San Juan 8 > A un click

Armó una obra de arte con más de 6 mil "cubos mágicos"

Giovanni Contardi es un artista italiano que hace sus obras utilizando cubos Rubik. En su último trabajo, y para celebrar los cuarenta años de este particular rompecabezas, creó un mosaico inspirado en la mitología griega con más de 6000 piezas y en tan solo 16 horas.

Giovanni aprendió a armar cubos Rubik en 2009 y para 2011 ya estaba participando en el campeonato mundial de cubo Rubik. Si bien ese año no ganó la copa, logró quedar en segundo lugar. Hoy en día ya cuenta con 60 récords nacionales, 9 récords europeos y tres récords mundiales, y se dedica a crear obras de arte utilizando la combinación de blanco, rojo, azul, naranja, verde y amarillo que le aportan los cubos. En su obra más reciente, unos días antes de que se celebre la final del campeonato mundial de este año, 2020, decidió recrear a Atlas cargando con el mundo. Según la mitología griega, Atlas fue condenado por Zeus a cargar con el cielo sobre sus hombros.

Te puede interesar...

 Embed      

Contardi decidió darle su propio estilo a la conocida obra y en vez de hacerlo cargar con el “mundo celestial”, Atlas lleva sobre sus hombros un cubo Rubik ya resuelto pero con algunos niveles desalineados. El total de las piezas que fueron utilizadas para la creación de la obra fueron 6111 y permitió que el artista también rompiera un récord personal. “Este mosaico es bastante especial por diferentes razones. Primero, no es un retrato y, segundo, son 6111 cubos Rubik, que es la (obra) más grande que he hecho en menos de 24 horas“, declaró el artista a Red Bull, en el marco de la competencia por la copa mundial.

En otras situaciones Contardi ha creado retratos de diferentes artistas o personalidades conocidas mundialmente. Entre ellas se encuentran Amy Winehouse, Billie Eilish, Rihanna, John Lennon y Justin Timberlake, por nombrar algunos. “Me llevo algo de 16 horas y la parte más difícil fue mantenerme enfocado durante todo ese tiempo“, agregó Giovanni. También explicó que otra parte que que dificultaba la concentración era tener que intentar hacer a un lado el dolor de sus piernas.

“Yo no invente este tipo de arte, pero encontré mi propio estilo y fui lo suficientemente afortunado para convertirlo en mi trabajo“, finalizó el joven de 26 años.

Fuente: intriper