Videos
Martes 18 de Abril de 2017

Hicieron un experimento social revelador

Lamentablemente, la violencia de género es un mal de estos tiempos, y no es propiedad exclusiva de la Argentina; trasciende las fronteras mostrando su peor cara en cada rincón del mundo.

Y, si bien es condenable la actitud del violento, también lo es la de aquellas personas que, ante un hecho de violencia, no actúan ni hacen nada por detenerlo.

Para probar esto, un grupo de activistas suecos llevó adelante un experimento social que deja al descubierto esta situación. La prueba transcurre en un ascensor, donde un hombre simula agredir verbal y físicamente a su pareja. La pasividad de la mayoría de las personas que ingresan al mismo es notable.

Finalmente, luego de 52 casos de indiferencia, una mujer reacciona y enfrenta al violento, amenazándolo con llamar a la policía.

El hecho es el reflejo de una triste realidad, donde la mayoría de la gente prefiere ser cómplice silencioso de un drama que se expande y amenaza con no detenerse.
Embed

Fuente: bigbangnews

Comentarios