País
Sábado 08 de Agosto de 2015

Ya hay un muerto y más de 1600 evacuados por las tormentas en Buenos Aires

Un niño de 11 años que se había caído a un arroyo desde un precario puente en el partido de Pilar fue encontrado sin vida en la tarde de ayer en la localidad de Maquinista Savio.  

Un muerto, más de 1.600 evacuados, rutas anegadas, y severos daños por el desborde de ríos y arroyos fueron el saldo en los distritos bonaerenses de Pilar, Luján, San Antonio de Areco y Arrecifes de las intensas lluvias registradas desde el miércoles último en la región.

La zona más afectada fue el partido de Pilar, donde alrededor de un millar de personas debió dejar sus hogares afectados por la crecida del río de los barrios Villa Verde, Río Luján, Amancay y Manzanares.

Un niño de 11 años que se había caído a un arroyo desde un precario puente en el partido de Pilar fue encontrado sin vida en la tarde de ayer en la localidad de Maquinista Savio.

Si bien la situación seguía siendo crítica en la región, ayer por la tarde el Comité de Emergencia de la Provincia de Buenos Aires informó que la cantidad de evacuados "disminuyó" con el correr de las horas y que "la situación está controlada".

El Comité informó que luego de evaluar la situación de los distintos distritos afectados se definieron varias acciones a seguir.

El Jefe de gabinete provincial, Alberto Pérez, instó a mantener hasta el miércoles al equipo provincial de emergencias atento a las distintas situaciones que puedan surgir, ya que los pronósticos del tiempo no son alentadores.

Según el relevamiento realizado por los bomberos, en San Antonio de Areco se registraron 300 evacuados, 200 en Luján y 130 en Arrecifes.

Las personas afectadas por esta situación pasaron la noche en centros municipales, gimnasios y escuelas, donde recibieron atención médica, alimentos calientes y ropas secas.

A raíz del temporal permanecía interrumpida al tránsito la ruta 9 en dos tramos, uno provocado por el desborde del arroyo Pesquera, en el kilómetro 77, y el otro por anegamiento en el kilómetro 119. Como consecuencia de la crecida del río Areco también se cortó el tránsito sobre la ruta 8, a la altura del kilómetro 88 y del kilómetro 114, donde se verificó una importante acumulación de agua, según informó la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Móviles del organismo montaron un operativo de asistencia y encauzamiento vehicular en la zona.

La mano de la ruta 9 que viene de Capital a Rosario está cortada en el kilómetro 77, a la altura de Campana, por lo que desvían los vehículos en el kilómetro 74 hacia la ruta 12 vieja, luego empalma con la ruta 193 hasta retornar la ruta 9. La mano que va desde Rosario a Capital está cortada en el kilómetro 109, a la altura de Lima, por lo que desvían los vehículos en el kilómetro 141, altura Baradero, hacia la ruta 41.

Como consecuencia del anegamiento de las rutas 8 y 9 los servicios de micros entre Buenos Aires y Rosario sufrieron demoras. Desde la estación de ómnibus Mariano Moreno se precisó que en la mayoría de los arribos se registraron demoras de más de dos horas por la mañana, lapso que se fue estirando durante la jornada y llegaba a las seis horas de retraso entrada la tarde y noche.

En la estación terminal hubo una mayor concurrencia de viajeros que de costumbre debido a que se había modificado el cronograma de partidas y llegadas, pero se precisó que no fue cancelado ningún viaje.

Vialidad Nacional informó que, en la mano hacia el noroeste de la ruta 9, se está desviando el tránsito a la altura de Campana. Para llegar a Rosario desde Buenos Aires, el camino sugerido por Vialidad es tomar en Campana hacia el norte por las rutas 6 primero y 12 después hacia el puente Rosario-Victoria. De todos modos, Ernesto Arriaga, vocero de Vialidad Nacional, recomendó a los viajeros "no iniciar un viaje sin informarse antes sobre el estado de las rutas a recorrer".

En Buenos Aires, intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, afirmó que las últimas dos noches "fueron duras" y destacó que la del miércoles "fue la peor". "Esa noche cayeron 180 milímetros y ayer cayeron 50 más. El río desbordó casi tres metros", señaló el jefe comunal.

Durañona precisó que el río llegó a su pico máximo de crecida a las 2 de ayer y comenzó a bajar a partir de esa hora.

"Lo que llovió fue algo nunca visto. Estaba pronosticado, pero no en esa cantidad. Tenemos un trabajo realizado con el Ministerio de Planificación Federal que nos permite medir las crecidas del río con anticipación", señaló.

Mientras tanto, colaboradores del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios recorrieron por instrucción del ministro Julio De Vido, las zonas afectadas.

En este sentido, unidades de personal de esa cartera desde bien temprano se dirigieron a los puntos más comprometidos para evaluar daños en rutas y caminos, y verificar el funcionamiento del sistema eléctrico.

Como consecuencia del relevamiento se instalaron en forma preventiva dos generadores eléctricos de 1.000 kilovatios en San Antonio de Areco.

También se dispuso el envío de dos camiones cisternas a los efectos de proveer agua potable, así como 2.000 bidones y 5.000 sachets de agua.

Comentarios