Mundo
Domingo 26 de Julio de 2015

Una salvaje cacería de ballenas tiñó de rojo el océano Atlántico

Ecologistas denunciaron e intentaron detener otra "grindadráp", el sangriento método de caza típico en las Islas Feroe. Cerca de 250 cetáceos fueron apuñalados a muerte. 

Activistas de la organización ecologista Sea Shepherd intentaron detener otra grindadráp, el sangriento método para cazar ballenas que ya es tradicional en las Islas Feroe. Según la ONG, cerca de 250 calderones (o ballenas piloto) fueron apuñalados a muerte en dos grind distintas el jueves en las playas de Bøur and Tórshavn.
 
Actualmente, Sea Shepherd, que lucha por la defensa de los océanos y cuyas acciones suelen ser más radicales que las de otras ONG, tiene activistas en las Islas Feroe para denunciar esta sangrienta práctica, generar conciencia sobre esta e intentar obstaculizar a los pescadores.
 
Para transmitir su campaña de repudio, la organización suele publicar imágenes impresionantes de este "ritual" que se realiza cada año en las islas pertenecientes al Reino de Dinamarca.
 
Pese a la innegable dureza de las imágenes, los calderones o ballenas piloto no se consideran en peligro de extinción. Las Islas Feroe defienden que la falta de biodiversidad en la región hace necesaria esta caza para la alimentación de sus habitantes, además del factor tradicional. 
 
A principios de esta semana, las autoridades locales detuvieron a dos activistas. La estadounidense Susan Larsen y el alemán Tom Strerath seguían a una flota de pescadores que, según sospecha Sea Shepherd, iban a iniciar el acoso a las ballenas piloto que caracteriza a esta caza masiva.
 
Según el relato de la organización, el bote fue interceptado por el HDMS Triton, un buque de la Marina danesa. Los activistas contactaron al buque por radio y los marinos les recomendaron que llamaran a la policía local, que luego confirmó que Larsen y Strerath terminaron detenidos por encontrarse en una "zona de grind".
 
La Marina danesa respondió con evasivas sobre su papel y sobre si se había convocado una caza de ballenas o no. Sin embargo, horas después, los dos activistas eran acusados de obstruir una caza de ballenas, que está fuertemente reglamentada en las Islas Feroe.

Comentarios