene- Svalbard tenga temperaturas medias de hasta 10 grados por encima de lo habitual a mediados del siglo XX.

La temperatura exterior es sin duda un factor de riesgo para la integridad del almacén de semillas. La instalación está preparada para mantener la refrigeración interior y conservar millones de muestras durante siglos pero es evidente que las condiciones externas dificultan esta labor.

En 2016 se detectaron, por ejemplo, diversas filtraciones de agua en algunas de las zonas de aislamiento de las semillas. El deshielo estaba alterando la integridad de la roca y las galerías empezaban a inundarse por lo que se llevaron a cabo trabajos de reparación y refuerzo de la integridad del almacén.

Los responsables de las instalaciones no han difundido en su página en internet ningún comentario sobre la situación actual pero las imágenes difundidas en los últimos días dejan abierta la incógnita sobre la estabilidad de este almacén construido para mantener a salvo la riqueza de semillas de nuestro planeta y, por tanto, la seguridad alimentaria de la humanidad.

Joaquim Elcacho, La Vanguardia.