País
Miércoles 12 de Octubre de 2016

Velaban a una mujer a cajón cerrado y por los ruidos decidieron trasladarla a la morgue

Investigan si ella estaba viva pero si fue así, llegaron tarde. Ocurrió en la localidad cordobesa de Bell Ville.

Familiares y allegados velaban a una mujer de 39 años a cajón cerrado en la localidad cordobesa de Bell Ville cuando notaron ruidos en el ataúd y tras dar aviso al personal de la casa de sepelios ahora se investiga si ella estaba viva cuando la ingresaron al féretro.
El hecho ocurrió el lunes cuando familiares de Mercedes Piñal velaban el cuerpo en la casa de sepelios Allario.
Los allegados a la mujer sorprendidos por lo que sucedía dieron aviso al personal de la casa velatoria y pidieron que abran el ataúd.
Inmediatamente, se notificó a la Policía y el cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de Córdoba para que le realicen la autopsia.
La muerte de la mujer se habría producido por una enfermedad y el velatorio se realizaba a cajón cerrado por un protocolo de salud.
Esa situación generó confusión y por eso se investiga qué ocurrió.
Los cambios de temperatura pueden hacer crujir la parte metálica del cajón sería una de las explicaciones.
La empresa de sepelios dijo que en la sala velatoria el aire produce un ruido fuera de lo común y señaló que esto pueden haber oído los familiares.
"Estamos a la espera de la orden de la fiscalía para hacer la autopsia (la segunda) que entiendo será con peritos de parte y el forense de la zona donde corresponde el cuerpo", dijo el el perito forense David Dib, en declaraciones a Cadena 3.
Además, indicó que en algunos casos los familiares que han perdido a un ser querido suelen escuchar ruidos o creen verlos respirar.

Comentarios