A un click
Viernes 23 de Marzo de 2018

Alarma: tres de cada diez conductores usan el celular en el semáforo

La naturalización por parte de los automovilistas del uso del teléfono es una infracción que pone en riesgo la vida propia y las de los otros

Recientes estudios alertan sobre la naturalización por parte de los automovilistas del uso de teléfonos mientras conducen. Su prohibición no desalienta esta práctica que pone en riesgo la seguridad de todos.

La vida moderna pareciera no contemplar nuestra escisión del celular. Como si fuera un apéndice del cuerpo, el teléfono vuelve al usuario cada día más dependiente de su uso. La posibilidad de estar siempre comunicados e informados de lo que sucede genera una subordinación que, al volante, puede llegar a ser temeraria y hasta trágica.

La poca conciencia de esta dependencia adquiere en las calles ribetes naturalizados por demás problemáticos: durante los segundos en los que el conductor permanece detenido en el semáforo estima ganar tiempo al chequear un whatsapp, enviar audios, contestar un mensaje, leer mails, constatar las redes sociales. Estar al tanto, mantenerse comunicado, genera una necesidad que pone en peligro la vida de los demás, la de su familia y la suya.

El 33 por ciento consulta el celular

Recientes estudios del Observatorio Vial de Cecaitra (la Cámara que agrupa a los productores de software vial) indica que el 33 por ciento de los conductores reconoce mirar su celular habitualmente cuando se detiene en los semáforos. Incluso muchos desconocen su prohibición.

Su empleo, está comprobado, favorece siniestros e interrumpe la onda verde, provocando más congestión en un tránsito ya de por sí caótico.

El mismo Observatorio también dio a conocer que ocho de cada diez personas estiman que durante el último año aumentaron los siniestros viales en la ciudad donde viven. El poco apego a las normas y las prácticas temerarias o criminales, como no respetar las velocidades máximas, sobrepasar con doble línea amarilla, no respetar los semáforos o la señal de "Pare" o manejar alcoholizados, suman preocupación y obligan a tomar conciencia.

La sociedad convive con una verdadera "epidemia de siniestros viales" a escala global según establece desde hace años la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El uso de celulares, ya sea al manejo o detenidos en los semáforos, en vez de morigerarse con la toma de conciencia se incrementa de la mano del uso moderno del aparato. Tomar verdadera noción de la gravedad del asunto ayudará a desalentar estas prácticas, de la que cual el conductor no toma noción, y que ponen en riesgo la seguridad de todos.

Comentarios