San Juan 8 > A un click > aguinaldo

Aguinaldo: las cinco opciones para cuidarlo

 Con ese dinero "extra", que representa la mitad de la mayor remuneración percibida en el semestre, muchos aprovechan para saldar deudas, otros para realizar un gasto demorado y algunos buscan opciones para invertir aunque sea una parte.

Por estos días, los trabajadores en relación de dependencia empezaron a percibir el medio aguinaldo, cuya fecha máxima de cobro es el próximo miércoles 30. Con ese dinero “extra”, que representa la mitad de la mayor remuneración percibida en el semestre, muchos aprovechan para saldar deudas, otros para realizar un gasto demorado y algunos buscan opciones para invertir aunque sea una parte.

En ese contexto, es que la principal duda es cómo hacer para que ese medio sueldo anual complementario no pierda contra la inflación o los saltos del dólar. Al respecto, en el mercado local existen diferentes instrumentos financieros para lograr alguno de esos objetivos. Todo dependerá de los montos y el nivel de riesgo al que el interesado esté dispuesto a enfrentarse.

Te puede interesar...

Los expertos consideran que entre aquellos que tengan margen con el aguinaldo, los más conservadores irán al dólar. En parte, esa presión se sintió en los últimos días con las cotizaciones del mercado paralelo en máximos de ocho meses. El blue cerró el viernes en $174, un salto que lo ubica como la opción más cara del mercado tras meses de ser la más conveniente.

Sin caer en el mercado informal, que es ilegal, y con el grifo del dólar oficial prácticamente cerrado (por la limitación de US$200 por persona por mes y una serie de impedimentos para acceder), el inversor puede buscar cubrirse con el dólar MEP, el tipo de cambio al que se accede a través de la compraventa de activos financieros, es una alternativa sin restricciones de acceso, aunque con el costo de las comisiones que cobre la sociedad de bolsa o el banco que gestione la operatoria a través de una cuenta comitente.

En tanto para quien busque ganarle a la inflación, las opciones más al alcance de la mano del pequeño ahorrista o comerciante pueden resumirse en los plazos fijos ajustados por UVA, que deben conformarse con un mínimo de 90 días, recordó Diego Martínez Burzaco, head of Research de Inviu.

El menú también incluye los bonos atados a la evolución de los precios. Y otra alternativa aparece con los fondos comunes de inversión (FCI) ajustados por CER (coeficiente de estabilización de referencia). A grandes rasgos, un FCI invierte en ciertos instrumentos y cada inversor minoritario adquiere una cuotaparte de esta “inversión grupal”.

Existen diferentes opciones de inversión de acuerdo al presupuesto individual disponible. Maximiliano Donzelli, jefe de Research en invertirOnline, ejemplificó esas alternativas, que pueden resumirse de la siguiente manera:

Invertir el aguinaldo con hasta $20.000

Si se trata de un portafolio chico, con un presupuesto de hasta $20.000, el especialista recomienda los Fondos Comunes de Inversión (FCI), ya que permiten lograr una buena diversificación y un menor riesgo. En el mercado existen opciones de suscripción desde $100, sin costo por suscripción ni rescate.

Donzelli recomendó como alternativa para cubrirse de la inflación al “AdCap Balanceado II, que invierte el capital en Bonos CER. Si bien la suba de precios de mayo fue del 3,3% mensual, mostrando una desaceleración respecto a los niveles de los meses previos, las expectativas del mercado son que en los próximos meses se mantengan en el rango del 3% mensual”.

Además, puede, indicó, asignar una parte del capital a un Fondo que rinda más que un plazo fijo y que permite disponer del dinero de manera inmediata. En ese sentido, apuntó al FCI AdCap Renta Fija Argentina, que obtiene un rendimiento por encima de un plazo fijo, pero con baja volatilidad.

Invertir el aguinaldo con entre $20.000 y $50.000

Además de los dos FCI iniciales, el asesor recomienda sumar algunos activos particulares. Por caso, los Cedears -certificados de depósito de acciones de sociedades extranjeras u otros valores que no operan en el mercado local. Permiten adquirir, en pesos, títulos de gigantes mundiales.

“Tienen la ventaja que significa tener un activo en pesos, pero que tiene una vinculación con el tipo de cambio. Entonces, si el dólar se dispara, logramos estar cubiertos gracias a estos Cedears”, explicó Donzelli.

