Videos
Sábado 07 de Octubre de 2017

¡Qué miedito! Así atraparon a una yarará que se metió en un club deportivo

La víbora venenosa, que medía más de un metro de largo, fue rescatada y luego trasladada hasta una granja. Será analizada y luego decidirán que hacer con el animal.

Este sábado, desde el Club Náutico Azopardo de Santa Fe llamaron al 911 porque apareció en inmediaciones de la institución un ejemplar de yarará. Luego de unos minutos y después de que el personal de la entidad tratara de evitar que se escapara, personal del 103 rescató a la víbora y la trasladó hasta la granja La Esmeralda, donde luego de examinarla, confirmaron que se trata de un ejemplar hembra adulto.

Desde el club aprovechan para agradecer al Cobem por la eficiencia y profesionalismo con el que actuaron. Además solicitan a los socios y público en general estar atentos ante la aparición de estos ejemplares y recomiendan, como lo hicieron desde la institución, dar aviso al 103. Es habitual que con las altas temperaturas comiencen a merodear.

Desde este servicio de emergencia contaron que poseen una unidad de rescate totalmente equipada con todos los elementos necesarios para este tipo de apariciones como así también para ayudar a otros animales. Se trata del mismo móvil que es enviado cuando hay un accidente en la vía pública, en apoyo a la unidad sanitaria.

Desde el 103 agregaron también que no es la primera vez que hacen este tipo de operativos y que el personal que se desempeña en esta dependencia está capacitada y preparada para las distintas eventualidades. La labor que realizan es rescatar al animal y después llevarlo hasta la granja La Esmeralda y allí se aplican los protocolos necesarios.

Tras el rescate
Al llegar a la granja La Esmeralda fue recibida por el veterinario, quien también está a cargo de la subdirección general de Ecología de la Provincia de Santa Fe, Daniel Hunziker, quien la colocó en el recipiente adecuado para su posterior análisis. Confirmó que se trata de un ejemplar adulto y hembra por sus características: "más corta y gordita porque es muy pesada", dijo.

Ante la consulta sobre cuáles son los pasos que se siguen, Hunziker detalló: "Lo primero que hacemos es identificar para estar seguros de que se trata de una yarará, saber de dónde viene para tener una base de datos de presencia en la zona; y después comunicamos a Medio Ambiente el hallazgo y queda a disposición de esta área para ver si se puede devolver a la naturaleza, en un lugar que no sea peligroso o si queda con fines educativo para mostrar y/o sacar veneno en el caso que haga falta".

Ahora quedará unas semanas en la Granja hasta que se puedan hacer todos los trámites y decir qué se hace. "Este ejemplar es permanentemente venenoso, pero no es habitual que ataque al humano. Lo importante en el caso de la aparición es que alguien la identifique, y no tocarla hasta no estar seguro de qué es y dar aviso a algún ente capacitado como la policía, los bomberos o el Cobem", detalló más adelante.

Para tener en cuenta
Luego continúo: "Si se identifica que es una culebra se aconseja no matarla, no molestarla y devolverla lo más cerca posible a su hábitat natural. A veces se está cerca del agua y con acercarla ya se va sola. Si es venenosa como una yarará la gente no se va a quedar tranquila con dejarla a unos metros para que se vaya, entonces se debe dar aviso. Si pueden la controlan y la capturan y la trasladan a la granja. El consejo de los que la encuentran es vigilarla para que no se vaya pero no molestarla".

Dijo también que es común que estos ejemplares aparezcan en la zona a pesar de ser urbana. "Recibimos víboras de la costanera santafesina, de la zona de la costa como Rincón, Arroyo Leyes y Colastiné; y de Sauce Viejo, en definitiva se convive con esto. Por lo general comienzan a aparecen cuando las temperaturas comienzan a subir o por lo menos son más visibles porque por ahí están pero no se desplazan entonces no se ven", contó Hunziker.

En cuanto a las características, el veterinario describió: "La gente que las conoce las identifica muy fácilmente. Son de colores marrones oscuros, tienen manchas en el dorso como si fueran medialunas más oscuras; y la panza es clara pero también con pequeñas manchitas oscuras. Los ejemplares adultos, sobre todo las hembras son cortas y gordas, por lo tanto el peso es importante".

Comentarios