Miércoles 29 de Junio de 2016

Viajó 700 kilómetros para acompañar a una chica con síndrome de Down a su baile de egresados

El hombre se enteró de que nadie quería acompañar a su amiga a la fiesta y recorrió buena parte del país para poder acompañarla. Ocurrió en Estados Unidos. 

Un ex soldado viajó 459 millas (unos 734 kilómetros) al enterarse de que la hija de su amigo, que tiene síndrome de Down, no tenía un acompañante pasa su baile de graduación.
Desde entonces quedó impactado al conocer su determinación por vivir una vida lo más independiente posible y estaba decidido a llevarla al baile de graduación.
Dijo: "Cuando oí que ella no tenía a nadie para llevarla al baile me enfadé mucho- ¿Quién no quiere llevarla? 
"No había ninguna duda en mi mente, tenía que ir a Devon y solucionarlo. Yo no lo hice por ningún reconocimiento, sólo quería bailar con ella y hacerle pasar una noche especial".
Se presentó ante Emily con un ramo de rosas de color rosa y le pidió que le permitiera acompañarla al baile de graduación.
Emily llevaba un vestido azul con lunares blancos y su hermana mayor, Alex, de 22 años, le hizo un peinado y la maquilló. La joven y el ex soldado fueron juntos a la fiesta y ella fue elegida como la reina del baile.
Duffy sufre de trastorno de estrés postraumático después de servir en Irak durante un tiempo. Dice que pasar tiempo con Emily le ha ayudado a lidiar con la ansiedad, ataques de pánico y los terrores nocturnos que sufre debido a su condición.
Duffy añadió: "No creo que estaría aquí hoy si no fuera por ella. Puedo decir sinceramente que esa chica me salvó la vida. Cuando paso tiempo con ella, simplemente absorbe todos los bits negativos, es realmente increíble. Creo que la manera de avanzar es que los pacientes con estrés postraumático pasen el tiempo trabajando con personas con necesidades especiales. Cuando uno sufre una enfermedad debilitante se abstrae de la sociedad, pero el estar rodeado de gente como Emily te hace entender que hay vida fuera de tus propios problemas".

Traducido por ASPAU.

Comentarios