Para aquellos interesados en invertir en esos activos, el especialista planteó que los sectores financieros y de la energía resaltan en el actual contexto global y aparecen como mejor parados ante una alza de la inflación en Estados Unidos. A través de los Cedears se puede invertir en firmas financieras como Bank of America; JP Morgan; Wells Fargo; Goldman Sachs; Citi; o energéticas como ExxonMobil y Chevron.

Invertir el aguinaldo con más de $50.000

Para un portafolio de más de $50.000, aplican las anteriores opciones y se suman dos alternativas para el inversor. Si busca incorporar algo de riesgo local, pueden comprar acciones como YPF o Loma Negra. “Son interesantes debido a que han logrado una suba importante desde mitad de mayo, sin una corrección fuerte a posterior. Podrían ser una oportunidad, pero siempre sabiendo la volatilidad que presentan pensando a largo plazo”, indicó Donzelli.

Si el porfolio supera los $150.000 (unos US$1000), se puede comenzar a invertir en Estados Unidos, a través de la operatoria del dólar contado con liquidación (CCL), donde tanto los perfiles conservadores, moderados y agresivos pueden acceder a muchas alternativas para resguardar sus ahorros.

“Una buena opción es invertir directamente en el sector a través de ETFs, que son como Fondos Comunes de Inversión que operan en la Bolsa, y que tienen como objetivo replicar el rendimiento de un sector o índice en particular. Para este caso, podemos comprar VNQ, que es un ETF del sector inmobiliario que invierte en diferentes empresas cuyos ingresos provienen del alquiler de inmuebles. En caso de querer focalizar más la inversión, se pueden operar los activos que componen ese ETF”, completó el especialista.

Cómo se calcula el aguinaldo

Se trata del décimo tercer sueldo del año que se cobra en dos ocasiones. La primera vence a fines de junio; la segunda, el 18 de diciembre.

  • El importe a abonar en cada semestre es el 50% de la mayor remuneración mensual devengada por todo concepto dentro del semestre.
  • Se calcula sobre el sueldo bruto, pero también se le hacen los descuentos de jubilación y obra social, entre otros, por lo que luego se percibe neto.
  • Se tienen en cuenta las horas extras, las comisiones y otras remuneraciones variables, el rubro “A cuenta de futuros aumentos” y las prestaciones en especie (como la cesión de un auto de la empresa para fines particulares).
  • Quedan excluidos del cálculo las sumas “no remunerativas” (como bonos o complementos alimentarios, por ejemplo), las gratificaciones por única vez o las vinculadas a la extinción del contrato de trabajo y los viáticos.

¿Se retiene Impuesto a las Ganancias sobre el aguinaldo?

Si bien el aguinaldo puede sufrir retenciones por el Impuesto a las Ganancias, con la última modificación que se hizo a ese régimen tributario, estableció que estarán exentos quienes ganen hasta $150.000 brutos. Esos cambios se pusieron en marcha este mes.

¿Qué pasa con mi aguinaldo si no trabajé todos los meses del semestre?

Si un trabajador empezó o dejó un empleo a mitad del semestre, el empleador deberá liquidar el salario anual complementario por el monto proporcional a los meses trabajados en ese período.

¿Se puede pagar el aguinaldo en cuotas?

Ante la crisis económica y las restricciones vinculadas a la pandemia, algunas empresas advierten que tendrán que abonar el salario anual complementario de junio en más de una cuota. A grandes rasgos, esa posibilidad no está contemplada por la Ley de Contrato de Trabajo.

Sin embargo, una ley de 1995 otorga a las pequeñas empresas la posibilidad de abonar el salario anual complementario en tercios en lugar de mitades. Solamente aplica a las firmas de menor tamaño que desarrollen actividades en rubros donde los convenios colectivos de trabajo aceptan ese fraccionamiento en tres cuotas en lugar de dos.

¿Hay que pagar el aguinaldo al personal doméstico?

Sí. Como cualquier trabajador, el personal de casas particulares debe percibir el salario anual complementario. Cada mitad se abona en la última jornada laboral de junio y en la última de diciembre. Para calcularlo, se toma la mejor remuneración del semestre, se la divide por 12 y ese resultado se multiplica por la cantidad de meses trabajados en el período.

FUENTE: TN