A un click
Lunes 15 de Enero de 2018

Apurate: los chicos tardan este tiempo en aburrirse cuando vuelan

Lo midió un estudio conjunto entre una universidad británica y una aerolínea. Consejos de una psicóloga especializada en aburrimiento.

El sueño de todo padre que encara vuelos largos con hijos chicos: que se duerman apenas suben y despierten en el aterrizaje. Si eso no es posible, al menos que se comporten civilizadamente. Para lograrlo echan mano a diferentes tácticas, como levantarlos temprano y evitar las siestas el día del viaje, les ofrecen tablets y celulares sin límites, cuadernos y lápices, y los encomiendan al entretenimiento de a bordo. Pese a todo, un estudio realizado en conjunto por una universidad británica y una aerolínea internacional arrojó que los menores de 12 años que realizan trayectos de larga distancia se aburren y comienzan a molestar a los 49 minutos de iniciado el viaje.

La psicóloga y especialista en aburrimiento en la Universidad de Lancashire, Sandi Mann, quien trabajó junto a la aerolínea Fly Emirates en la elaboración del estudio que estableció un Cociente de Aburrimiento Infantil (CAI), señaló que el trabajo incluyó el análisis de más de 2.000 padres con hijos menores de 12 años en en el Reino Unido y la observación de los chicos.

La investigación, según la especialista, permitió comprobar que el 64% de los padres se preocupa por entretener a sus hijos durante los vuelos y que el 43% está preocupado por el aburrimiento y el estrés de los más chicos en los aviones, lo que se traduce en molestias al resto de los pasajeros.

Entre las técnicas más utilizadas, cuatro de cada 10 padres que participaron del estudio ofrecen premios para evitar el aburrimiento a bordo, un tercio permite el uso de aparatos electrónicos, el 27% ofrece juguetes nuevos y una minoría (16%) los hace quemar energías con juegos o caminatas antes del embarque. "Apenas un 7% de los padres no tiene en cuenta este problema, se relaja y permite que sus hijos adopten cualquier conducta", reconoce la especialista.

¿Los más inestables? Los chicos de entre tres y cuatro años. "Por eso hay que tener especial cuidado con ellos", sostiene Mann. "Sus padres tienen que percibir que sus hijos son físicamente muy activos, ganan independencia y necesitan elementos más sofisticados para ser entretenidos que cuando eran más pequeños".

Qué hacer

La proyección de películas logra mantener la atención de los menores de cuatro años por unos 40 minutos y la de los chicos de hasta 12 durante casi dos horas, y por ese motivo son muy efectivas para combatir el aburrimiento durante los vuelos largos.

Los juegos en dispositivos inteligentes o a través del sistema de entretenimiento de a bordo logran captar la atención de los menores de cuatro años durante 30 minutos y la de los de hasta 12 por dos horas, según el estudio.

Las actividades creativas, como el dibujo, son las más utilizadas para calmar la ansiedad de los niños de hasta nueve años, mientras que los libros para colorear y stickers tienen un encanto especial para los menores de dos.

Mann puntualizó que "los niños muy pequeños no necesitan juguetes muy sofisticados para viajar en avión y se divierten con elementos del entorno, incluidas las personas y, por supuesto, sus padres".

"Jugar al "veo-veo" o caminar regularmente por los pasillos de los aeropuertos son actividades recomendables para que los niños pequeños hagan ejercicio y para que los bebés cambien el entorno visual y se relajen", agregó.

Por su parte, el supervisor de cabina de la aerolínea Fly Emirates, Jade Cobbs, expresó que "los padres tienen mucho temor por el comportamiento de sus hijos en los vuelos largos", aunque minimizó esa problemática porque todas las compañías están preparadas para enfrentar ese tema. "Los padres tienen que avisar al personal de la tripulación y ese problema se resuelve fácilmente con la instrumentación de paquetes de actividades o con la proyección de programas de televisión y de películas familiares", subrayó.

En ese sentido, la referente médica de la empresa de asistencia al viajero Assist-Card, Eliana Reyes, consideró que "más allá de todos los entretenimientos, la contención de los padres es la clave para evitar el aburrimiento de sus hijos".

"Esto implica escucharlos con atención, explicarles con claridad los límites y hacerles entender que las rispideces que se pueden producir antes de un vuelo son fácilmente controlables", resaltó.

Fuente: Télam

Comentarios