Salud
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Una psicóloga analiza los porqué de la psicosis generada en las redes por temor a la meningitis

El temor a una enfermedad desató una serie de conjeturas y rumores que no pararon durante todo el fin de semana. El whatsapp sirvió para propagar numerosos mensajes falsos.

Que había al menos 14 casos de meningitis, que el Gobierno quería ocultar la verdad, que fulano o mengano conocía a alguien en un hospital y que ese alguien confirmó que son muchos los casos, que una escuela fue "evacuada" ante la presencia de un niño con meningitis. Estos son sólo algunos de los mensajes que circularon en las redes sociales asegurando que le provincia atravesaba por un brote de meningitis.

Lo cierto es que el ministerio de Salud negó todas las versiones y, ante la insistencia de las cadenas de mensajes que aseguraban que la provincia atravesaba por una situación catastrófica, comenzó a emitir partes diarios que enviaron a los medios para asegurar que no estábamos ante un brote.

Días después de la catarata de mensajes surge la pregunta de por qué la gente genera estas cadenas y lo que es peor por qué quienes la reciben no paran de multiplicar su alcance.

En la edición de este lunes de DQE, la psicóloga Sandra Pérez opinó que estas cadenas son iniciadas por alguien que seguramente cuenta con alguna intención "oscura", aunque agregó que en el caso de los que reenvían el mensaje, ellos lo hacen por "temor a la muerte".

Es que la profesional aseguró que, si bien la gente no tiene confirmado el caso, prefieren multiplicarlo "por las dudas". "El temor es la defensa ante la muerte", aseguró Pérez.

La especialista aseguró que estas cadenas han impactado en los jóvenes de la provincia. Es que ellos han sido quienes más han replicado los mensajes de alerta y además se han visto impactados por la muerte de dos jóvenes de 15 y 21 años quienes son los únicos fallecidos por esta enfermedad.

Pero eso no es todo, la psicóloga planteó la necesidad de que se piense en las familias de los dos chicos fallecidos. Es que ellos no atravesaron por una larga enfermedad de sus hijos, algo que los hubiera preparado para su posterior muerte, sino que de un día para el otro se encontraron con que no podrían "abrazar" más a su ser querido. Pérez aseguró que, sin dudas, estas cadenas mal intencionadas han afectado a estas familias que aún están haciendo el duelo por la pérdida de los jóvenes.

Si bien esta fue una de las veces en que más se notó el impacto de las cadenas en las redes sociales, esta no es la primera vez que pasa. Ya se ha hablado de prófugos que serían sanjuaninos, cuando en realidad eran mexicanos, cadenas de chicos perdidos o hasta alertas sobre temblores que iban a ocurrir y, obviamente, nunca se registraron.

Embed

Comentarios